Sukhotai, capital hitórica y espiritual

En Sukhotai, naturaleza y budismo confluyen y se funden en uno sólo. Situada a 440 kilómetros al norte de Bangkok, la primera capital del reino Thai es hoy un paraje de excepcional belleza, donde los visitantes sienten la necesidad de caminar silenciosamente para preservar la paz y grandiosidad del lugar.

Sukhotai

La antigua Sukhotai, fundada en el año 1238 es la cuna de toda una civilización y actual santuario para millones de budistas Theravada. Si en Thailandia es fácil ver a monjes realizando sus tareas diarias y caminando en calles y carreteras, en la antigua capital Thai se concentran cientos de ellos en un monasterio situado junto al lago principal, donde transcurre con un ritmo de otro tiempo la vida cotidiana y espiritual de los residentes.

Aunque el alquiler de motocicletas va en aumento, la mejor manera de visitar el parque histórico es en bicicleta. Existen muchos negocios de alquiler, junto a la parada de autobús, en la entrada del recinto central y en los hostales situados junto a la carretera. El precio es de 30 bahts por día y es conveniente elegir bien la bicicleta, ya que el parque arqueológico es grande y las bicicletas son muy sencillas y poco cómodas.

La antigua Sukhotai (fotografías) fue declarada patrimonio mundial por la UNESCO y alberga uno de los lugares más majestuosos del país, el Wat Mahat. Es el monasterio más grande y desafía los embates de la naturaleza conservando el esplendor de su arquitectura. Se encuentra en el único recinto cerrado, ya que el parque se divide en cinco zonas y salvo ésta y el Gran Buda, el resto se encuentran totalmente abiertas.

La influencia Khmer, hindú, birmana y Mon alcanza toda su grandiosidad en el conjunto arquitectónico de Sukhotai. El viajero puede perderse durante horas en sus caminos y carreteras, donde convive la actividad diaria de la población, con las inmensas estatuas de budas sonrientes y templos enredados en la jungla.

Cómo llegar
La opción más popular es tomar el tren desde Bangkok hasta Pitsanulok y desde allí coger un autobús hasta Sukhotai, que se encuentra a 80 kilómetros. Dependiendo del horario del tren, esta ruta puede resultar muy dura y pesada, sobre todo si se llega a Pitsanulok de madrugada. Una buena solución para evitar horas de espera en una estación llena de mosquitos es reservar con antelación el alojamiento en Sukhotai y contratar también el transfer, que es más caro que el autobús, pero merece la pena.

Para alojarse
Existen dos opciones, dormir en la Nueva Sukhotai, a unos 15 kilómetros del Parque Histórico y donde hay más variedad de hoteles y hostales, o reservar en la Antigua Sukhotai, donde estaremos a pie de las ruinas, en un ambiente mucho más tranquilo, pero con pocos hostales para elejir y nada de animación nocturna.
Si se elige la ciudad antigua, recomendamos Vittoon Guesthouse (telf. 0 5569 7045) es un hostal familiar muy acogedor y limpio, además, el trato de sus dueños es amable y atento. El precio es un poco más elevado que en otros negocios de la ciudad nueva, la habitación doble con aire acondicionado y desayuno incluido cuesta unos 500 baths (11 euros).

¡Ojo! No olvidar el repelente de insectos, porque Sukhotai es una zona muy húmeda debido a los estanques.

Mapa Tailandia

Continúa leyendo la serie 'Viaje a Tailandia'Submarinismo en TailandiaTrekking en Tailandia  

#buda#budismo#cultura#ruinas#tailandia#templo

Publicado por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *