Perú, el gran desconocido (IV) – Las islas flotantes de los Uros

Hoy hace dos semanas que llegamos a Perú y concluimos ahora nuestra tercera etapa del viaje abandonando Arequipa con rumbo a la región de Puno, donde se encuentra el lago Titicaca (en quechua, “el lago de los pumas de piedra”), que separa Perú de Bolivia a modo de frontera natural. Se trata del lago navegable más alto del mundo, a mas de 4.000 metros sobre el nivel del mar, y en él habita la curiosa tribu de los Uros, sobre unas islas flotantes construidas por ellos mismos sobre este lago de dimensiones espectaculares.

El pequeño y caótico pueblo de Puno, capital folclórica de Perú que no alcanza los 100.000 habitantes, es el puerto de partida para las excursiones en barco al lago Titicaca y a sus dos destinos principales: los Uros y la isla de Taquile, donde se pueden realizar pernoctaciones nocturnas en las viviendas de sus hospitalarios habitantes. El Día de Puno, que se celebra el 5 de noviembre, marca el nacimiento de Manco Cápac, el primero de los incas, según narra la leyenda. Dicen también que Inti, el dios Sol, lloró durante 40 días y otras 40 noches hasta llenar con sus lágrimas el famoso lago, el segundo más grande de Sudamérica.

A 5 km del puerto de Puno se empiezan a divisar las primeras de las islas flotantes de los Uros, construidas por esta tribu ancestral – que todavía conserva las tradicionales costumbres incaicas y el idioma aymara – con juncos de totora con los que elaboran, además de sus propias casas, sus barcos (que de lejos recuerdan a la estética vikinga) y su artesanía, producida para los turistas que visitan la zona.

Las aguas del lago reúnen un total de 36 islas, un número que va cambiando cada día en función de las nuevas islas que los indígenas van construyendo o de la desaparición de alguna de las más antiguas bajo las aguas del lago. Además de los Uros, es posible visitar la isla Taquile, a 45 km de Puno, en la que habitan 350 familias que acogen én sus casas a los forasteros decididos a pasar una noche diferente alejada de todas las comodidades occidentales, pero que como experiencia no tiene precio. La sociedad de Taquile está basada en el código moral inca Ama suwa, ama llulla, ama qilla (no robaras, no mentiras y no serás perezoso).

Enlaces de interés

Continúa leyendo la serie 'Descubre Perú'Perú, el gran desconocido (III) – El cañón del Colca  

#lago titicaca#peru#Sudamérica#Titicaca

Publicado por Doris

Muchas cosas no se pueden averiguar pensando, hay que vivirlas (Michael Ende)
3 comentarios
  • muy interesante: me ha entrado curiosidad por esta tribu tan particular. buscaré más información sobre ellos. gracias por acercarnos a sitios tan peculiares.

  • Definitivamente el Lago Titicaca es uno de los más grandes atractivos que el Perú tiene. Cuando estuve de paso por Cuzco tuve la oportunidad de visitar también Puno y a su vez, conocer el Lago Titicaca. Lo cual no me arrepiento de hacerlo pues fue una experiencia inolvidable pues la cultura de las “kotsuñas”, que son los pueblos lagos, guarda mucho de sus ancestros. Además los paisajes son grandiosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *