Brujas, la joya flamenca

Es una de las ciudades más turísticas de Bélgica y con razón. Al pasear por Brujas uno podría trasladarse a la Edad Media sin muchas dificultades, si no fuera por los grupos de visitantes que la transitan en un ir y venir de nacionalidades, colores e idiomas. Como en otro día, cuando fue parte de un imperio que también traspasaba culturas.

Edificios en Brujas

Foto: Andrea Guerra

Brujas es una ciudad pequeña. Podemos llegar por carretera, tren o autobús. Se encuentra muy próxima al Mar del Norte, por lo que es interesante acercarse hasta las poblaciones costeras y descubrir los lugares de veraneo belgas, totalmente opuestos a por ejemplo la masificación de construcciones y cemento del Mediterráneo. El clima es quizá una de las principales causas de que la costa de Bélgica se haya conservado con cierto criterio, dejando que filas y filas de dunas en constante movimiento estén en primera línea de playa y más alejadas construcciones bajas (salvo en unos pocos núcleo urbanos), apenas tres pisos los más altos, y la mayoría casas de una planta.

En Brujas, los barrios antiguos de la ciudad se extienden a partir de las dos plazas centrales, Markt y Burg. La más grane es Markt, ocupa un espacio de grandes dimensiones y en uno de sus lado se eleva el campanario octogonal del siglo XIII, cuando la ciudad estaba en el apogeo de su riqueza. Si seguimos la calle Breidelstraat llegaremos a Burg. En uno de sus lados se encuentran algunos de los edificios más bonitos de la ciudad, en el Heilig Bloed Basiliek se encuentra, como su nombre ya nos hace imaginar, una de las reliquias más veneradas por los devotos, la sangre de Cristo.


Ver mapa más grande

De Brujas, quizá uno de los encantos que complementa la monumentalidad de los edificios, son los canales. Siguiendo uno de ellos llegamos hasta el Groeninge Museum. Tiene una de las colecciones de arte flamenco más increíbles del mundo: Jan Van Eyck, El Bosco, Hans Memling, Bruegel, Paul Delvaux…

Otro de los museos de la ciudad es el Gruuthuse Museum, aunque mucho menos interesante que el pictórico, tiene algunos objetos interesantes como tapices del siglo XVI y XVII, encajes antiguos o instrumentos musicales de la época del esplendor flamenco.

En Bélgica la comida no es uno los principales atractivos, pero Brujas se encuentra cerca del mar y es quizá una de las grandes ciudades belgas donde más pescado se consume. Aunque los turistas no dejarán de ver ofertado el tradicional ‘moules et frites’ (mejillones con patas fritas), el plato estrella de la gastronomía flamenca, también se pueden probar algunos de sus guisos y ensaladas, como la ‘salade Liège’, con judías y patatas o la ‘salade walonie’ que se sirve caliente y lleva patatas fritas y trozos de tocino.

Sin duda, la cerveza belga atrae a más adeptos que su cocina, así que no puede faltar una buena cerveza de abadía para acompañar la comida. En la mayoría de los bares se sirven hasta 20 tipos distíntos. ¡Cuidado! La graduación de las cervezas belgas es alta.

Brujas

Foto: Andrea Guerra

No hay que olvidarse del chocolate, Brujas es la ciudad del arte del chocolate y en sus tiendas especialidazadas se pueden degustar auténticas delicias.

En el siglo XIV, Brujas compartía el control real del mercado de paños con Gante e Ypres, transformando las excelentes lanas inglesas en artículos de pañería que exportaban por todo el mundo hasta entonces conocido. Pero a finales del siglo XV empezó a decaer, su brillo se fue apagando con la pérdida de su mercado marítimo. El río Zwin se fue llenando de arena y comenzó a no ser transitable por los barcos. Así languideció la cuidad, conservando sus tesoros medievales, que lograron sobrevivir indemnes a las dos guerras mundiales y en un clima gris y un ambiente de melancolía, que hoy es parte de su encanto.
sidebar:ciudad:brujas

#bélgica#Brujas#canales#Edad-Media#Europa#flandes#Mar-del-norte#museos#turismo

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
1 comentario
  • Hola a todos… Brujas es un destino precioso… tuve la oportunidad durante una tarde-noche durante un viaje de trabajo… pequeño pero hermoso, quizás por su tamaño la más entrañable de Flandes. Amberes y Gante también son dignas de una visita, pero Brujas tiene una atmósfera especial.

    Me gustaría contribuír con mi galerías de fotos de Brujas a este blog… http://www.viajeros.dyndns.info/gallery/main.php?g2_itemId=1534

    En breve colgaré las fotos de Amberes y Gante. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *