Un paseo por l’Ametlla de Mar

Un paseo por l’Ametlla de Mar

Durante nuestra estancia en el Playa Montroig Camping Resort quisimos acercarnos hasta el puerto costero de l’Ametlla de Mar, menos turístico que otros pueblos vecinos y con un puerto pesquero muy importante, para volver a disfrutar de paso de las excelentes playas de la Costa Daurada.

Poco se conoce de la historia antigua de este punto del litoral catalán, salvo que no estuvo habitado hasta bien entrado el siglo XVIII, cuando comenzó a amainar el peligro de saqueo por parte de los piratas que camparon a sus anchas en el Mediterráneo durante tantos siglos. Desde entonces y poco a poco comenzó a asentarse una población que hoy supera los 7.000 habitantes en un pueblo de calles empinadas que mira siempre a su imponente puerto pesquero.

El puerto de l’Ametlla de Mar fue construido en 1929, proveyendo refugio en unas costas que han visto naufragar muchas embarcaciones a lo largo de los siglos. Desde entonces es el protagonista de una villa tranquila y apartada del turismo de masas que nos dará una visión de cómo se vive en estas tierras próximas a la Comunidad Valenciana.

ametlla-de-mar-09

ametlla-de-mar-08

ametlla-de-mar-01

En cuanto a playas, podemos escoger la situada en el Passeig Marítim, o la más agreste cala de Pixavaques, rodeada de pinares. Ambas ofrecen aguas cristalinas perfectas para un baño, de arena fina y dorada y una profundidad progresiva.

ametlla-de-mar-03

ametlla-de-mar-04

ametlla-de-mar-06

ametlla-de-mar-05

Hallar la pequeña iglesia de La Parroquia de la Purificació es un pequeño reto para el turista, ya que se ve fácilmente desde el puerto y las playas, destacando claramente en el skyline de l’Ametlla de Mar. En realidad, se halla rodeada de casas a muy corta distancia y no es tan fácil de localizar, pero si encontramos la Plaça Nova, estaremos muy cerca; las callejuelas de este barrio alto nos protegerán del sol, y veremos pequeños comercios y bares con vecinos tomando el aperitivo o simplemente charlando en sus terrazas.

ametlla-de-mar-11

Al final del carrer de Sant Antoni encontraremos el restaurante La Cuadra, donde recomendamos pedir unos fideus rossejats que, según nos aseguran, están más ricos que la fideuà valenciana cuya tierra de origen encontraremos unos kilómetros más al sur; nada que objetar, los calamarcitos y pulpos pequeños que saltean los fideos desde luego que le dan un sabor muy rico.

Agradecemos al Playa Montroig Camping Resort su colaboración en la elaboración de esta entrada. Hemos pasado un fantástico fin de semana disfrutando de sus instalaciones y de una visita a l’Ametlla de Mar, uno de los muchos atractivos de la Costa Daurada.

#ametlla de mar#cataluña#españa#Europa#Playas#puertos

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *