Consejos para turistas en Bucarest

Hace unos días hicimos una escapadita de fin de semana a Bucarest, la capital de Rumanía, y como buenos invitados nos mimetizamos con el entorno. No obstante la cámara de fotos al pecho nos delataba en todo momento. Este artículo, lejos de ser una guía detallada, pretende dar unos consejillos.

Bandera de Rumanía
Bandera de Rumanía

Llegada a Bucarest

Cuando llegamos al aeropuerto (y también en la ciudad) nos encontraremos con un montón de taxis disponibles. ¡Cuidado! La sonrisa del taxista no es un factor que indique la calidad del servicio. En Bucarest hay dos tipos de taxi: aquellos operados por una compañía, generalmente buenos, y los independientes, generalmente malos (caros). Los taxis buenos se distinguen porque llevan el nombre y los teléfonos de la compañía a la que están asociados bien visibles. Aunque los taxis malos hacen todo lo posible para parecerse a ellos. En todo caso debemos fijarnos en las tarifas por kilómetro que suelen verse en las puertas laterales. Los independientes suelen operar en zonas de gran afluencia turística como en el aeropuerto, Gara de Nord, Piata Universitatii, Piata Unirii y el Casco Viejo.

Taxi en Bucarest
Taxi en Bucarest

Si nuestra opción es el tren llegaremos a Gara de Nord. En principio no hay problema pero debemos tener presente que como punto de llegada de turistas el lugar está lleno de buscavidas dispuestos a aprovecharse de incautos, especialmente aquellos que llegan con una mochila a la espalda. La táctica que utilizan es la clásica, alguien se te acerca, te distrae por un lado y un compinche te mete la mano por el otro. Lo mejor para evitar problemas es salir pitando de allí en taxi (!!), tranvía o metro. 

Visitando Bucarest

Caminar por la ciudad es muy placentero porque hay parques y muchas zonas de esparcimiento si bien hay que poner atención para evitar disgustos. 

Señalización de obras

Esto es algo a lo que no parecen darle mucha importacia y “meter la pata” en una zanja es relativamente fácil si andamos despitados.

Extendiendo tubería en Bucarest
Extendiendo tubería en Bucarest

Cruzar la calle en Bucarest

Antes de cruzar la calle mirar en ambos sentidos y, a continuación, volver a mirar. Un semáforo en verde no es garantía ninguna de paso libre y es muy, muy habitual que los coches pasen en rojo a gran velocidad. La artería principal de Bucarest, Calea Victoriei, parece más un circuito de carreras que una calle normal.

Perros callejeros de Bucarest

Se dice que en Bucarest hay muchos perros abandonados. En mi zona no había demasiados si bien paseando por algún parque o entrecalles se ven algunos como en cualquier ciudad. El sentido común dicta que tengamos cuidado porque al no tener dueño pueden no estar vacunados o tener enfermedades. En mi caso sólo me topé con uno un poco rabiosillo (o más bien asustado) que me ladró en Calea Victoriei. En general se les ve con el rabo entre las patas.

Perro callejero en Bucarest
Perro callejero en Bucarest

Aparcamiento

Nosotros no utilizamos el coche pero se ve que lo de aparcar está muy difícil. No obstante si os encontráis con unas amables personas que os indican donde y cómo hacerlo, no olvidéis darles un par de LEI (moneda rumana) en agradecimiento y para que “os cuiden el coche”.

Uno de los mitos de Bucarest dice que puedes cruzar la ciudad de parte a parte sin tocar el suelo. Siendo una exageración creo que sería posible lograrlo saltando de coche en coche porque a la hora de aparcar cualquier sitio es bueno. Dad un paseo por el Casco Viejo para comprobarlo.   

Zonas peligrosas de Bucarest

Como en toda ciudad hay lugares donde es mejor no entrar, especialmente cuando oscurece. En Bucarest éstos son Gara de Nord, Pantelimon y Ferentari. Una visita nocturna nos dará muchas papeletas para acabar mal noche.  

Más allá de estos lugares recordad que sólo las calles principales de Bucarest tienen una iluminación adecuada así que cuando oscurezca no salgáis de patrulla aventurera fuera del centro.

Parlamento rumano de noche
Parlamento rumano de noche

Dónde comer en Bucarest

Si vais a un restaurante sabed que las propinas no están incluidas en la cuenta y que es costumbre dejar al menos un 10%. 

Cara cu bere

Hablando de restaurantes voy a mencionar el más famoso de Bucarest, Caru cu bere. Si al entrar os dicen que hay que esperar un mínimo de 15 minutos, en realidad quieren decir 45 o que no tienen ni idea. El local es increíble, la comida es muy buena y hay música en directo pero pensad que si vais en hora punta pasaréis mucho tiempo esperando.

Esperando en Cara cu bere

Al respecto de la alimentación, en principio el agua de grifo es potable pero su contenido en metales y su alta concentración de cloro no hacen aconsejable beberla.

Y además de esto, ¿se os ocurre algo más?.

Finalmente decir que en posteriores entregas vamos a descubriros esta gran ciudad que no debería faltar en ningún tour europeo por Europa del Este. Hablaremos del buen trato y la amabilidad de nuestros parientes latinos.

sidebar:ciudad:bucarest

#bucarest#restaurantes#rumania

Publicado por Txemi

Por el momento ha viajado a 32 países y vivido como expatriado 18 meses en Inglaterra y casi tres años en Holanda. No es extraño toparse con él en cualquier aeropuerto y es un gran "fan" de las aerolíneas a las que adora con devoción. También puedes seguir a Txemi en "las afueras de Bilbao" // txemivirtual.com
5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *