Nueva York: Consejos prácticos básicos

Nueva York: Consejos prácticos básicos

Llevas días o semanas descubriendo una ciudad y, cuando ya te toca volver, es justo cuando empezabas a conocer sus trucos y su guía de supervivencia. Todo el tiempo invertido en investigar, averiguar, comparar, equivocarse, probar alternativas; en transporte, comida, precios… Eso en una megaciudad como Nueva York se agrava y, con según qué cosas en la gran manzana, puede resultar un verdadero caos.

No te pierdas y ahorra tiempo: viaja a Nueva York con unas cuantas lecciones aprendidas. Aunque básicos, estos apuntes te ayudarán.

 

Transporte

Si quieres probar la experiencia, coge un taxi alguna vez. Pero ahorrarás mucho dinero si compras una MetroCard, que sirve tanto para el metro como para el bus. La MetroCard, que se puede comprar en las máquinas de cualquier estación de metro, ofrece varias opciones: cargar y recargar por tiempo o por cantidad.

Si vas a hacer muchos viajes, conviene coger la opción de recarga por tiempo “Unlimited ride”. Puedes cargar para 7 días ($31) o para 30 días (si es que vas a estar tanto tiempo). Si calculas que no vas a hacer muchos viajes, la puedes cargar por cantidad (Pay-per-ride). Sale un poco más barato que un billete sencillo ($3) pero con lo que realmente ahorrarás será con la “Unlimited Ride”. Además, puedes recargar la misma tarjeta que compraste la primera vez, por la que te cargan $1 cuando la obtienes.

Incluso podrás comprar la MetroCard una vez llegues con el Air Train a la estación Jamaica Center desde el aeropuerto JFK. Para ver qué ruta debes coger desde allí hasta tu alojamiento, puedes consultar todas las líneas de metro en la web oficial de MTA. En lo que respecta al viaje específico desde el aeropuerto, decídete por taxi o metro según la comodidad que quieras para transportar tus maletas. Piensa que prácticamente ninguna estación de metro está adaptada en NYC. Es lamentable, pero es así. A muchos andenes solamente se accede por escaleras desde la calle. Son pocas estaciones las que disponen de ascensor y, aún más raramente, de rampas adaptadas (Penn Station o Times Square son una excepción, y tampoco para todas las líneas que ahí confluyen).

Los cambios en el metro te pueden llegar a desquiciar. Lo bueno del transporte en NYC es que funciona las 24 horas del día. Lo malo: que hay tantos cientos y cientos de kilómetros de vías construídas que siempre hay obras en algún punto de la ciudad. Normalmente las obras se realizan por la noche y en fin de semana, con lo que es entonces cuando las líneas sufren cambios. Hay que estar muy atentos a los carteles que se cuelgan por los andenes. Ahí te informan de los próximos cambios: paradas que se saltará el tren de esa línea, la próxima parada donde podrás hacer transbordo y las horas afectadas. En serio, estate muy atento/a y no acabes en el Bronx por error como yo durante mis primeros días de novata en NY.

No todas las bocas de una parada te llevarán al andén al que quieres acceder. Algunos no están comunicados por dentro así que si te equivocas, deberás salir a la calle de nuevo, cruzarla y entrar por la boca correcta (o vas Uptown o vas Downtown, normalmente es tan sencillo como leer eso). Lo peor: que si ya has pasado el billete en el otro andén, no te dejará volver a pasarlo hasta pasados 15 minutos. De nuevo: ¡atención!

Un apunte importante más en cuanto al transporte. La app que me salvó la vida en NY es Citymapper. La más fiable, la más usable… y la que tiene en cuenta los cambios por obras, averías o incluso actuaciones policiales (en serio, a menudo cierran toda una estación con los consecuentes atascos de trenes). A Google Maps le faltaba tener en cuenta esta inmediatez con las incidencias. Y bendito sea el descubrimiento, porque Citymapper también está disponible para otras ciudades, entre ellas Barcelona 😉

DSC_0892

Dinero

En muchos sitios no aceptan pagar con tarjeta, por eso conviene llevar efectivo siempre. Si no quieres arruinarte con las comisiones de los bancos y llevas tu tarjeta de débito de algún banco de estos enrollados que no te cobran su comisión (con EVO funciona lo que viene a continuación, con otros ya no sé), podrás sacar dinero de los siguientes bancos sin ninguna comisión del banco americano en cuestión (que están, por cierto, entre 3 y 5 dólares). Es decir, ni comisión por su parte ni comisión por parte de tu banco. Son:

  • Popular Community Bank
  • City National Bank

Hay varios cajeros de estos dos bancos por toda la ciudad. Una simple búsqueda en Google Maps o en Citymapper te señalará los más cercanos a tu ubicación. Si hay un tercer banco que permita sacar dinero de manera gratuita, lo desconozco ahora mismo.

Tips, tips, tips… El país de las propinas. Aunque te acabe asqueando el sistema, es lo que hay. Busca “Tip calculator” en tu móvil y descárgate una de las decenas de apps que hay para hacer el cálculo rápido. No es una leyenda: una propina por debajo del 15% del ticket significa que has recibido un servicio malo. ¿En serio? ¡Si recibo un servicio malo no debería dejar nada! Pues sintiéndolo mucho, en EEUU esto es así. Una propina a partir del 18-20% se considera lo mínimo en caso de estar mínimamente contento/a con la atención. ¿Que lo que quieres es ahorrarte las propinas? Pues ve a servicios de comida rápida y no cojas taxis. Aunque incluso en los McDonald’s o en los Subways tienen su bote de “tips”. Allá tú…

Telefonía móvil e Internet

Ahora por fin se puede comprar una tarjeta de prepago con llamadas y 3G incluidos. La tarifa plana más barata y básica que encontré fue la de GoSmart, por $35. Así me olvidé de estar constantemente buscando una Wi-Fi pública. Hay tiendas de telefonía por toda la ciudad, así que ese tema tampoco es problema. Eso sí, hay que tener en cuenta que la tarifa es mensual, así que si tan solo vas a estar unos días, la decisión es tuya. Por toda la ciudad hay puntos Wi-Fi públicos, como en Bryant Park, e incluso en muchas de las paradas de metro, que tienen la red con nombre “Transit Wireless Wi-Fi”. Podría enumerar puntos que tienen Wi-Fi gratis, pero no acabaría nunca. Lo mejor es buscar redes en el mismo lugar donde la necesites, normalmente ya salen unas cuántas.

Comida

Un punto que nunca acabaríamos tampoco. Tan sólo decir que no te preocupes por los horarios americanos que difieren con nuestro horario mediterráneo. En Nueva York siempre hay sitios abiertos y no son tan estrictos como para almorzar a las 12 a rajatabla y cenar a las 18h. Simplemente hay que informarse un poco antes de ir a comer a un sitio concreto, pero siempre habrá por las calles food trucks (los puestos de comida callejera) y muchos sitios abiertos todo el día.

Si quieres café con leche como el habitual que tomas aquí, pide un regular coffee. Bueno, como el que tomas aquí seguro que no es en cuanto a calidad, pero es la manera de pedirlo para los neoyorquinos. Ahora se está poniendo de moda en Nueva York el “cortado”, escrito y pronunciado tal cual. De momento es algo muy hipster pero a ver si es verdad y se extiende la moda, porque las cantidades en todo lo que respecta a comida y bebida son realmente descomunales.

Si quieres comer un poco sano y no volver de allí con acidez y unos cuantos granos en la cara, en los supermercados de comida orgánica (ecológica) tienen también mesas donde puedes comer la comida que has comprado en la tienda. Whole Foods y Trader Joe’s son los más conocidos, aunque hay tiendas de comida orgánica por toda la ciudad. Ten en cuenta, sin embargo, que si ya la ciudad es cara, comer “sano” allí lo es mucho más.

DSC_0482

Pases turísticos

Si te gusta planificar tu viaje, te encantarán las opciones del NY Pass y el NY City Pass. Ahorrarás mucho dinero pero no ahorrarás en colas, aviso. Ambos productos prometen que harás una cola aparte y te evitarás las grandes colas en las atracciones más célebres de la ciudad, pero la realidad es que ahora ya tooooodo el mundo lleva un Pass o el otro, así que verás tanta o más cola como en la otra cola general. Aun así, merece mucho la pena pillar un Pass. Cuál de los dos elijas ya depende de las atracciones que quieras ver y el tiempo del que dispongas. ¡Ah! Por cierto, en el momento de escribir estas líneas, el One World Trade Center, cuyo mirador se puede visitar, aún no forma parte de ninguno de los Pass. Supongo que lo incluirán con el tiempo.

Aseos públicos

Un último apunte que me parece interesante a pesar de su escatología: baños públicos por los que no te cobrarán ni un dólar ni donde necesitarás hacer una consumición mínima. Los hay a montones, pero señalaré solamente algunos que recuerdo por comodidad y limpieza: la mayoría de Starbucks (aunque no todos, ojo), el Hard Rock Café de Times Square, las tiendas de Victoria’s Secret (el mejor y más limpio, por cierto), los del Washington Square Park, los de los grandes almacenes y centros como Macy’s, Bloomingdale’s, Eataly y The Oak Room (en la 59 delante de Central Park, sitio al que hay que entrar sin miedo aunque parezca a primera vista que es un hotel y te vayan a llamar la atención. Simplemente entra y baja las escaleras).

Teniendo en cuenta todo esto, ya tienes medio tiempo ahorrado de todo el que se pierde (mejor dicho, invierte) cuando descubres una ciudad. Tampoco tiene más: organización, organización, organización.

Eso y, si no sabes algo, ¡pregunta! Ya es hora de erradicar la fama de ariscos que tienen los neoyorquinos. Claro que los hay, pero es también uno de los sitios donde he encontrado más amabilidad y predisposición a ayudar al visitante.

sidebar:ciudad:nueva york

Continúa leyendo la serie 'Nueva York'Conocer el New York (casi) gratuito (parte 2)  

#América#EE.UU#Estados-Unidos#New York#Nueva-York#NYC#USA#viaje-a-nueva-york

Publicado por Diana Campo

“No se viaja para escapar de la vida. Se viaja para que la vida no se escape”. Cuando Diana leyó esto algo hizo click para siempre. Enamorada del mar y las playas de ensueño, sólo le gusta madrugar cuando está de viaje.
1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *