Palencia, el Canal de Castilla y retazos de historia hispánica

En una de esas escasas tardes que uno puede dedicar a documentarse para un futuro viaje, lo que comenzó siendo simple curiosidad por la historia del Canal de Mediodía (o Canal du Midi), que atraviesa buena parte del sur de Francia, derivó en indagaciones para conocer más canales navegables artificiales europeos, luego prosiguió con un sano interés por el Canal de Castilla y finalmente aposentó un topónimo en mi lista de visitables a futuro: Palencia.

Esclusas del Canal de Castilla
Esclusas del Canal de Castilla. Cortesía de Turismo de Palencia

Palencia es hoy en día una de las ciudades más importantes de Castilla y León, con una población que ronda los 80.000 habitantes y un marcado carácter industrial. No obstante, su rico pasado histórico y el hecho de no ser un destino turístico de primer orden la hacen atractiva para mí en una futura visita. Sus primeros habitantes conocidos, los vacceos, y posteriormente sus conquistadores, los romanos, la denominaron Pallantia –la meseta– en referencia a su orografía plana. Desde entonces la han habitado distintos pueblos con sus problemas, ilusiones y proyectos de sociedad. ¿Cuál es el poso que ha quedado de todo esto en la Palencia del siglo XXI?

Aunque creo que más productivo que perdernos en una pregunta tan complicada de responder, será fijarnos en las historias aisladas que nos hablan de esta tierra castellanoleonesa. Y porqué no comenzar por las vicisitudes de la construcción de una de las obras más importantes de la España de la Ilustración, el Canal de Castilla.

El Canal de Castilla

Junto con el Canal del Garona, el Canal du Midi logró cumplir el sueño de personajes como César Augusto o Carlomagno de conectar las costas atlántica y mediterránea de Francia a través de un canal navegable, aunque fuera bastantes siglos después de su visión. En España su equivalente fue el Canal de Castilla, y en menor medida el Canal Imperial de Aragón, ambos construídos en el siglo XVIII. El primero fue un intento tardío de la corona española de corregir uno de los grandes problemas de infraestructuras que impedían al país competir de tú a tú con las otras potencias mundiales, promoviendo la prosperidad económica de una de sus regiones más importantes a través del transporte de productos de Castilla a los puertos del norte de España y de allí a otros mercados.

Corría el año 1751 cuando el joven ingeniero francés Carlos Lemaur de la Murere fue llamado por el Marqués de la Ensenada con el fin de acometer el proyecto más importante de ingeniería civil de la España ilustrada. Nada de extrañar, puesto que el país estaba realmente escaso de ingenieros, todo lo contrario que franceses e ingleses que ya habían llevado a buen termino magnas obras civiles en su pasado reciente. 

La ambiciosa y costosa empresa, auspiciada por el ilustre ministro español, consistía en diseñar y construir el Canal de Castilla. El canal navegable, que se compondría de cuatro ramales –finalmente tres–, recorrería parte de las provincias de Burgos, Palencia y Valladolid, a lo largo de 207 km. con una anchura de entre 11 y 22 metros y un total de 49 esclusas para salvar el desnivel. 

Carlos Lemaur no se amedrentó ante el reto, y en 1751 comenzó los estudios previos y de viabilidad del proyecto, para arrancar con la obra propiamente dicha en 1753.

El ingeniero francés decidió comenzar por el ramal que discurriría por el terreno más llano, el Canal de Campos, donde se pudo trabajar durante 18 meses de manera ininterrumpida, construyéndose unos 27 km. del mismo. Pero el Marqués de la Ensenada fue destituido en 1754 y las obras se mandaron paralizar, aún así dio tiempo a que Lemaur nos dejara sobre el canal el armonioso puente de la Venta de Valdemudo. Situado junto a la Venta que le da nombre, en el término municipal de Becerril de Campos, es en opinión de muchos el puente más hermoso de todos los del Canal de Castilla. En la actualidad se encuentra cerrado al tránsito de vehículos y sólo puede ser utilizado por peatones y bicicletas.

Puente Venta de Valdemudo
Puente Venta de Valdemudo. Fuente: GP Canal de Castilla

Lemaur era talentoso y no estaba exento de ironía, pues se conoce que más adelante diría: ‘…Ya en España conocí una de las mayores paradojas que la historia pueda encerrar: un imperio hecho por un país sin hacer. Aquí no había ingenieros con experiencia en la construcción de vías hidráulicas…’

Así pues, los giros políticos de la corte española y la constante preocupación por los enormes costes de la obra hicieron que el ingeniero hubiera de abandonar un proyecto que tardaría otros 96 años en completarse.

Un proyecto nacido para morir, o casi

Como decíamos, no fue hasta 1849 que el gran proyecto del Canal de Castilla pudo finalmente completarse tras muchas vicisitudes, y finalmente cediendo la explotación del canal a una empresa privada durante 70 años, la Compañía del Canal de Castilla. Aunque la navegación por el canal comenzó a finales del siglo XVIII, la época de mayor esplendor fue entre los años 1850-1860, cuando las barcas que surcaban el Canal superaban las 350. Entonces llegaría la línea de ferrocarril entre Valladolid y Alar del Rey, con un trazado casi paralelo al del Canal de Castilla, acabando de un plumazo con la razón de ser la gran obra hidráulica. No obstante, su cauce sigue generando desde entonces desarrollo económico e industrial en las localidades por las que discurre el canal, y en última instancia se ha convertido en un atractivo turístico de primer orden para Palencia, tanto por su valioso legado arquitectónico como por convertirse en una manera original y placentera de recorrer estas tierras castellanoleonesas.

Canal de Castilla
Canal de Castilla. Cortesía de Palencia Turismo.

Navegación turística por el Canal de Castilla

En la actualidad disponemos de dos barcos turísticos para navegar por el Canal, son el “Marqués de la Ensenada” y el “Juan de Homar”. El primero se encuentra amarrado en el término municipal de Herrera de Pisuerga, en el Norte de la provincia de Palencia. El acceso se realiza junto a la Presa de San Andrés del Canal de Castilla, punto desde donde parte su recorrido turístico.

Barco "Marqués de la Ensenada" del Canal de Castilla
Barco “Marqués de la Ensenada” del Canal de Castilla. Cortesía de Turismo de Palencia

El “Juan de Homar” se encuentra en la localidad de Villaumbrales, en el embarcadero ubicado junto al Museo del Canal de la misma localidad. Tenéis más detalles sobre horarios y precios en la sección al efecto de la web de Turismo de Palencia.

Barco "Juan de Homar" del Canal de Castilla
Barco “Juan de Homar” del Canal de Castilla. Cortesía de Turismo de Palencia

¿Queréis conocer más atractivos turísticos de Palencia? Podéis descubrir qué ver y qué hacer en la desconocida Palencia a través de los ojos de una viajera empedernida, varias propuestas para una ruta por el románico y otros atractivos de Palencia en la web de Guías Viajar o un divertido artículo sobre películas que se podrían rodar en Palencia por Viajes, Rock y Fotos.

sidebar:ciudad:palencia

#canales#españa#turismo fluvial#valladolid

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *