Dublín de noche

En Dublín la noche es la protagonista, el momento donde las alegrías o penurias del día se comparten con los amigos, delante de una Guinness. No es solamente un tópico, la vida de los irlandeses gira entorno a los pubs.

Excepto quizá los sábados, el resto de noches no hay grandes señales de actividad en el ambiente de las calles alrededor de pubs legendarios como el Temple Bar, pero una vez dentro de uno se respira un ambiente afable y de camaradería. No existe la prisa y la gente se muestra respetuosa y despreocupada, el retumbar de las voces impregna los rincones.

Temple Bar

La música es omnipresente, tanto en las calles como dentro de los pubs. En éstos, aparecen los músicos que tocarán durante un par de horas, saludan y mientras preparan los instrumentos les dejan a mano las bebidas bien fresquitas, los ceniceros… Se crea un ambiente muy íntimo durante el concierto, como si estuvieran tocando para la familia.

Qué puedes hacer, ves tu jarra de cerveza seca así que te acercas a pedir otra, y sigues disfrutando. Miras de reojo a la gente, y observas que no te miran como a un extraño, si no como a un componente más que hace de esta noche especial.

Dublín, bullicio en las calles

Los sábados por la noche, en cambio, la fiesta también está en la calle, por donde prácticamente no se puede caminar. El punto exótico/divertido lo ponen las chicas inglesas venidas de Liverpool, alegres, gritonas y con vestidos muy ligeros y sugerentes aunque sea pleno invierno. Ya se sabe, armas de mujer, pero en este caso hay que exhibirse bien, sin sutilezas.

La noche de Dublín te espera con los brazos abiertos y a precios muy asequibles, ¿te animas?sidebar:ciudad:dublin

#dublín#Irlanda#pubs

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *