El Museo de Historia Natural de Toulouse

El Museo de Historia Natural de Toulouse

Durante el viaje de prensa a Toulouse del mes pasado tuve la oportunidad de visitar su Museo de Historia Natural. Y la verdad es que me sentí como un privilegiado, ya que el mismo director del museo nos recibió de manera muy cálida a mi y a los demás bloggers de la expedición (Rafa de El Fotógrafo Viajero y Julio de El Pixel Viajero). En un simpática mezcla de español, italiano y francés, el director del museo nos desgranó con absoluta paciencia y buen humor los aspectos principales del museo y sus exposiciones, tanto permanentes como temporales. Espero poder transmitiros las partes más atractivas de su explicación, puesto que quedé convencido de que el Museo de Historia Natural es muy interesante de visitar si tenemos la suerte de pasar unos días en la bella y rosada Toulouse.

El Museo de Historia Natural de Toulouse

Inaugurado en 1860, se trata del museo con la colección de animales disecados mas importante del mundo (2,5 millones de piezas). Cerrado en 1998 por más de 10 años, el museo sufrió una profunda renovación y y prácticamente todo es nuevo hoy día. El museo dispone ahora de 3000 m2 de modernas salas de exposiciones, pero por muy grande que sea este espacio es evidente que sólo una pequeña parte de su fondo (hablamos de menos de un 1%) de animales disecados están expuestos al público, aunque cabe decir que se trata de una magnífica selección. Sólo a nivel de ornitología, por ejemplo, podemos contemplar 4.500 especímenes de pájaros de las zonas templadas y regiones paleárticas del planeta.

Mariposas disecadas en el Museo de Historia Natural de Toulouse

El museo de Historia Natural de Toulouse es de grandes dimensiones, y nos puede llevar una mañana entera recorrerlo. Nos ofrece una exposición permanente de 2.500 animales disecados en una serie interminable de vitrinas. Realmente, el trabajo de disecación es excelente: la boca de un hipopótamo humedecida parece recién salida del río; veremos bisontes, peces de todo tipo, tigres, etc. Todos los animales se muestran expresivos, con poses en movimiento que les hacen llamar la atención. Como esta parte de la exposición no requiere de ser acompañada de demasiadas explicaciones, seguro que los peques de la casa la disfrutan al máximo.

Hipopótamo disecado en el Museo de Historia Natural de Toulouse

Nada más acceder al museo, el visitante es recibido por la reconstitución de un esqueleto de Quetzalcoatlus, el mayor reptil volador conocido (más de doce metros de envergadura).

Quetzalcoatlus

Pero quizá es un imponente elefante asiático disecado –que está a puntito de cumplir 100 años– quien se lleva todas las miradas, y es una de las joyas del museo. Nos aseguraron que la fiesta de cumpleaños del elefante será bastante sonada. Es la imagen más reconocida del museo para los habitantes de Toulouse, ya que siempre ha estado expuesto en salas principales y ha sido visto por muchas generaciones de toulousinos, que están particularmente orgullosos de la perfección con que fue disecado en su día por famosos científicos locales.

El Muro de los Esqueletos

Se trata de otra de las joyas del museo. Consiste en una espectacular pared de cristal curvilínea de varios cientos de metros, y que en su exterior da hacia el Jardín Botánico de Toulouse. En el muro podemos contemplar alrededor de 100 esqueletos de animales. Todos son originales y están colocados en posturas de movimiento muy fidedignas, y algunos de ellos incluso componen escenas de caza, caso de una gacela que está siendo mordida por un leopardo.

El Muro de los Esqueletos
El Muro de los Esqueletos. Clickar para ver en grande

Inaugurado a mediados de 2010, el trabajo de montaje del Muro de los Esqueleto llevó nada menos que cuatro años, y el resultado es impresionante. Tenemos desde chimpancés subiendo árboles a aves sumergiéndose en el agua en busca de alimento, cocodrilos e hipopótamos nadando e incluso una escena de un hombre montando a caballo. En el techo, una gigantesca ballena de 800 kg y 16 metros observa al resto de esqueletos. Toda esta zona de exposición se puede observar desde el exterior del museo, al ser una pared de cristal. Se puede ver desde una pasarela en el jardín botanico –que también forma parte del Museo de Historia Natural de Toulouse–, como decíamos, y cuando anochece toda la pared transparente se ilumina ofreciéndonos una estampa verdaderamente original y muy bonita.

Muro de los Esqueletos desde el Jardín Botánico, de noche.

El director del museo nos aseguró que no hay otro museo en el mundo que ofrezca semejante manera de exponer esqueletos de animales. Como curiosidad, la colocación de todos estos esqueletos en sus posiciones del muro fue llevado a cabo por un cirujano dentista, que fue ensamblando hueso tras hueso con la paciencia de un santo. ¡Se conoce que de huesos entendía bastante!

Exposición el hombre y la Tierra

Siguiendo con la exposición permanente, tenemos secciones dedicadas a la formación del planeta Tierra, en donde veremos un vídeo muy entretenido sobre la formación de Pangea y su posterior disgregación hasta formar los continentes actuales, en un proceso de más de 700 millones de años (que todavía sigue). También podemos informarnos sobre la tectónica de placas, y tenemos una pequeña sección en donde se nos muestran los efectos de un terremoto que hubo en la región de Midi-Pirénées a mediados del siglo XX, y que provocó grandes destrozos en algunos pueblos de la zona. Ahí mismo tenemos una pequeña simulación de los temblores que pudieron sentir al experimentar aquel terremoto: nos podemos situar sobre una plataforma encarada a un vídeo en donde vemos una grabación real del interior de una casa sacudida por la acción del terremoto, y el suelo se empieza a mover imitando los las sacudidas provocadas por el terremoto, con lo que la inmersión en la experiencia está bastante conseguida. Seguro que se trata de otro de los puntos preferidos del museo para los más pequeños, y aunque no es tan espectacular como la recreación del supermercado japones afectado por un terremoto que hay en el Museo de Historia Natural de Londres, la verdad es que también está muy conseguido y es bien divertido.

Después, podemos aprender sobre la formación de la vida en la Tierra y los diferentes tipos de seres vivos que la han ido poblando desde que existieron las condiciones mínimas de supervivencia. Una de las secciones más llamativas de esta zona está dedicada por entero a los dinosaurios, y tenemos varios esqueletos de grandes dimensiones de estos reptiles del pasado. De todas formas, muchos de ellos son recreaciones, aunque una de las últimas adquisiciones del museo es un auténtico oso siberiano prehistórico bastante grande y con aspecto muy fiero.

Más adelante, se nos habla de la aparición del hombre en la escala evolutiva, y vemos algunas de las herramientas de las que se servía en la Prehistoria para empezar a moldear el entorno a sus necesidades. La parte final de este recorrido se centra en aspectos etnológicos del ser humano, y podemos ver vestimentas de culturas antiguas –hay un vestido de chamán de Mongolia bastante impresionante–.

Etnología en el Museo de Historia Natural de Toulouse

El futuro habla de ecología y preservación de la biodiversidad

Finalmente, llegamos a una sala en donde se nos habla del futuro, y cómo tenemos que reaccionar ya ante la serie de cambios que el ser humano está provocando en la Tierra: se nos presentan unos paneles de números que van cambiando constantemente, con las cifras de crecimiento en tiempo real de desiertos en el mundo, pérdida de masa forestal, etc. Se trata de un panel bastante impactante que nos transmite de manera potente la necesidad actual de trabajar para corregir esta tendencia destructiva y devoradora de recursos del ser humano, y conseguir un mundo más sostenible para nuestros hijos.

Exposición temporal: Prehistoria(s): la investigación

Justo cuando visité el Museo de Historia Natural de Toulouse –Octubre de 2010– estaban ultimando los preparativos para abrir una sección temporal que durará hasta Junio de 2011. En ella, y a partir del hallazgo de una tumba en la región de Midi-Pirénées con dos esqueletos prehistóricos y varios de sus utensilios usados en vida, se nos ofrece todo un juego interactivo en donde tenemos que averiguar de qué época son estos restos, cómo vivieron y finalmente cómo murieron.

Exposición de sepultura prehistórica - Téviec

¿Quienes fueron estos restos humanos hallados juntos en la misma sepultura? ¿Qué objetos les acompañaron en su muerte? ¿Qué más pistas nos ayudarán a determinar sus orígenes? La exposición gravita entorno a 5 temas: la antropología, la cronología, el medio ambiente, la tecnología y la vida social. Todos ellos afectaron y conformaron la vida y la muerte de estas personas en la prehistoria.

El director del museo nos mostró en detalle todos los aspectos de la exposición temporal, mientras sorteábamos a los trabajadores que estaban enfrascados en los últimos detalles de preparación. El juego que se nos ofrece realmente es muy dinámico e interesante, tanto para pequeños como para mayores, y tenemos paneles por todas partes en donde se nos ofrecen pistas y podemos ampliar la información para conseguir averiguar todos estos aspectos que se nos preguntan al principio. Por la forma del cráneo y morfología de los esqueletos averiguaremos de qué época son, ayudados también por la tecnología que usaron en la elaboración de los utensilios de la tumba –y que está expuesta en el mismo museo, montada tal y como fue hallada–. También averiguaremos que la muerte fue violenta (sólo hay que ver los cráneos horadados), pero tendremos que afinar más y decir con qué arma fueron asesinados, de entre varias opciones.

Realmente se trata de una exposición dinámica y muy bien presentada, moderna e interactiva. El único gran pero es que todas las explicaciones están únicamente en francés, y es una lástima que no estén al menos en inglés o castellano. En el momento de nuestra visita, no estaba planeado ampliar las explicaciones a otros idiomas. De todas formas, si sabemos francés y vamos con niños, es una ocasión perfecta para que amplíen sus conocimientos sobre la prehistoria del hombre, y seguro que se lo pasan muy bien resolviendo el juego detectivesco de averiguar de qué época son los restos mortales de la tumba, cómo vivieron y cómo murieron.

Información práctica del Museo de Historia Natural de Toulouse

Abierto: de 10.00 a 18.00.
Cerrado: los lunes, el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre.
Precios: Tarifa normal: 6 €, Tarifa reducida: 4 €. Menores de 6 años: gratuito.
Tarifa “plus”: 9 € (con exposición temporaria y animaciones).
Gratis el primer domingo de el mes.

La entrada normal da acceso a:

  • Exposiciones Permanentes del Museum de Historia Natural en el centro ciudad, Jardín Botánico e Invernaderos
  • Exposición Permanente de los Jardines del Museum
  • Espacio ” Champs Libre ” (1era planta dedicada a los intercambios y espectáculos)
  • Bibliotecas del Museum
  • Animaciones en libre acceso.

Guía de visita en castellano (pdf)
http://www.museum.toulouse.fr/IMG/pdf/Plan_guide_ES.pdf

¡Anímate a visitar el Museo de Historia Natural de Toulouse! Espero haberos mostrado suficientes motivos.

Agradecemos al Comité Regional de Turismo de Midi-Pirénées, la Oficina de Turismo de Toulouse, la Oficina de Turismo del Tarn y a Interface Tourism la oportunidad que nos han brindado de conocer la región de Midi-Pirénées. ¡Muchísimas gracias!

sidebar:ciudad:toulouse

#Francia#midi-pirénées#museos#prehistoria#toulouse

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *