Cuando Arles era Arelate

Cuando Arles era Arelate

Fundada por Julio César, la ciudad francesa de Arles quedará por siempre ligada a su figura, más aún cuando su puerto le dio al mítico general la flota con la que logró derrotar a su gran rival Pompeyo, y hacerse definitivamente con el poder en Roma. Más tarde, Arelate acogería a sus legionarios retirados, y les proporcionaría tierras. Fue entonces cuando la actual capital de La Camarga comenzaría una época dorada de crecimiento y esplendor, extendiendo sus dominios sobre todo el sur de Francia, que todavía se verían acrecentados con el mandato del hijo adoptivo de Julio César, César Augusto. Y ya bajo el gobierno de Constantino, su prosperidad le valdría el título de Pequeña Roma de la Galia.

Así pues, no nos ha de extrañar que Arles sea la segunda ciudad con mayor patrimonio de época romana tras la mismísima Roma, ni que bajo las aguas del Ródano, precisamente a su paso por Arles, se encontrara en 2007 un busto que se cree corresponde a Julio César y que fue esculpido en vida del personaje. Si esto fuera cierto estaríamos ante una obra de incalculable valor que nos mostraría los verdaderos rasgos del mito en plena madurez, aunque para ello haya de competir con el busto de Tusculum, en Turín, que hasta ahora se ha considerado la más fiel representación de la cara de Julio César –con una fisonomía bien diferente–.

Busto de Julio César en Arles
Busto de Julio César en Arles

En Arles encontraremos también uno de los anfiteatros romanos mejor conservados del mundo, que curiosamente fue construído justo después del Coliseo de Roma por los mismos artesanos –aunque su tamaño y capacidad sean un 50% más pequeños–.

Pero de Arelate hay mucho más que descubrir y que aprender, y un excelente plan es hacerlo visitando el Museo Departamental de la Arles Antigua. Veamos qué tiene para ofrecernos.

museo-arles-antigua

Museo Departamental de la Arles antigua

El río Ródano, como decíamos, ha resultado ser una fuente inagotable de tesoros de época romana en su paso por Arles. Recientemente, se ha encontrado un medallón de gran importancia simbólica en la historia de Occidente, ya que constataría la entrega de los poderes del Senado romano a César Augusto, finiquitando así una República de 500 años de duración. Dado que el medallón original (de oro macizo) se perdió para siempre, al menos nos quedaría la copia exacta de mármol que encontraremos expuesta en el Museo Departamental de la Arles antigua.

Y es que si Julio Cesar murió asesinado en las escaleras de acceso al Senado republicano, su sucesor César Augusto subyugaría a éste y crearía el Imperio Romano. Afortunadamente, su busto también ha sido descubierto –como no– en las aguas del Ródano en excelente estado de conservación, y por supuesto que lo encontraremos también expuesto en el museo. Este busto no puede ser más diferente al del supuesto Julio César: si el del conquistador de las Galias sigue los patrones republicanos al estar tallado en escala real y mostrar las facciones de manera rigurosamente realista, el busto de César Augusto nos presenta a una divinidad muy alejada de lo humano, como así fue en vida del personaje. De proporciones mucho mayores a las reales, Cesar Augusto se presenta juvenil, altivo e inalcanzable, como un Dios. Así pues, en Arles encontramos claros y preciosos ejemplos que nos hablan de la transición de una Roma republicana a otra imperial, de un gobierno de varios al mando supremo de un imperator.

Interior del Museo de la Arles antigua
Interior del Museo de la Arles antigua

Todavía se siguen descubriendo restos arqueológicos en el fondo del Ródano a su paso por Arles, como por ejemplo la gigantesca estatua de César Augusto que decoraba el magnífico teatro romano de la ciudad –donde se siguen representando obras y espectáculos–, la Venús de Arles encontrada en el mismo teatro y actualmente exhibida en el Louvre, o un barco de 31 metros de eslora en magnífico estado de conservación y que se puede apreciar en todo detalle en el museo, con sus ánforas ancladas en la bodega, así como una magnífica colección de mosaicos hallados en antiguas villas de la región.

mosaicos-arles

También podremos contemplar toda una colección de sarcófagos en mármol de diferentes épocas, desde tiempos romanos previos a la irrupción del cristianismo hasta otros más tardíos correspondientes a la Edad Media. Siguiéndolos en orden cronológico podremos observar cómo evolucionaron los motivos de sus relieves, desde la representación de escenas mitológicas a motivos del cristianismo cuando ya se había extendido por Europa, pasando por tiempos intermedios mucho más interesantes donde se aprecia el paulatino abandono de una estética y unos motivos principalmente paganos por otros cristianos, pero como decimos de una manera progresiva, y es este mestizaje el que convertirá nuestro paseo entre sarcófagos antiguos en sumamente interesante.

sarcofagos-arles

Además, hallaremos unas maquetas de los principales edificios públicos de época romana de Arles, recreados hasta el último detalle. Muy instructivos para los niños, les ayudarán a contextualizar una visita a las ruinas auténticas, y observarán claramente cómo el teatro romano actual es una tercera parte de lo que fue en su día, o una reconstrucción completa de las termas romanas de Arles de las que hoy quedan pocos restos. Y no digamos contemplar el anfiteatro romano completamente acabado hasta con el intrincado sistema de telajes que cerraban el techo para proteger a los espectadores de las inclemencias del tiempo, cosa que muchos estadios ultramodernos de hoy día todavía carecen.

El anfiteatro romano en la antigua Arelate. Click para ampliar

Así que si visitamos el anfiteatro, el teatro romano, el Museo Departamental de la Arles antigua y los restos del antiguo foro romano que se exponen en la Place de la Republique nos llevaremos una buena idea del impresionante patrimonio romano de la capital de La Camarga francesa.

Ahora bien, si al finalizar estas visitas nos sentimos apabullados ante tanto y tan importante patrimonio, quizá sea buena idea cambiar de época y de aires, e interesarnos por la vida y la obra de Vincent Van Gogh durante su estancia en Arles. Pero eso ya es otra historia…

Datos prácticos

  • La entrada al Museo Departamental de la Antigua Arles (11€) da derecho a visitar 5 atracciones, entre ellas el museo, el anfiteatro y el teatro romano).
  • Disponemos de un mes para consumir el ticket una vez comprado, !tantas veces como queramos!
  • El Museo Departamental de Arles antigua se encuentra en las afueras de la ciudad, pero disponemos de un transporte gratuito entre ambos destinos (unos 10 minutos).
  • El museo es espacioso y cuenta con una excelente distribución de numerosas e importantes obras de época romana, ¡cuidadas por personal que colabora con los museos British Museum y Louvre!

***

Fotos:
Jacqueline Poggi: https://www.flickr.com/photos/jacqueline_poggi/5484876783/
Richard Gavaudan: https://www.flickr.com/photos/dericouloulou/4061374226/
Katherine Hala: https://www.flickr.com/photos/kahala/248181842/

Para saber más, podemos consultar la web de Turismo de Arlés o mejor, contactar con ellos si nos interesa una visita guiada.

sidebar:ciudad:arles

#arles#Europa#Francia#Imperio-romano#julio cesar#roma

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *