Qué ver en Estocolmo

Siguiendo la pista que dejamos en el anterior artículo, comenzamos nuestro pequeño viaje en el puerto de Helsinki para seguir la Ruta del Báltico y visitar Estocolmo. Para llegar a la capital de Suecia tomamos el ferry. El trayecto ocupa unas 16 horas que los viajeros “rubios y de ojos azules” emplean en emborracharse y cargar sus carritos con litros y litros de bebidas alcohólicas. El alcohol en los países escandinavos está gravado con muchos impuestos que la gente evita comprando en los duty free de los ferries. Algo parecido sucede con la línea Helsinki-Tallin, un viaje que los finlandeses se toman como una visita al supermercado ya que apenas dura un par de horas y permite llenar la despensa. Ver a esta gente salir del ferry con sus ”trolleys” invita a pensar que tienen un serio problema.

Mar Báltico en febrero
Mar Báltico en febrero
Rompiendo el hielo
Rompiendo el hielo

Encajamos este viaje en la visita invernal a Helsinki así que pudimos contemplar un mar congelado que impresiona sobremanera. Hasta entoces sólo habíamos visto charcos congelados pero nunca algo tan grande como el mar.  

A la mañana siguiente llegamos al “archipiélago” de Estocolmo. La ciudad se extiende a lo largo de 14 islas que se interconectan a través de nada menos que 57 puentes. El origen de la ciudad se situa en isla de Stadsholmen también conocida como Gamla Stan (ciudad vieja). Pasear por ella es una auténtica experiencia, sus estrechas calles empedradas esconden rincones únicos esperando ser descubiertos. 

Una calle de Gamla Stan
Una calle de Gamla Stan

 El casco antiguo de Estocolmo es la parte romántica de la ciudad, edificios antiguos del siglo XIII con fachadas de colores, anticuarios y tiendas de artesanía lo salpican todo. El corazón de la isla es la Plaza Stortorget donde se encuentra la Academia Sueca, el Museo Nobel y la biblioteca Nobel. Esta plaza es un lugar fijo para todos los turistas y muy popular en la ciudad. Habitualmente acoge espectáculos callejeros y, sobre todo, el Gran Mercado de Navidad que abre a finales de Noviembre y ofrece una magnífica oportunidad para hacer nuestras compras navideñas con aroma a castañas asadas y vino caliente. 

Números 14-22 de Plaza Stortorget
Números 14-22 de Plaza Stortorget

 Sin salir de Gamla Stan nos encontramos con el Palacio Real de 1754. Uno de los palacios más grandes de Europa gracias a sus 608 habitaciones. La visita incluye los apartamentos de estado, la Armería real, el Tesoro, el Museo de Antigüedades de Gustavo III y el Museo Tre Kronor. Si somos pacientes incluso podremos ver el cambio de guardia al mas puro estilo Buckingham Palace. 

Palacio Real
Palacio Real
Cambio de Guardia
Cambio de Guardia

En el lado sur del palacio se encuentra la iglesia de San Nicolás, una construcción de origen medieval buena muestra del estilo gótico sueco. Su mayor tesoro es una talla en madera de San Jorge y el dragón de 1489.  

Iglesia de San Nicolás
Iglesia de San Nicolás

Tras pasar una buena parte de la mañana en el casco antiguo resistiendo el impulso de gastar unos SEK (coronas suecas) cruzamos el puente que atraviesa el Parlamento (Sverigse Riksdag) para contemplarlo desde otra isla. 

Stallbron
Stallbron
Parlamento
Parlamento

 Pasamos a otra isla para visitar el Ayuntamiento (Stockholms stadshus), el edificio que representa la imagen de la ciudad en el mundo. Esta construcción tan característica de 1923 necesitó de casi ocho millones de ladrillos rojos para hacerse realidad. Como curiosidad la Sala Azul (Blå hallen) acoge el banquete anual de los Premios Nobel. 

Ayuntamiento
Ayuntamiento

Como ya nos contaba Manuel en un estupendo artículo, Estocolmo es una gran ciudad para ir de compras. Designed in Sweden es una marca que vende mucho y todo el centro está lleno de tiendas. No olvidemos que éste es el país de Ikea, paradigma del diseño. Si nos cansamos de mirar escaparates por Drottninggatan o Sergels Torg siempre podemos tomar un respiro acercádonos a Kungsträdgården, los Jardínes del Rey, el parque central de la ciudad, también conocido como Kungsan. En sus orillas tenemos cafés y restaurantes donde recargar pilas. En verano suelen organizarse conciertos y en invierno montan una pista de patinaje que hacen de este lugar un sitio perfecto para salir a tomar algo. 

Llega el momento de hablar de Estocolmo como capital cultural. Su arsenal es impresionante, pocas ciudades pueden presumir de tener 70 museos y sobre todo de organizar unos premios del prestigio de los Nobel. La primera ceremonia se celebró en la Antigua Real Academia de Música de Estocolmo en 1901 y actualmente se hace en la Sala de Conciertos. Como excepción el Premio Nobel de la Paz se entrega en Oslo (Noruega). Y nada mejor para terminar el día que dirigirnos a dos de los museos más famosos y significativos de la ciudad, el Vasa Museet, donde se expone un barco del siglo XVII con “más del 95 % de su estructura original y sus cientos de esculturas talladas” y el Museo de la Cultura Sueca (Nordiska Museet) donde nos descubren su historia, arquitectura y diseño. 

Nordiska Museet
Nordiska Museet

Y con esto terminamos. Me dejo un montón de cosas en el tintero pero un día en esta ciudad no da para todo aunque nos quedamos con un buen sabor de boca.

Hej då! Trevlig resa!

sidebar:ciudad:estocolmo

#escandinavia#estocolmo#suecia

Escrito por Txemi

Por el momento ha viajado a 32 países y vivido como expatriado 18 meses en Inglaterra y casi tres años en Holanda. No es extraño toparse con él en cualquier aeropuerto y es un gran "fan" de las aerolíneas a las que adora con devoción. También puedes seguir a Txemi en "las afueras de Bilbao" // txemivirtual.com
3 comentarios
  • Excelente artículo Txemi, la verdad es que te dio tiempo a ver muchas cosas para estar sólo un día en Estocolmo. Yo estuve 3 días en 2006, y no te pienses que vi muchas más cosas :-). Recuerdo como lo más destacado lo siguiente:

    • Visitar el Museo Vasa, donde nada más entrar vemos de frente el galeón de guerra más grande de su época (s. XVII), perfectamente conservado. Es muy interesante ver un vídeo en donde se nos habla del juicio para determinar el responsable de que se hundiera nada más ser botado.
    • El parque zoológico de Skansen: merece mucho hacer una visita matutina, veremos arces, osos polares y un montón de fauna autóctona que no estamos nada acostumbrados a ver en climas más atemperados.
    • – La visita con guía al Ayuntamiento de Estocolmo es imprescindible; su construcción y sus salas tan variopintas guardan un buen montón de anécdotas, como el salón de los premios Nobel que comentas. Entré con guía en inglés a las 13h, si no recuerdo mal.
    • – En el Historiska Museet pude ver una colección de joyas y arte vikingo bastante impresionante.

    En fin, hablar de Estocolmo da para un blog entero, como pasa con tantas otras ciudades. A ver si nosotros vamos descubriéndolo poco a poco por aquí :-)

  • Gracias. La verdad es que ando muy rápido, jeje. Bueno digamos que todo lo ví por fuera. Salí del ferry a las 10 am y tenía que volver a las 5 pm para regresar a Helsinki. 7 horas que había que aprovechar al máximo. Una visita a la Oficina de Turismo y a caminar. Me quedé con ganas de entrar en el Vasa y el Nordiska Museet, sabía que eran muy interesantes, pero lo dicho no daba para todo.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>