Costa Rica, pura vida

Hoy tenemos la suerte de contar con la colaboración de una viajera estupenda, Silvia Albert, tan estupenda como el destino que nos viene a descubrir: Costa Rica. Silvia se define como madre, viajera, bloguera, empresaria y optimista. Periodista de formación y comunicadora de vocación. Escritora de rincones y momentos. Activista social y vecina comprometida. Ahí es nada.
Costa Rica, pura vida

Pura Vida. Nunca dos palabras dijeron tanto. Lejos de un eslogan excelso de un gurú del naming de países, se trata de la más pura esencia de Costa Rica. Nada hay más certero de la realidad de Costa Rica que exactamente eso: vida en estado puro; Una interjección que usan como “hola”, “cómo estás” o “todo bien”, con reiteración y convicción, y que se adapta perfectamente a la mágica y amable personalidad de los habitantes de este pequeño país centroamericano, conocidos popularmente como “Ticos”.

Como dijo alguno de los miembros del grupo en el que viajaba, si existe el edén, sin duda está en Costa Rica. Entre las fronteras de Nicaragua y Panamá, se trata de uno de los países con mayor porcentaje de áreas naturales protegidas del mundo. Aunque de reciente pasado belicoso (tuvieron una guerra civil en 1948 aunque ahora mismo es uno de los pocos países del mundo que no tiene ejército), el país ha sabido buscar, sin duda, un hueco claro en el mapamundi de los viajeros.

Destino, para mi gusto en exceso, reiterado de viajes nupciales, Costa Rica asoma con fuerza en el futuro de las listas de joyas por visitar, especialmente para el turista ecológico. Naturaleza en estado puro, costas, bosques, volcanes, playas, ríos, flora, fauna… por todo el pequeño país (51.100 km2) apasiona a enamorados de la vida, de la naturaleza, de la plenitud.

Parque Nacional Manuel Antonio
Parque Nacional Manuel Antonio
Playa la Espadilla
Playa la Espadilla

San José, la capital, no es quizás la mejor representación de lo que supone el país. Apenas salpicada de contados monumentos interesantes (Teatro Nacional, Catedral, Gran Hotel…), sus calles y edificios recuerdan a muchas otras ciudades latinoamericanas aún por desarrollar.

Pero los que viajan a Costa Rica no viajan a San José. Es sólo el punto de arranque, el centro desde el que generalmente se parte para recorrer el país, un país con infraestructuras todavía muy deficientes, quizás porque la prioridad ahora mismo es la educación (¡chicos listos!) y la red de diminutas, o no tanto, escuelas repartidas por todo el territorio por muy escondido que esté. Entonces, si se parte de la premisa de que cualquier traslado por carretera te supondrá posiblemente más del doble (si te pilla de noche o con lluvia, aún peor) de tiempo del que estamos acostumbrados, nada enturbiará tu viaje.

Es por ello que proliferan los 4×4, vehículo recomendable para hacer los trayectos por tierra. Existen también posibilidad de vuelos internos a precios interesantes pero, aun ahorrándote los tiempos de desplazamientos, te pierdes las maravillas que vas encontrando vayas por donde vayas; Algo nada desdeñable.

Playa Hermosa
Playa Hermosa
Volcán el Arenal
Volcán el Arenal

El Parque Nacional Volcán Poas, Playa Hermosa, Parque Nacional Carara, Parque Manuel Antonio, Playa Espadilla, Catarata Manantial de Aguas Vivas, Santa Elena, Monteverde, la Catarata de la Fortuna, Parque Nacional del Volcán Arenal, el Observatorio Arenal, la catarata y el río Celeste, las Termas del Volcán Arenal, Parque Nacional Volcán Irazú, Puerto Viejo, Parque Nacional de Cahuita, Reserva Nacional de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo, Punta Mona, Playa Punta Uva, Tortuguero… A un lado y a otro del país – desde el Pacífico al Atlántico, al Caribe,- nada te deja impasible. Y siempre quieres más.

Si viajas a Costa Rica tienes que estar dispuestos a moverte, a caminar, a subir y bajar – sobre todo cuando vas en busca de las cataratas, a cada cual más impresionante-, a madrugar y a no trasnochar, porque la vida, tan pura, agota. Agota con placer.

Cataratas de Costa Rica
Cataratas de Costa Rica

La comida, muy parecida a la de los países de su entorno, quizás con especial fuerza la mexicana, está basada en el arroz con frijoles (gallo pinto), los bananos, las papas, el tomate, la res, el pollo y el pescado pero nadie se puede ir de allí sin haber probado, en más de una ocasión, los Casados, una especie de plato combinado en el que puedes encontrar una mezcla de todos sus alimentos básicos. Pero quizás la reina sean las frutas. No en vano, Costa Rica es uno de los mayores importadores de piña tropical. Pero también tienen excelentes bananas, fresas, guayaba, guanábana, etc. y los llamativos rambutanes. Con muchos de ellos hacen unos batidos, con agua o con leche, espectaculares.

Pueblo tortuguero
Pueblo tortuguero

A pesar de la falta de infraestructuras de carreteras y electricidad (usan mayoritariamente bombillas de 125 lo que da una iluminación realmente mortecina) existe disponibilidad de wifi en casi en todos los lugares en los que estés, por muy retirado que se encuentre.

Las cabinas son como las pensiones de aquí y hay muchas y de todos los gustos y bolsillos. Los hoteles, mayoritariamente regentados por foráneos (americanos, españoles…) son más que dignos e intentan mantener un equilibrio todavía complicado con el medio ambiente. Si bien, Costa Rica se está perfilando como uno de los representantes líderes de los países más Eco, no terminan de ajustar el deseo con la realidad. Aunque encuentras papeleras de reciclaje por muchas partes, aunque no arrojan a los inodoros papel alguno, aunque no dejan fumar en muchos espacios – incluso al aire libre, como en los parques-, aunque los aseos públicos – aún viejos- están siempre limpios…, no terminan de gestionar bien el almacenaje y recogida de sus residuos, la educación ciudadana ni la elevada antigüedad de su parque móvil, que arroja bocanadas de aire negro en demasía.

costa-rica-fauna

No es lo mismo viajar a Costa Rica en octubre que en agosto o en enero pero en cualquier temporada es seguro que el país ofrece una vivencia diferente y única. Eso es, Pura Vida.

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
10 comentarios
  • Me ha encantado el blog, la descripción de la experiencia y las fotos tan espectaculares. Se ve que la viajera disfrutó de todo lo local y me alegra mucho ver palabras muy latinas escritas aquí, tales como guanábana (mi fruta preferida!) o papa en vez de patata 🙂

  • Suscribo todo lo dicho!!. Para un urbanita empedernido como yo cada vez que he realizado un viaje, Costa Rica ha sido toda una agradable sorpresa. Y si encima la ruta por el país estaba organizada de tal manera que cada lugar superaba al anterior, la adrenalina del viaje ha ido “in crescendo” para rematar con la apoteósica escena de la llegada al mar de los bebes tortugas. Emocionante!!

  • Esta es la información que me gusta leer y tener. ¡Qué rica! Las fotos no podían ser mejores y los enlaces muy útiles.

    Gracias a Silvia Albert por acercarme la “Pura vida” de este país. ¡qué ganas de de ir para allá!

  • Estuve en Costa Rica en el 97 y este regalo de Silvia me ha traído muchos y buenos recuerdos de aquel país. La descripción del entorno es soberbia y las fotos, maravillosas. Estas son las informaciones que te meten el gusanillo de conocer más y más. Gracias

  • Me gustaria ir a Costa Rica en febrero.Me aconsejais itinerario y lugares que no debo dejar escapar.Se puede ir por libre sin reservar nada.Asi lo hicimos en Thailandia y nos fue bien.Gracias de antemano por cualquier sugerencia.

    • Hola Cándido.
      Los sitios que marco en el post son los que yo he visitado y que, por supuesto, te recomiendo. Quizás el parque más turístico de los que vimos es Manuel Antonio y lo puedas sustituir por otros de los que no vi (Corvado?). Nos salvó que contratamos un guía y nos ayudó a ver lo que no se ve si no eres experto. No sé cuánto tiempo vas a ir pero me quedé con las ganas de visitar la península de Nicoya, Parque Nacional Tenorio y el sur, Corcovado y Piedras Blancas. Y si sigo, cien mil cosas más!! Nosotros estuvimos 12 días completos (quitando ida y vuelta) y vimos lo que pongo en el post.
      Llevamos algunos hoteles reservados desde aquí y no tuvimos problemas con ninguno excepto con uno, El Mono Azul, cerca de Manuel Antonio, porque es uno de los que más recomiendan las guías y es un horror. De hecho tal cual llegamos nos fuimos al de enfrente, Mimos, genial, por cierto. No creo que en febrero tengáis mucho problema con el hospedaje pero, como comento, siempre os quedan las cabinas. Pero creo que hay oferta más que suficiente.
      Imprescindible el todo terreno, que yo dejaría reservado desde España. Tened cuidado con el coche que os den que tenga las ruedas en buenas condiciones, porque pueden encasquetarte algunas en estado pésimo y las carreteras son una locura.Para los traslados del Pacífico al Atlántico, o de norte a sur, si te recomiendo que cojas algún avión porque se hacen interminables, aunque si vas a Tortuguero te pierdes el maravilloso viaje desde Puerto Viejo…
      Espero haberte ayudado un poco.
      Un saludo
      Silvia

  • Exactamente, pura vida! y para seguir disfrutando la buena vida, yo les recomiendo un viaje al norte de México.
    Es un ferrocarril que atraviesa todos los días sin falta las barrancas del cobre, las barrancas del cobre están consideradas como la sexta maravilla del mundo conozcan.
    ¡Pura vida!

  • Planeo un próximo viaje a Costa Rica con miras a una estancia prolongada, tienes datos recientes del lugar?
    Estuve hace muchos años e hice un recorrido de 4 semanas que me dejó muy buen sabor de boca.
    Saludos desde Yucatán

  • Las fotos son estupendas 😊😊😊😊ya tengo ganas de verlo .voy en octubre 15 días pero estoy preocupada por el tiempo.llueve mucho en ese mes? Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *