Paco Elvira, una foto a través de tu mirada

Paco Elvira, una foto a través de tu mirada

Este es un humilde post de homenaje póstumo a nuestro amigo Paco Elvira, quien nos dejó el pasado fin de semana tras un lamentable accidente en las costas de El Garraf, mientras ejercía la actividad que más le apasionaba en la vida, la fotografía. Descansa en Paz Paco, te echaremos mucho de menos y te recordaremos siempre.
Paco Elvira en Jaén, noviembre 2011
Paco Elvira en Jaén, noviembre 2011

Te conocí en el aeropuerto del Prat, en tu Barcelona querida. La primera vez que te vi estabas allí sentado, sonriendo, con una taza de café entre las manos. Yo llegaba con mala cara por haber madrugado más de lo habitual esa mañana fría de noviembre y, al encontrarme con tu sonrisa, reconozco que me cambió el estado de ánimo. Nos íbamos a Jaén con un grupo de compañeros, grandes periodistas y fotógrafos del mundo de los viajes, invitados por Rafa Pérez y la Diputación de Jaén. Había renunciado a un viaje a Venezuela solo para conocerte a ti y a algunos compañeros más de los que había oído hablar mucho y muy bien. No pude haber hecho una mejor elección, porque aquel viaje, entre disparo fotográfico y tweet, resultó ser todo un éxito y la pequeña semilla de la que nació lo que más tarde se convertiría en un gran aliciente en mi vida: la aparición de los Travel Inspirers. Tú fuiste uno de ellos. Siempre curioso, siempre amable, siempre conciliador. Siempre expectante por aprender y por conocer un poquito más de este inmenso mundo que tantas alegrías y buenos momentos nos da y de los que supimos disfrutar contigo al 100%. A tus sesenta y pocos años, parecías más que el profesor el alumno, el que estaba dispuesto a aprenderlo todo de los demás, con esa mezcla de humildad y de categoría que solamente tienen los grandes maestros. Transmitías esa seguridad que todos los que empezamos necesitamos tener de hacernos creer que eres el mejor en lo tuyo y nos hacías sentir que siempre estabas aprendiendo de nosotros, cuando en la mayor parte de las ocasiones era por supuesto todo lo contrario. Coincidí contigo durante dos años que han sido posiblemente los más enriquecedores de toda mi vida, y en los que me propuse absorber como una esponja todo el conocimiento que pude recibir de grandes personas que tuve la suerte de que se cruzasen en mi camino: tú fuiste una de ellas. Hoy, al enterarme de la triste noticia, solo puedo celebrar el haber sido privilegiada por haberte conocido y haber sabido aprovechar todo el tiempo que me fue posible pasar a tu lado. Fuiste una de esas personas que, posiblemente sin saberlo, conseguiste traer un poco más de paz y de inspiración a mi vida. Y espero que, desde donde estés ahora, me la sigas trayendo. Puede que esto no sea más que una gota en medio del océano. O de ese mar Mediterráneo que te vio nacer y te acogió con sus caricias durante tus últimas horas de vida. O puede que simplemente sea, como a mí me gustaría recordarte siempre, la belleza de nuestro admirado Taj Mahal: una lágrima en la mejilla de la eternidad. Una exquisita instantánea que durará el resto de tu vida. Para ti esta foto hoy, amigo, compañero, maestro.

Doris

Paco Elvira, en busca de la siguiente fotografía

Paco Elvira en un blogtrip a Casablanca, noviembre 2012
Paco Elvira en un blogtrip a Casablanca, noviembre 2012

De las pocas fotos que tengo de Paco Elvira, ésta es la más fiel a su persona: trabajando, siempre fotografiando.

Fue en un bar del barrio de Gracia de Barcelona que conocí a Paco. Allá nos juntamos él, Rafa Pérez, Jose Luis Sarralde, Quique Cardona y un servidor para comenzar a dar forma al colectivo Travel Inspirers. Cuando salí de nuestra reunión, recuerdo perfectamente la impresión que me dejó Paco, un tipo extremadamente educado y observador que prefería escuchar atentamente antes de manifestarse, toda una rareza en estos tiempos que corren. Ya me pareció una persona entrañable nada más conocerle, tal era el halo que desprendía.

Con el tiempo había llegado a conocer más facetas de Paco Elvira: siempre afable, sencillo y divulgador, trabajador incansable, en constante búsqueda de la siguiente foto. Y cuando la encontraba, si tenía que hacer parar el vehículo donde lo llevaban en un blogtrip, no dudaba en hacerlo como nos contaba en esta entrada. Viendo a Paco trabajar en otro blogtrip a Casablanca aprendí que un gran fotógrafo no aparece, dispara una foto inspirada y se vuelve por donde vino; no, para ser un gran fotógrafo como Paco Elvira hay que ser observador y disciplinado, trabajar mucho, estar alerta y renunciar a todo lo demás; hay que tener siempre hambre de conseguir una instantánea mejor, como hacía él. Paco no necesitaba de equipos caros y sofisticados, una Nikon de gama baja y un objetivo 18-55mm del kit o un móvil le eran suficientes para ejercer su magia. Él era inspirador sin pretenderlo, y ha dejado huella en centenares de personas como se está demostrando en estos días tan tristes. Parece fácil, pero muy pocas personas pueden decir lo mismo cuando se van.

Último tweet de Paco Elvira
Último tweet de Paco Elvira

Se da la triste circunstancia de que el último tweet de Paco Elvira (casualmente, su tweet número 10.000) fue para mí, reconfortándome ante algunas críticas a mi artículo sobre fotografía callejera en Barcelona. Paco era siempre así de amable, así de generoso y de buena persona.

Pero no es nada reconfortante que nos haya dejado tan pronto, Paco Elvira tenía tantas cosas que hacer y que aprender, tantos proyectos en marcha… Ya te echamos mucho de menos, ja et trobem a faltar.

Manuel

Publicado por Doris

Muchas cosas no se pueden averiguar pensando, hay que vivirlas (Michael Ende)
8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *