El volcán Etna y su erupción más turística

El volcán Etna y su erupción más turística

Me encuentro ante una de las escenas más surrealistas que he contemplado en mi vida. De un lado, en el jardín del hotel de Mascali (Sicilia) en donde nos alojamos está celebrándose un pequeño karaoke que acabará a las tantas, como ya pasó ayer noche, y en donde los huéspedes italianos compiten por ver quien desafina más –a grito pelao— cantando la canción romántica más empalagosa (¿he dicho que no me gustan los karaokes?). Todo un espectáculo.

Del otro lado, la escena la completan unas luces rojizas y espectrales que han aparecido en lo alto de la montaña más alta de Sicilia, que tenemos justo en frente tanto yo como los cantantes no profesionales. Se trata del Etna, que casualmente es un volcán –dicen que el más grande de Europa, con una altitud de 3.320m, que cambia según lo inflado de gases que esté–. Un volcán que además lleva muchos siglos entre adormecido y despierto, pero nunca del todo dormido. Y esta noche ha vuelto a despertarse.

El karaoke (abajo) y el volcán Etna en erupción (arriba)

El karaoke (abajo) y el volcán Etna en erupción (arriba)

Mapa de Sicilia

La furia del Etna

Lo que comenzaron siendo unas luces ténues, rojizas y palpitantes en la montaña, a eso de las diez de la noche, ahora que entramos en la medianoche ha derivado ya en una erupción en toda regla, con columnas de lava y gases que se levantan hasta 250 metros en el cielo, para caer plomizamente en un caldero de fuego que ya rebosa y ha comenzado a derramar lava por la ladera sureste del Etna. Una ladera que está salpicada como las demás de luces de casas, y no es de extrañar si pensamos que la zona alrededor del Etna es la más poblada de Sicilia, y con diferencia. Por aquí siempre han tenido el mismo dilema: peligro versus tierras fértiles, tierras fértiles versus peligro. Y a pesar de varios sustos muy grandes –Catania ha tenido que ser reconstruida varias veces–, siempre el mismo ganador: las tierras fértiles.

Erupción Etna Agosto 2011

Un piromusical siciliano

El espectáculo de luces y fuego es impresionante, nunca había contemplado nada igual. Los karaokeños tampoco, por eso estamos todos haciendo fotos como locos. Bueno, en realidad los que más fotos hacemos somos yo y mi mujer desde la habitación del hotel, por lo que interpreto que los de abajo ya han visto otras erupciones (sólo en 2011 ya se han producido 9), o están tan pendientes de ver cuándo les tocará cantar que no pueden estar por todo.

Antes de subir a nuestra habitación hemos pasado por recepción, donde no he podido dejar de preguntar a la recepcionista ‘¿Crees que sobreviviremos a esta noche?’ Su respuesta ha sido tan desenfadada como inquietante: ‘Maybe!’ La señora me cuenta que la semana pasada ya hubo fuegos artificiales ahí arriba, una mascletá en toda regla también, y que el Etna viene avisando ya desde hace tiempo. ‘¿Ustedes se van mañana, verdad? Entonces no se preocupen, el problema está para los que nos quedamos’.

Pero yo la verdad es que sí me preocupo, y no sólo por empatía con la pobre señora. ¿Quién sabe lo que nos tiene todavía reservado el Etna para esta noche? ¿De qué es capaz semejante fuerza de la naturaleza? ¿Alguien se ha acercado hoy al cráter activo a ver lo que guardan sus tripas? Lo dudo mucho. De momento, lo cierto es que cada hora que pasa la actividad en el volcán es más frenética, y ya hay una lengua de fuego kilométrica que desciende lentamente por la ladera, en dirección a Catania. Cada pocos minutos se puede apreciar el avance de la lava, y en lo alto del Etna siguen apareciendo chorros de fuego que iluminan la noche de Sicilia. El asunto parece que se torna, como diría Piqueras, en ¡apocalíptico!

Erupción Etna Agosto 2011

Erupción Etna Agosto 2011

Creo que nunca volveré a ver un espectáculo semejante, lástima que estemos tan jodidamente cerca del volcán, pienso.

Una noche de sorpresas

Y sin embargo, no se oyen sirenas en la noche, como si nada pasara. No veo agitación –comenzando por el karaoke, donde sigue la fiesta como si nada–, no se oyen helicópteros, coches de bomberos, etc. Tampoco ha aparecido de momento Tommy Lee Jones con su tropa, cuánto daño ha hecho Hollywood. Pero el hecho de que esté todo tan tranquilo a mí no me convence, que en los cuatro días que llevo por la isla más grande del Mediterráneo les he visto muchas virtudes a los sicilianos, pero lo que es organización y seriedad, como que no.

Y aunque ya son las dos de la madrugada y estoy francamente cansado, creo que mi deber de cabeza de familia es aguantar despierto a ver cómo evoluciona la noche, no sea que al final haya que salir por patas del hotel. Así que me bajo a la misma terraza donde se celebra el karaoke, pero ya no queda nada de él con lo que supongo que los italianos se han quedado sin canciones y se han tenido que recoger; ni me había dado cuenta, tan absorto como estaba contemplando la erupción.

Aquí abajo ya no queda nadie, tras irse dos empleados del hotel que han apagado luces y dejado terraza y piscina en la oscuridad más absoluta. Ahora sólo quedamos yo y el volcán, pero no debo parecerle buena compañía porque incluso él mira la hora y decide que se ha hecho demasiado tarde, así que a eso de las tres de la mañana se apaga la fuente de fuego y el río de lava comienza a perder intensidad y enfriarse por momentos. Y media hora más tarde queda claro que se ha acabado la fiesta por hoy.

Yo la verdad me quedo estupefacto, no sabía que los volcanes pudieran ser tan variables. En mi divina ignorancia, pensaba que una vez que se encendían, iban a por todas. Y sin embargo éste se ha encabritado durante unas horas, para luego apagarse de golpe. ¡Menudo bajón! (y alivio a la vez).

Así que me voy para la habitación como si nada, pensando que mañana podremos ir finalmente al norte de Sicilia, concretamente a Cefalù, sin tener que estar sorteando carreteras cortadas. Y como soy agradecido, me despido del Etna dándole las gracias por la turistada tan especial que nos ha regalado esta noche.

El Etna, al día siguiente de la segunda erupción de Agosto de 2011
El Etna, al día siguiente de la segunda erupción de Agosto de 2011

*****

Actualización: después de volver del viaje a Sicilia, vimos que la prensa española se hizo eco de la erupción del Etna. Parece que suspendieron 5 vuelos en el aeropuerto de Catania por la nube de cenizas, dos de ellos iban a Ibiza. Muchos expertos están de acuerdo en que no falta demasiado para que el temido volcán siciliano sufra una gran erupción, de esas que ponen patas arriba Catania y los pueblos de la zona . Últimamente el desastre se va sucediendo en ciclos de unos 10 años. El último fue en 2001.

En este artículo tenéis imágenes impresionantes de la erupción, nosotros no estábamos tan cerca como para tomarlas ni la mitad de bien. También os dejo un vídeo espectacular de la misma erupción del Etna, filmado por profesionales:

Actualización 2: Aquí tenéis un vídeo filmado por nosotros en donde se ve el karaoke y el Etna en erupción al fondo. El vídeo tiene una calidad pésima, pero es para que veáis que los intérpretes del karaoke no es que cantaran con mejor calidad.

sidebar:ciudad:siracusa

Continúa leyendo la serie 'Viaje por Sicilia'Ruta en coche por SiciliaPlayas de Sicilia  

#Europa#islas#italia#Mediterráneo#sicilia#Volcanes

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
10 comentarios
  • Sin duda, ocasión única para visitar este paraíso mediterráneo…¡qué interesante la experiencia! (yo tampoco sé si hubiese subido… ;))

  • ¡Yo estaba allí! Y salimos corriendo ¡pero hacia arriba! Me ha encantado leerte porque algunas emociones fueron muy similares.

    Estábamos alojados en un B&B en Linguaglossa y ni nos habíamos dado cuenta de que había comenzado un erupción. La guía del grupo nos avisó y enseguida contactó con uno de los guías del parque y nos propuso (previo pago, claro) acercarnos hasta algún sitio “seguro” para ver la colada de lava descendiendo (al estar nosotros al norte del Etna no lo íbamos a ver porque la erupción fue en el cráter del SE). Creo que había más peligro en el lío de coches y jeeps que se montó en las carreteritas de acceso a la zona que en la erupción en sí. Iban a toda velocidad no sea que se acabara el espectáculo. Y se paraban en cualquier curva a mirar. El bus nos acercó algo, después subimos en jeep, a excesiva velocidad, y luego unos 15 min.a pie a todo correr monte arriba. Como sólo el guía llevaba una linterna decente no te podías quedar atrás, y él iba sobre-excitado. Le decíamos que no hacía falta acercarnos tanto. Colaboraba con gente del Instituto Vulcanológico dando y recibiendo información continua por el walkie.

    Llegamos a una loma-mirador a unos 4 kms de la lava. ¡Espectacular! Cómo se veía y casi más aún cómo se oía: el sonido es continuo: como oír respirar a la Tierra. Fue entonces cuando se nos quitó el miedo, de repente. Con prismáticos aún más increíble: Veías “al lado” las bombas volcánicas cómo saltaban del cráter y corrían monte abajo. ¡Y pensar que nostros habíamos estado ahí arriba el día 4, unas 36 horas antes! La erupción subía a unos 450 m. y calculó que la lava bajaba a unos 10 m/s.También con los prismáticos veíamos luces de gente que estaba a la izda, muy cerca de la erupción. Son los vulcanólogos de Catania que luego colgaron ese video. Encima nuestro había una gran nube de arena, que sabíamos que era negra, pero que, curiosamente nosotros veíamos blanca. Y eso es lo que más parecía preocupar al guía: la dirección del viento.

    Al rato comenzó a llovernos encima, aunque no demasiado. Esa arena estaba cayendo ya sobre Zafferana, y en forma de piedras del tamaño de nueces sobre el siguente pueblo, y sobre gente que estaba viendo todo desde algunos puntos concretos de la carretera. Pero no penséis en algo como el granizo, es más bien como una piedra pómez negra, irregular y muy abrasiva, sin nada de peso. Nos dijo que nos pusiéramos las gorras (¡Aún me estoy riendo!…desde luego, de noche, para el monte, no se nos había ocurrido cogerlas).

    Cuando volvimos al autobús, que nos estaba esperando en la carretera, nuestro conductor siciliano estaba tranquilamente dormido. Para él no era emocionante, más bien un fastidio porque al día siguiente tienen que barrer carreteras, calles, coches y tejados. Pero siempre mejor eso que un terremoto!, así se consuelan. De hecho tuvo que dar una vuelta terrible para llevarnos de nuevo a nuestro alojamiento porque la carretera estaba toda negra y sobre la arena las ruedas patinan. LLegamos como a las 03:30 y encima tuvimos que lavarnos el pelo nada más llegar. Por lo visto esa arena tiene tal concentración de minerales que es malísima para el pelo. Conducir por ahí sí está prohibido hasta que barren. Y para eso sí que son organizados y bastante rápidos. A la tarde siguiente estuvimos en Zafferana y ya estaba prácticamente todo limpio.

    ¡Sí que me he enrollado! Pero es que fue lo mejor del viaje, sin duda. Nos sentimos realmente afortunados por haber podido verlo. En este vídeo de la prensa local se ve cómo lo vimos nosotros. El final está grabado desde el mismo punto en el que nos encontrábamos nosotros:

    http://corrieredelmezzogiorno.corriere.it/napoli/notizie/politica/2011/6-agosto-2011/spettacolo-lava-tutti-pazzi-l-etnatutirsti-curiosi-pendici-vulcano–1901251588116.shtml

  • ¡¡Fascinado con tu experiencia y cómo la cuentas, Beni!! Viviste una noche irrepetible, lo sabes perfectamente 🙂

    Me quedo también con algunas de tus sensaciones: que fueron más peligrosos los humanos y sus acciones, que estar al lado del volcán en sí. Ya me puedo imaginar al guía corriendo monte arriba sin mirar si le estábais siguiendo (¿y si os hubiérais perdido por el monte? seguro que pensándolo fríamente, fue el momento más peligroso de todos). Y si ya es peligroso conducir por Sicilia a plena luz del día, no me imagino ya lo que debe ser de noche, en pistas forestales y con una erupción volcánica al lado :-O

    Me he reído mucho con la anécdota del conductor autobusero durmiendo… Realmente… ¿de qué pasta están hechos los sicilianos?

    Un abrazo y muchas gracias por compartir tu experiencia!

  • Cómo se lo montan en Sicilia para impresionar a los turistas! Muy buen post Manuel y muy interesante la experiencia de Beni, menos mal que el Etna se conformó con una rabieta pasajera 🙂

  • Apasionante todo lo que has escrito y cómo lo has hecho. Me interesaría saber en qué ciudades se alojaron . Desde ya todo muy pero muy interesante

  • Hola Manuel, vi tu blog me parece buenisimo con mucha informacion y es suceso del Etna increible. Te pregunto si me podes pasar la direccion web o nombre del hotel que alquilaron (donde hicieron el karaoke) para verlo ya que en Julio/16 estaremos en Sicilia y queremos algo no tan caro. Muchas gracias por tu respuesta a mi mail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *