El curioso mundo de los visados

Si cruzar algunas fronteras ya suele convertirse de por sí en un largo trámite de colas y burocracia, existe un curioso documento llamado ‘visado‘ del que aún no acabo de entender su utilidad. Sí, sí, ya sé que quizá en sus inicios se trataba de una manera de realizar un control de las entradas al país, pero hoy en día se parece más a una fuente extra para obtener ganancias económicas que a un mecanismo de control.

Pasaporte
Pasaporte @Elbier Minks

¿Cómo he llegado a esta conclusión? Preparando mi viaje, en el que pasaré por varios países, me he encontrado con que no existe un sólo tipo de visado, sino que dependiendo del gobierno, los acuerdos que tenga con el país de origen y básicamente su política con el turismo, tendremos que seguir procedimientos diferentes para cruzar la frontera.

Tipos de visado o no-visado

(Siempre teniendo como origen España, ya que las condiciones dependen de la nacionalidad del viajero)

Caso 1 ¡Tienes suerte! No necesitas visado, basta con un pasaporte que por regla general debe tener una validez de al menos seis meses tras la fecha en la que tienes previsto abandonar el país. (Ej. Chile o Argentina)

Caso 2 ¡Estás de racha! Necesitas un pasaporte con una validez de 6 meses y a la entrada al país te adjuntarán un visado gratuito si el motivo de tu viaje es turístico por un periodo determinado de tiempo que por lo general es de 90 días. (Ej. Sudáfrica o Namibia)

Caso 3 ¡Sólo tendrás que pagar! Necesitas un pasaporte con una validez de 6 meses y cuando llegues al control de entradas de la frontera del país tendrás que pagar una cantidad determinada con la que obtendrás un visado con fines turísticos (Ej. Camboya, Nepal) La cantidad a pagar suele oscilar entre los 25-60 €.

Caso 4 ¡Se empieza a complicar! Además de aportar un pasaporte con una validez de 6 meses, tendrás que tramitar tu visado antes de llegar al país, ya sea antes de salir de viaje en la embajada del país de destino o en un punto intermedio del viaje, acudiendo a la embajada del país que quieres visitar (siempre suelen estar en las capitales). En este caso, los trámites se caracterizan por su lentitud. Pongamos por ejemplo India. El visado hay que gestionarlo antes de llegar. Será necesario tener nuestro pasaporte con validez de 6 meses, rellenar un formulario, también es conveniente adjuntar una fotocopia de la confirmación de nuestro vuelo, este último detalle se complica si tenemos previsto llegar por tierra desde un país vecino. Para la tramitación, en el caso de que lo solicitemos desde España y no residamos en Madrid, donde se encuentra la embajada, y si lo tramitamos de manera individual, hay que contar con un gasto medio de: 50€ por el visado, unos 2-3€ por el coste del giro postal y alrededor de 17€ de gastos de envío certificado (teniendo en cuenta que también hay que adjuntar el envío de vuelta). En total, unos 70€ para obtener el visado, más un tiempo medio de espera de unas dos semanas, que fácilmente pueden convertirse en tres y media. (Ej. India o Vietnam)

Caso 5 ¡Te planteas cambiar de destino! Pero el caso anterior no es el más complicado, si queremos viajar a países como Rusia, el trámite da otro salto mortal para comprobar que realmente tenemos muchas ganas de conocer el país. En este caso, las autoridades aduaneras no se conforman con el pasaporte, el formulario, comprobante de seguro médico que cubra la estancia, fotocopias de la confirmación del vuelo y el pago de la tarifa del visado, sino que si quieres obtener el visado, también necesitarás una carta de invitación escrita en ruso de un conocido, amigo o familiar, y en su defecto una del hotel donde te alojarás. Por lo general, la segunda opción es la más habitual si no tienes la suerte de tener amigos en Rusia, así que empieza la aventura. No servirá la confirmación de tu reserva de hotel, sino que tiene que ser una especie de ‘voucher’ especial, resultado, muchos hoteles aunque tengas una reserva con ellos, te cobrarán por facilitarte estos documentos. Estafas a parte, que también las hay, porque no entenderás una palabra de la carta a no ser que tengas un nivel avanzado en cirílico, la tramitación será muy larga, y si tienes pensado viajar en coche y recorrer una distancia larga, además, necesitarás permisos especiales.

En definitiva, obtener visados es toda una prueba de buena organización, paciencia y por supuesto, no se nos puede olvidar reservar una parte de nuestro presupuesto para los visados, porque nos hará falta. Una web que os puede ayudar es visados.org, se dedican a la tramitación de visados y podéis consultarla bien para delegar el papeleo o simplemente para informaros, ya que a veces su web tiene los datos más actualizados que las propias páginas de las embajadas.

¡Ah! La foto la he tenido que coger de flickr (Gracias Elbier Minks), porque mi pasaporte lleva un mes viajando de la oficina de correos más próxima a las distintas embajadas 🙂

¡Cruzo los dedos para recuperarlo a tiempo!

#argentina#asia#chile#China#India#rusia

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
2 comentarios
  • Siempre tengo los papeles en regla y sobre todo, la información que necesito para viajar, y más ahora que obtuve mi membresía con Royal Holiday, ellos me dan toda la información que necesito para viajar a algún destino. Estoy fascinada

  • Estoy convencida de que los visados están para ganar dinero, y es que muchas veces, como viajes a más de un país, se llevan una parte importante del presupuesto!
    Me ha gustado mucho el post, buena suerte y disfruta de tu próximo viaje, estaremos esperando para que nos lo cuentes 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *