Preparados para el glühwein alemán

Marc se nos va esta semana a Alemania, a visitar mercados navideños y probar el famoso Glühwein (vino tinto caliente, con hierbas aromáticas y azúcar).

Para los que ya hemos probado el Glühwein, pasado el shock inicial provocado por un sabor tan fuerte y distinto al vino tradicional, la verdad es que hay que reconocer que cumple perfectamente su función: calienda el cuerpo, y alegra el alma. Así, no es de extrañar que a pesar de las bajas temperaturas (-10º a 5ºC) con que nos podemos encontrar en Alemania en estas fechas preinvernales, la gente viva la calle y disfrute a la intemperie durante varias horas de sus mercados navideños.

Elaborando nuestro propio Glühwein

Volviendo al tema del Glühwein –mientras vamos preparando un post de mercados navideños alemanes como éstos se merecen–, si sois atrevidos en la cocina podéis intentar cualquiera de estas dos fantásticas recetas caseras:

De todos modos, el placer principal de tomar un Glühwein reside en saborearlo y compartirlo tranquilamente con amigos, frente a uno de los centenares de stands que conforman un mercado navideño. La conjunción de estos pequeños grupos reunidos en tertulia, junto con el colorido de los puestos y el olor a comida caliente le da esa atmósfera tan especial a los mercados navideños alemanes.sidebar:ciudad:munich

#alemania#Europa#frankfurt#mercados navideños#Navidad

Escrito por Manuel Aguilar

"Una frontera no es más que la separación entre la locura de unos y la de los otros."
4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>