Un paseo por Montauban

Un paseo por Montauban

Toulouse, Montauban, Albí, Beziers: todas ellas casillas de un mismo tablero de ajedrez llamado Occitania, fundadas por los romanos o por algún conde de Toulouse, tintadas en su conjunto del mismo ladrillo rojo, y de azul pastel, y de un buen puñado de palacetes. Ciudades hermanas que transitaron juntas de la religión católica a la protestante y de nuevo a la católica, reconquistadas a base de asedios y cañonazos en las guerras de religión, y aún así, cada una atesorando cicatrices, personajes e identidad propios, con gobernantes y comerciantes y artistas cuyo legado sigue resonando con mucha fuerza en el presente.

Mis primeros pasos en Montauban, capital del departamento francés de Tarn y Garona, dan a parar a la Plaza Nacional, corazón de la ciudad y que bien podría haber sido llamada plaza de las arcadas. Su planta cuadrada, intacta, es generosa en proporciones y se encuentra encajada en la estructura de damero del casco histórico de Montauban; sigue albergando un mercado que lleva operando desde hace siglos y se trata de una plaza completamente porticada y con los arcos –inusualmente dobles– que, vistos con atención, ¡son todos de diferente tamaño! La razón es que pertenecen a palacetes de diferentes familias que en función del poderío económico se podían permitir el hacerlos más o menos anchos –más aquí es mejor–. Y así como en Toulouse los comerciantes construían las torres de los palacetes a cuál más alta, para presumir, en Montauban se pavoneaban de diferente manera: con la anchura de los arcos de sus palacetes.

Una economía basada en el comercio del pastel, como en Toulouse, Moissac, Albí y como en tantos otros lugares de Occitania, atrajo mucho dinero durante la Edad Media y por esto es que en Montauban todavía resisten unos 300 palacetes. Pero a diferencia de la ciudad rosa, en Montauban los palacetes son más discretos: aquí son mucho más espartanos en sus fachadas y patios, apenas adornados, mientras que el lujo y la sofisticación se encuentran en sus estancias interiores. Lástima que los turistas nos conformamos, por regla general, con las fachadas.

El Puente Viejo y la iglesia Saint-Jacques son los únicos vestigios que han llegado a nuestros tiempos de la Montauban medieval. El primero, terminado en 1335, tiene una longitud de 205 metros y cuenta con siete arcos dotados de tajamares de planta angular y altas aberturas que le han permitido resistir a las crecidas más violentas del río Tarn. La iglesia principal y más antigua de Montauban se corresponde al siglo XIII pero la versión que podemos contemplar hoy día es una reconstrucción del edificio en forma idéntica al original, ordenada en 1629 por el Cardenal Richelieu tras tomar Montauban para la religión católica –Montauban era un bastión protestante desde hacía décadas–. Aunque los católicos tuvieron que sudar tinta para doblegar la ciudad fortificada más importante de los hugonotes tras La Rochelle, y un primer intento de Luis XIII en 1621 tuvo que ser abortado tras más de dos meses de asedio y escaramuzas que le hicieron ver que de Montauban no se movería ni Dios. A modo de despedida, la leyenda dice que el rey mandó lanzar 400 cañonazos, algunos de los cuales todavía se pueden apreciar en la fachada de la iglesia. Más tarde, harían falta el ingenio y la potencia de Richelieu para apagar la rebelión protestante en toda Francia, y Montauban finalmente capituló en 1629 al quedarse prácticamente sola. El Cardenal, por si acaso, mandó entonces derribar las murallas y las fortificaciones, e inició un periodo de medidas discriminatorias contra los hugonotes –las dragonadas– para expulsar al fin de Francia todo rastro de protestantismo, cosa que por supuesto logró.

Un siglo más tarde entraría en juego la actual catedral, la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción o simplemente Catedral de Montauban, mandada construir por el heredero de las políticas centralistas de Richelieu, Luis XIV, quien solicitó que fuera en piedra blanca y estilo barroco, con cuatro estatuas en la fachada: una arquitectura totalmente ajena al resto de edificios de la ciudad, pues su objetivo era recordar a aquellos ex-protestantes revoltosos quien era el jefe. Y sin embargo, ironía de las ironías, la piedra blanca era muy cara así que la catedral sigue siendo de ladrillo por dentro y hoy en día es utilizada por los católicos más conservadores, mientras que la iglesia Saint-Jacques es la predilecta de sectores más liberales. Dentro de la catedral se puede ver un precioso órgano en madera de nogal esculpido del siglo XVII y un baldaquín de estilo Napoleón III. En el brazo norte del crucero, destaca una de las obras principales del pintur Ingres, el Voto de Luis XIII (1824), donde el monarca implora al niño Jesús un heredero varón para su corona –cosa que finalmente parece que consiguió–.

Museo Ingres

Y hablando de Ingres: El famoso pintor Jean Auguste Dominique Ingres, nativo de Montauban y uno de sus hijos predilectos, tiene en el Museo Ingres un magnífico lugar donde legó y continua reposando gran parte de su obra, mientras que en los museos Louvre y Orsay de París es donde se encuentran quizá sus pinturas más destacadas. Si bien la enorme pintura que vimos en la catedral de Montauban nos hará pensar que estamos ante un pintor neoclásico, en realidad Ingres es recordado por ser uno de los artistas que iniciaron el tránsito de este arte hacia la modernidad, siendo clara influencia para figuras posteriores como Pablo Picasso o Man Ray. En el Museo Ingres hallaremos algo fascinante: más de 4000 dibujos que explican su técnica y aproximación a la pintura, muy elaboradas y concienzudas, con el detalle de que el artista esbozaba todas las figuras con formas femeninas, aunque en las pinturas finales algunas acabaran siendo masculinas. Esta exposición vendría a ser como las hojas de contactos de Henri Cartier-Bresson, o como los dibujos de Leonardo Da Vinci: ofrece la oportunidad de entrar un poco en el cerebro del artista.

Sin embargo, y hablando de oportunidades, o de falta de estas: el Museo Ingres se encuentra en pleno proceso de reforma integral y no volverá a abrirse hasta 2019. Mientras tanto, tendremos que conformarnos con contemplar por fuera el magnífico edificio de piedra rojiza que una vez sirvió de residencia de los obispos de Montauban, y que como nota curiosa albergó la Mona Lisa brevemente durante su etapa de éxodo del Louvre, a principios de la Segunda Guerra Mundial.

Algo parecido sucede con el otro gran hijo predilecto de Montauban, el escultor Antoine Bourdelle, quien comparte museo con Ingres y por ello no podremos disfrutar hasta 2019 de su escultura, esta vez sí, más célebre: se trata de Heracles Arquero (1909), que representa uno de los doce trabajos de Heracles, en el que debe abatir las aves del lago Estínfalo. Para ello Bourdelle nos muestra un Hércules musculoso, tensando un arco en una postura increíblemente dinámica, en un estilo que nos recuerda la escultura griega arcaica pero con una pose novedosa. Cuando se presentó en sociedad en 1910, la escultura causó sensación por un lado, pero también supuso un cierto escándalo puesto que por entonces nadie que se considerara mínimamente distinguido hacía ejercicio físico ni se llevaban los cuerpos atléticos, fuera de los campesinos y otros desafortunados: el Heracles arquero se quiso ver entonces como una crítica a la sociedad del momento, como una petición a volver a tiempos más puros y nobles.

Para nuestra fortuna, en la calle y a pocos metros del museo se puede apreciar otra de las obras más conocidas de Bourdelle, La mort du dernier centaure (1914), donde de nuevo tenemos una escultura con aires clásicos pero con un giro inesperado: concretamente, el giro del cuello del minotauro que se encuentra en la posición antinatural que sugiere el título de la obra, un magnífico minotauro de bronce, pero ya fiambre.


Copyright fotos:

Agradecemos la colaboración a Turismo de Occitania y a Montauban Tourisme, quienes nos ayudaron en la organización del viaje por esta región del sur de Francia y a disfrutar de nuestra estancia en Montauban. Nos alojamos en una preciosa cabaña perdida en la campiña, cerca de Moissac. También os emplazamos a descubrir el Departamento de Gers, que guarda muchas sorpresas pese a no ser tan conocido como los otros departamentos de la región.

#Europa#Francia#midi-pirénées#occitania#palacetes#toulouse

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *