¿Qué cámara de fotos te llevarías para dar la vuelta al mundo?

Los afortunados que alguna vez han preparado la mochila con la que hacer el viaje más ambicioso de sus vidas, una vuelta al mundo, han tenido que resolver una de las preguntas más complicadas: ¿Qué cámara me llevo? ¿La réflex y varios objetivos, o la compacta? Si me llevo la réflex, ¿no pesará y ocupará mucho? ¿y si me la roban? Pero si no me la llevo, ¿podré hacer fotos de calidad con la compacta?

Fotografiando en Stavanger, Noruega
Fotografiando con la Nikon D300 en Stavanger, Noruega. Se hace necesario llevar mochila para todo el equipo fotográfico

Responder correctamente a la pregunta ¿qué cámara de fotos me llevo para dar la vuelta al mundo? requiere de reflexionar antes sobre las características del viaje que nos espera, qué tipo de fotógrafo somos y a qué estamos dispuestos a renunciar y a qué no en cuanto al asunto fotográfico.

Estilos, opciones y prioridades

Un primer tema a considerar es qué nivel de conocimientos tenemos de fotografía. Si no sabemos apenas nada de fotografía, nos centraremos en decidir el tamaño, grado de robustez e impermeabilidad que queremos para nuestra cámara, y con un objetivo todoterreno de varios aumentos probablemente nos bastará. Rafa Pérez tiene un análisis de una Fuji X-S1 que cubre perfectamente estas necesidades. Silvia, compañera en 3viajes y que realizó la vuelta al mundo narrándola en su blog El Pixel Viajero, usó una Canon 500D durante prácticamente todo el viaje. Si nuestro viaje comprende visitar destinos donde las inclemencias del tiempo vayan a ser protagonistas (el monzón en Asia, arena del desierto o entornos muy áridos, humedad y temperaturas extremas, etc.), nos interesará una cámara réflex de gama media-alta con cuerpo sellado, como la Nikon D300 o D700, o la Canon 5D Mark II o superiores. En caso contrario, una compacta nos servirá.

Revisando fotos en Basilea, Suiza
Revisando fotos en Basilea, Suiza

Si tenemos nociones de fotografía y la consideramos un apartado importante de nuestro viaje (¡deberíamos!), tendremos que reflexionar sobre cuál es nuestro estilo de fotografía. En mi caso, he descubierto con el tiempo que lo que más me gusta es la fotografía de viajes documental, y la gran mayoría de las fotos las hago con un objetivo fijo equivalente a 35mm en la compacta y 42mm en la réflex. ¿Por qué este objetivo? Porque abarca la distancia del ojo humano: primero ves la foto con tus ojos, y al acercarte la cámara a la cara para capturarla ya tienes la composición y el encuadre decididos, sólo has de preocuparte de enfocar y exponer correctamente. Es una experiencia de fotografiar más real e íntima, no te tienes que inventar la escena con el zoom y además le das una consistencia al conjunto de tus fotos al disparar siempre con la misma distancia focal.

Puerto de Bergen

Sin embargo, la mayoría de gente, tanto amateurs como profesionales, prefiere la conveniencia del zoom, porque tiene otras características que se consideran ventajosas: un objetivo con zoom posibilita diferentes encuadres sin moverse del sitio y permite sobre todo conseguir algunas fotos que de otra forma perderíamos (malgastando tiempo mientras nos acercamos, o por la imposibilidad de hacerlo). O puede que no queramos renunciar a un gran teleobjetivo con el que captar la fauna salvaje cuando estemos en el Etosha Park de Namibia, o el avistamiento de ballenas en Ciudad del Cabo. Los objetivos con zoom pierden algo de calidad con respecto a los fijos, son grandes y pesados, algunos muy aparatosos, y los buenos luminosos (f2.8), además de todo lo anterior cuestan un ojo de la cara. Pero como siempre en la fotografía, es cuestión de prioridades.

Toda la familia fotografiando

El equipo fotográfico que me llevaría de vuelta al mundo

Teniendo en cuenta todo lo anterior, y según mi estilo preferido de fotografía documental, con objetivos fijos y en modo manual, para fotografiar mi vuelta al mundo actualmente escogería entre estas dos opciones que tengo en casa, o de características similares:

Nikon D300
Nikon D300 para fotografía de viajes
Nikon D300 para fotografía de viajes

Es la cámaras que he usado en los últimos meses, y con ella he conseguido fotos tan resultonas como las que podéis ver en la entrada de street photography en Noruega. Construcción a prueba de bombas y con centenares de opciones de configuración, sigue siendo una de las réflex más sofisticadas del mercado. Iría acompañada de varios objetivos fijos Nikkor AI-S luminosos (28mm f2.8, 50mm f1.4, 105mm f2.5 y 135mm f2.8). El peso del conjunto superaría los 3kg fácilmente, y sería el gran inconveniente de esta opción junto a que es una cámara muy voluminosa y que difícilmente pasa desapercibida (tanto para fotografiar a personas sin perturbarlas como para los amigos de lo ajeno).

Leica X1
Mi nueva adquisición, una Leica X1
Mi nueva adquisición, una Leica X1

Adquirida recientemente, dispone del mismo sensor y calidad de imagen que la Nikon D300, pero en un tamaño muchísimo más discreto y con la calidad indiscutible de la marca Leica. Sólo dispone de un objetivo equivalente a 35mm (no zoom) y es un poco lenta de operación (sobre todo en enfoque, aunque yo la uso con la técnica de enfoque por zona), pero en buenas manos puede entregar resultados excepcionales. Además, es totalmente discreta y silenciosa, parece una cámara compacta barata y me facilitaría mucho las fotografías en escenas que buscan capturar la autenticidad del momento, pero sin asustar e incomodar a nadie.

¿Cuál de ellas me llevaría en una vuelta al mundo? Por mucho que lo pienso, creo que la respuesta está clara en mi cabeza: me llevaría las dos.

¿Y tú, qué cámara de fotos te llevarías para dar la vuelta al mundo?

sidebar:ciudad:basilea

#camara-de-fotos#fotografia#vuelta al mundo

Escrito por Manuel Aguilar

"Una frontera no es más que la separación entre la locura de unos y la de los otros."
19 comentarios
  • Manuel, siempre depende del viaje!

    Cuando das la vuelta al mundo puedes decidir qué tipo de viaje quieres hacer pero seguro que encontrarás muchos paisajes para fotografiar. Así que yo me llevaría mi Canon con un objetivo de gran angular para los paisajes y otro con un poco de zoom para casos como África o Asia para fotografiar animales desde lejos (safaris, orangutanes, …).

    Por otro lado me llevaría mi cámara sumergible para fotografiar fondos marinos mientras hago snorkel (solo se puede sumergir 3m) o bien poderla usar mientras llueve o visitando cascadas! imprescindible si te gusta el mar y vas a lugares con fondos marinos, animales interesantes o si vas a lugares con lluvia!

    Finalmente, no me olvidaría de mi iphone para enviar las fotos que más me gusten a las redes sociales y familiares sin tenerlas que descargar al ordenador :)

  • Es curioso Manuel, yo llevo la misma D300, con un fijo de 20mm (q equivale al 35) y un 50 (equivale a un 75, para retratos) y hasta ahora he sido muy feliz con mis casi 3 kilos de equipo… recorrí África 12 meses con ella (www.africadecaboarabo.es) pero cada vez me da más pereza viajar con ella, por su peso, volumen, y seguridad…
    Estoy planteándome comprar la Fuji X100 (http://www.finepix-x100.com/) parecida a la Leica. Ocupa poco (la llevas siempre discretamente bajo el brazo), buena resolución y óptica, rápida, y permite no llevar apenas equipaje extra…
    Cuanto menos, mejor.

  • Jeje, Pablo, nos encontramos en la misma situación :-) Si al final llegamos a compenetrarnos tanto con una de estas herramientas para pensar sólo en la foto, y no en el equipo, habremos aprendido mucho.

    La X100 tiene muy buenas críticas, sobre todo después de la actualización del firmware, que antes parecía que su respuesta era un poco errática. Yo me decanté por poco por la Leica X1, me pudo la simplicidad que tiene la cámara en todos los sentidos pero sin renunciar a calidad fotográfica. Así creo que estaré más cerca de pensar sólo en la foto :-)

  • Marc, no quieras saber el peso de equipo que nos llevamos al crucero por Noruega!! 2 réflex, 6 objetivos, trípode, cargadores, etc.

    Para un viaje más largo, creo que tendría que prescindir de mucho de ese equipo, comenzando por el trípode…

  • Manuel, mi trípode no pesa más de 200g! La cámara sumergible tampoco pesa nada… solo los cargadores son 1 poco tediosos de llevar y con sus adaptadores, pero bueno!

    • Yo también he tenido una D200 hasta hace poco, es con la cámara que comencé en serio con la fotografía :-) Lo único que echaba de menos era poder disparar en ISOs más altas, porque a partir de 800 la foto se degrada mucho.

  • Para mi vuelta al mundo, sabiendo CERO de fotografía (hasta el momento sólo había tenido compactas) pero con la ilusión de aprender durante el viaje, me llevé la Olympus e-420, que de aquellas era la reflex más pequeña… o algo así. Sinceramente, para alguien que no sabía nada de nada, me bastó y me sobró. Al final sólo usaba uno de los objetivos… Y era una gozada llevar tan poquito peso 😀

    Con el tiempo (después del viaje) empecé a verla demasiado pequeña, limitada (por no decir que estaba muy cascada), así que ahora me he pasado a la Nikon d90, que para mi sigue siendo más que suficiente (no me planteo otro objetivo), pero con la que ya noto una graaan mejoría. ¡Aunque pesa mucho más!

    Esta es la declaración de una no-fotógrafa, que no pierde la esperanza de aprender :)

  • Carmen, descubrir la fotografía y tu manera de entenderla también es un camino apasionante, ¡como los viajes! ¿Qué tipo de fotos te gusta disparar? ¿O eres todo terreno?

  • Yo votaría por la reflex y con objetivo zoom… Más que nada para ahorrar en peso… Lo ideal sería poder llevar más objetivos, pero al fina es cargar con demasiado peso y en un viaje de esas características creo que es prioritario ir ligero y un zoom aunque pesa más que uno fijo, es como si tuvieras varios objetivos en uno.

  • Yo llevo años haciendo fotos y después de pasar por muchas cámaras y objetivos, si algún día me aventuro a dar la vuelta al mundo (espero que sí), creo que llevaré la Canon 40D que jubilé por mi 5d2 (y ahora tiene mi padre), pero que va genial sobre todo con el objetivo 18-200mm. Luego, tengo una Canon s95 (compacta que dispara en RAW) y carcasa submarina para esas cascadas, snorkel y espero que submarinismo.

    Eso sí, todo son intenciones…

  • Una cosa es la fotografía que hago con finalidad comercial, para la que suelo necesitar un equipo todoterreno que me cubra el máximo de situaciones posibles. Hasta ahora lo he conseguido con equipo Nikon, una D700 y una D2X en la actualidad, con objetivos que cubren desde un gran angular hasta un tele de 200 mm (siempre ópticas muy luminosas f2.8 y f2). Ahora se incorpora el vídeo y por eso estoy esperando mi nueva D800.
    Por otro lado, la fotografía en la que me siento más cómodo es la antropológica. Para ello necesito cámaras discretas con un 35 mm, faceta que cubre mi Leica M9 y, anteriormente, cámaras analógicas y digitales Nikon también con el 35 mm.
    Mi consejo para una vuelta al mundo sería que nos lleváramos aquella cámara con la que estuviéramos cómodos y controláramos bien. No podemos hacer buenas fotos si no estamos cómodos con nuestro equipo.
    Un comentario en un blog no me da para comentar todo lo que quisiera, a ver si encuentro una fórmula más adecuada.
    Interesante entrada.

    • Rafa entonces deberías crear una entrada en tu blog para explicarte largo y tendido :-) A mí particularmente me interesaría mucho saber cómo influyen en tus fotos el equipo que usas y el tipo de proyecto (comercial v propio) en que te basas para obtenerlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>