Me paso a la fotografía analógica

Me paso a la fotografía analógica

El verano pasado volvimos de una semana de crucero por los fiordos noruegos con muchas sensaciones, experiencias y grandes recuerdos. También con más de 2.000 fotos.

Durante ese viaje mi Nikon D300 disparó más de 1.700 veces, más otras 500 fotos que obtuvo la Nikon D40 de Ana Belén. Todas en formato RAW, recuerdo que cada noche me sentaba un par de horas a editar las fotos de la jornada, borrando las instantáneas borrosas, las seis tomas repetidas para una misma foto, levantando luces, aplicando contraste y saturación en unas fotos que en RAW siempre se ven planas, etc. etc.

Mismo proceso para otras fotos, en otros viajes.

Ahora que lo pienso, he perdido incontables horas editando fotos en el ordenador durante mis viajes de los últimos años. La clave está en el durante, son horas que, con la perspectiva del tiempo, me da rabia no haber dedicado a estar más presente en el viaje y menos en el material que estaba recopilando. Después, en casa, he seguido invirtiendo tiempo para reducir el número de fotos y editar las finales, con el agravante de que al tener varios ordenadores, nunca sé dónde está la copia final y acabo teniendo que repasar 8 carpetas de fotos con nombres como ‘Noruega finales Manuel‘, ‘Noruega edit 10-8-2012‘, ‘Noruega finales HOY‘, ‘Noruega JPG blog‘, etc. Y todavía sigo en ello, en el caso de Noruega no he bajado todavía de 700 fotos; ahí sobran 500 al menos, pero no consigo tiempo para seguir con el proceso, y las fotos y los viajes se siguen acumulando…

Leica CL
Mi última cámara de fotos, una Leica CL analógica de 1974

Total, que me he cansado de esta dinámica y quiero disfrutar la fotografía de otra manera: me paso a la fotografía analógica, a comprar y a revelar carretes. En 2013 quiero disparar muchas menos fotos, quiero confeccionar con más cuidado cada una, dejar de mirar una pantalla de 3″ para validar/borrar cada vez que tiro una foto. Quiero fotografiar slow, llegar a la habitación del hotel y relajarme, leer un libro, qué se yo. Quiero no saber qué fotos he hecho de un viaje hasta que las revele una semana después, también quiero una copia maestra, una prueba tangible y duradera de las fotos, en forma de negativos. Quiero probar a revelar las fotos en blanco y negro en casa, y descubrir esa sensación de satisfacción que dicen experimentar todos los que lo hacen. Después escanearé las que más me gusten y algunas hasta las publicaré en 3viajes.

Dicen que los negativos guardan una latitud y un rango dinámico superior a los sensores digitales. Que el grano de la película es bonito, que las fotos tienen textura. Dicen que el color de piel es más natural en una foto analógica… Todo esto lo quiero experimentar a lo largo de este año.

Ayer compré una Olympus Stylus Epic en Ebay. Es full frame, con un objetivo fijo 35mm f2.8 luminoso y de reputada calidad por… 75€. Acompañará a mi Leica CL actual, o muy posiblemente, a una Leica M6 que pasaría a ser mi cámara principal durante años actualización 2017: con los años he cambiado unas 60 veces de cámara, algunas las he revisitado hasta tres y cuatro veces (Leica M2, Konica Hexar AF), ídem con los objetivos (Leica Summilux 35mm pre-asph, Minolta m-rokkor 40mm, etc.) y los formatos (formato medio, paso universal, medio formato)… En ese sentido, el viaje está resultando ser demasiado distraído (y caro).

olympus stylus epic
Olympus Stylus Epic, Flickr de @1xSHOT

Es de carrete, por supuesto, pero ¿cuánto cuesta una full frame digital con una calidad de fotos equivalente? Más de 1.000€. Pero lo que me llama la atención no es el tema económico, sino que de repente se abre ante mí un mundo nuevo de posibilidades en cuanto a equipo fotográfico analógico de diferentes formatos y gran calidad. Me encantaría probar el formato medio con negativos cuadrados de 6×6, por ejemplo con una Mamiya 6 o una Rolleiflex de hace 50 años… Hay mucha gente que sigue disparando película con estas cámaras, con resultados increíbles, sólo hay que buscar un poco en Internet para comprobarlo.

Pues en esas estoy estos días, vendiendo todo mi equipo digital y confeccionando mi equipo analógico para este año y los que vengan. ¡Ojalá que obtenga con él nuevas fotografías de viajes que me inspiren!

#camara-de-fotos#fotografia#noruega

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
37 comentarios
  • Quizás es que yo no edito fotos… sin embargo, un momento bonito de los viajes es seguir disfrutándolos en casa viendo y clasificando las fotos (los millares de fotos) disparadas. Para mí es la segunda parte del viaje y me ayudan a mantener en el recuerdo cada uno de los instantes del viaje.

  • Cuántísima razón tienes!! Yo echo de menos llevar carretes a revelar y recogerlos con ansía para ver cómo quedaron las fotos y comentarlas!!
    Estoy por desempolvar yo también mi cámarita analógica que mi madre no para de decirme que venda y que yo me niego :p
    Un abrazo!

  • Yo no soy hijo de la fotografía analógica pero sé perfectamente el tiempo que lleva la post-producción (y cada vez lo llevo peor). Siempre me digo, dispara con cabeza, dispara con cabeza, dispara con cabeza…. 😉

  • Por fin alguien se quita la venda de los ojos y empieza a disfrutar de lo maravillosa que es la fotografia.
    No todas las razones para hacer una actividad deben de ser economicas (tanto monetariamente hablando como de tiempo), a veces el pausarte a contemplar algo y elegirlo con tino tiene su recompensa.
    Que no decaiga!!!.

  • Empecé mis andaduras en mundo de la fotografia, a la temprana edad de 8 años, con una Agfa Silette, sin fotómetro ni telémetro, calculando todo por estimación. Desde entonces, he ido teniendo otras cámaras, pero todas ellas analógicas. Nunca he tenido una cámara digital ni creo que la tenga, porque no me va a aportar, lo que me aporta una analógica y que por nada del mundo cambiaría.

    Uso cámaras de formato universal, medio formato, formatio medio (que no es lo mismo), gran formato, color, blanco negro, diapositivas, negativos… todo menos digital.

    Un saludo.
    Juan. (Retroimagen)

  • ufff, menudo paso…
    Yo tiro en analógico mucho también, y como fue con lo que me crié tal vez me haga no fotografiar compulsivamente. En los 18 meses de vuelta al mundo que me hice creo que fueron solo 15.000 fotos. Si comparas con tu semana de Noruega es nada.
    Yo me pienso las fotos, proceso muy pocas, solo si se va a usar en algo… también voy muy slow, que se dice ahora. No se.
    Tengo polaroid, una holga, medio formato y unas cuantas 35mm de todo tipo, y me gusta mezclar, ¿has probado el “picture through the viewfinder”? (busca en google), ya verás que texturas tienen esas fotos digitales.
    Pos eso, que para mi una cosa no quita la otra, las mezclo, las disfruto… vamos, para mi la fotografía está en ti, no en la cámara, por eso me gustan tanto las Lomo, jejeje.

    Disfruta!

  • Hace un año y medio tome la misma decisión que acabas de tomar tu. Y cada día disfruto mas disparando menos! Es mágico!

    Revelo en casa y positivo con ampliadoras en un laboratorio. Las copias en papel son impresionantes, algo que a muchos se nos había olvidado con tantos megapixeles perdidos en una pantalla de ordenador!

    Disparo en 35mm y en formato medio.

    Vas a disfrutar infinito!

    Un saludo!

  • Muchísimas gracias por vuestros comentarios 😀

    Que conste que no tengo nada en contra de la fotografía digital, ni quiero convencer a nadie de hacer algo similar. Simplemente, me apetece ir por otro camino y experimetar esta manera más pausada de hacer fotografía. Y para cuando vuelva o compagine las dos, en un futuro, espero volver diferente y entender y disfrutar la fotografía digital más que ahora.

    ¡¡Gracias por vuestros ánimos!!

  • El 90% de mis fotos son en película. La verdad es que no me gusta medir la fotografía por tiempo, latitud, grano, etc. Tengo la suerte de disponer de un pequeño laboratorio y la liturgia desde que sacas la foto hasta que cuelgas la copia en la pared… no es comparable a nada.
    ¡Ánimo con el carrete!

    Un saludo.

  • Pues bienvenido al mundo de la fotografia con alma. No hay nada mas satisfactorio que sentarte a ver las fotos que aun no has visto y que hiciste varias semanas antes de un buen viaje. Revives de nuevo todo.

  • Manuel, entiendo esa inquietud, pues es muy importante trastear…

    Y te lo dice alguien que empezó con la afición de la fotografía con las diapositivas y un laboratorio de blanco y negro en un cuarto oscuro en casa (aún conservo en el trastero una caja con todo el equipo)

    Pero creo que voy a contracorriente del post y los comentarios, pues yo estoy muy contento con la fotografía digital. Es más, para mí ha sido un antes y un después; volver atrás sería como aparcar el coche y moverme con un carro.

    Lo importante, sea analógica o digital, es hacer buenas fotografías, buenas composiciones, buenos juegos de color o sombras, que transmitan, que llamen la atención. O sea, aprender a fotografiar, no a tirar fotografías.

    Y el mundo digital da unas posibilidades increíbles, sin necesidad de dedicar horas y horas y horas a tratar fotos. Pero insisto, entiendo perfectamente que gente más joven como tu tengáis la inquietud del mundo analógico.

    Un abrazo

  • José Luis, está muy bien tu comentario porque se echaba de menos un contrapunto al resto, que hasta ahora provenían todos de la pasión por el mundo de la fotografía analógica (quizá la digital es que no despierta esa misma pasión!!).

    Mi problema con la fotografía digital no está relacionado con la calidad de los resultados, ni con que me entorpezca en plasmar la poca visión fotográfica que pueda tener en la actualidad. Para eso, digital o analógico cumplen su cometido.

    Mi problema es con la inmediatez de lo digital, que me dificulta estar más presente en los viajes, y con la gestión de las fotos resultantes. Además, hay un mundo de cámaras analógicas maravillosas ahí fuera que nos estamos perdiendo, que no tienen su correspondencia en el mundo digital (tipo Rolleiflex) o que son brutalmente caras (tipo digitales de medio formato como PhaseOne). Yo quiero experimentar la fotografía con algunas de estas cámaras venerables. Creo que mi forma de trabajar la fotografía mejorará con ello.

  • Efectivamente, es bueno trastear y experimentar. Yo lo hice…y lo sigo haciendo, y sigo aprendiendo (ahora creo que hago mejores fotos que hace solo un año)

    Pero la agilidad que te da la fotografía digital para nada la tienes con la analógica, al menos para lo que yo utilizo las fotos.

  • Entiendo tu postura, pero creo que es más eso: postura que formato. Desde que existe la fotografía siempre se han podido “editar” las imágenes en el cuarto oscuro. El proceso que hoy se puede llevar horas para editar miles de imágenes hace años era impensable por tiempo, pero no porque no se pudiera hacer.
    Comencé con digital y pasé después a analógico (diapositivas) para volver a digital. Lo importante no es lo que puedas hacer, sino lo que tú decidas hacer. Con una cámara digital también se pueden “limitar” los disparos a un carrete de 36 cada dos días… que puedas hacer miles de fotos no implica que tengas que hacerlo. Lo mismo con el postprocesado, que puedas retocar cada foto y arreglar cada detalle, no implica que tengas que hacerlo. Es más, tampoco hace falta ver las fotos en “directo”. Con una digital también puedes hacer las fotos sin revisar y verlas por primera en la pantalla de tu ordenador a la vuelta…
    Entiendo tu cambio al slow pero no creo que pasar de digital a analógico sea la clave. Haciéndolo así sólo te “obligas” a cumplir con tus propósitos, no a seguirlos…
    De todas formas, las fotos seguirán siendo muy buenas 🙂

  • Manuel,
    ¡Valiente decisión! A ¡contra corriente!
    Yo estoy bastante con Jose Luis en su “defensa” de lo digital.
    Para mi no es la tecnología, sino cómo la usamos, la fotografía en sí, no el soporte. Se puede ir con una digital y no mirar la pantalla cada vez que se saca una foto (de hecho, viene bien, así no gastamos tanta batería), se puede no gestionar las imágenes hasta que regresemos del viaje (como si lleváramos carretes, que no se revelan hasta que hemos vuelto)… lo inmediato puede eliminarse… aunque cuesta, esa es la verdad. Porque ya que he sacado una foto… ¿porqué no mirar a ver si me ha quedado bien, o como yo quería?
    En fín, que es una decisión valiente e interesante. Eso sí, cara. Los carretes limitados, el revelado (salvo el manual en B/N) es caro, el escaneado de calidad mucho más… y si quieres publicar fotos o algo… poca gente espera ya negativos o diapos…
    Lo bueno de lo digital es que se tiene el control de casi todo el proceso de revelado, tratando el raw, ajustando temperaturas, reencuadres, alineaciones, etc… cosa que con lo analógico recae en el laboratorio que procese las fotos o en tu trabajo en el cuarto oscuro…
    Ya nos irás contando, al menos las cámaras que te has comprado son Fórmula 1… de haber sabido que dabas este paso te ofrecía mi Contax G2, que está aparcada a la espera de alguien que la quiera tanto como yo lo hice un día…

    • Qué curioso Pablo, no recordaba que hablabas de tu Contax G2 y he acabado teniendo una (¡estoy encantado con ella!). Mis ultimas fotos publicadas, las del post de ruta por Bolonia y Verona, están tomadas con ella y el biogon 28mm.

      Sigo con la fotografía analógica más afianzado que nunca, y repito que ha sido más decisión personal (realmente creo que hay magia y pureza en el proceso y la fijación de la imagen en la emulsión de la película, versus software que interpreta el mundo real de principio a fin) que económica, donde reconozco que he invertido mucho dinero en escáneres, procesadora (para revelar), carretes (nuevos y caducados) y… cámaras 😉

      Pero no puedo estar más contento con mi decisión!! Disfruto más de la fotografía.

  • la verdad me parece maravilloso que este año quieras disfrutar de la fotografia y hayas podido encontrar una forma de disfrute aun mayor, lo que no termino de entender es por que no hacer lo mismo que planeas este año con una camara digital, para mi es mas un cambio de forma de hacer que de formato de captura lo que nesecita la fotografia, yo hago eventos he llegado a obturar casi dos mil veces en tan solo dos horas, con equipos profesionales varios flashes, radios y lentes, pero cuando salgo a disfrutar de la fotografia solo llevo una nikon d50 con un lente 35mm 1.8 G (52mm en analogico)con solo la tarjeta y bateria puesta. al no ser un lente zoom la ventaja para mi es que estas obligado a componer y no solo hacer zoom y disparar sin pensar. es un equipo muy reducido pueden probarlo, se puede llevar siempre con uno y pasa totalmente desapercibido. ademas de la enorme ventaja de disparar con una reflex, ya pasada de moda pero reflex al fin. toda esta movida de “volver” al analogico, o si usas analogico fotografias mejor es un sin sentido, yo no “edito” fotos en digital, saco fotos en digital, tener que hacerle un post proceso solo indica que as fallado en algo al momento de la toma yo esas las borro en cuanto aparecen por el lcd. el que tiene analogico y esta conforme comprando rollos , revelando, y si quiere subir alguna “escaneando” (ja ja) que siga asi perfectamente, es maravilloso, el que ya adquirio digital y quiere hacer buenas fotos solo tiene que “mirar” por el visor y obturar, si se tomo el merecido tiempo de elegir el balance de blancos, las asas (iso), el lente corrrecto, eligio un diafragma que permita tener la profundidad de campo que refuerze el motivo y una velocidad acorde a todo esto estoy seguro que sera una buena fotografia ya sea con analogico, digital,reflex, compacta, o tan solo un celular (movil).

  • fotografia es fotografia, fotografia es pasion.
    el equipo, formato o como se quiera diferenciar, es solo una herramienta.
    mal fotografo en digital= mal fotografo.
    mal fotografo en analogico = mal fotografo.
    buen fotografo=buen fotografo.

  • @Daniel tienes razón, yo vengo de fotografiar en digital con objetivos fijos (básicamente, el 90% de mis fotos están tomada con un Nikkor 28mm AI-S), siempre enfoque manual y ajustando todos los parámetros a mano. Me ‘curro’ siempre cada foto (a nivel creativo y de ejecución) y no intento disparar a lo loco ni mucho menos (aunque en digital siempre se le va a uno un poco la mano, ¿verdad?).

    Seguiré trabajando las fotos lo mejor que pueda, pero ahora me motiva más hacerlo en analógico. Sé que básicamente una parte de mis quejas se resuelven con más autocontrol, pero al mismo tiempo sé que voy a disfrutar mucho más de la fotografía analógica. But hey, it’s me 🙂

  • Hola Manuel,

    Valiente decisión. Por mi parte, decir que las fotos intento hacerlas lo mejor posible pero una vez hechas no invierto apenas tiempo en procesado, etc. Hago una foto y no cientos. Por tanto, no es un problema de tiempo la fotografía. También es cierto, que influye mi desconocimiento del medio en que no invierta más tiempo del que quizás debiera para obtener unos mejores resultados. Saludos y be #slow my friend!

  • Casi lloro de emoción al ver ahi la vieja Rollei de cajón y doble objetivo, con la que yo aprendí, de verdad, fotografía…..No era mía, me la adjudicaron en el trabajo, así como la llave del cuarto de revelado que tenia una bombilla-semáforo roja y verde, encima de la puerta. Cuidaba de la càmara como una joya preciosa.

    Más tarde, en Londres, me compré, en una tienda de segunda mano, una Yashica que era copia descarada de la Rolleiflex y funcionó bastante bien.
    El viejito de la tienda se resistía a vendérmela, quizás al verme con aspecto demasiado joven y alocado……sniffss….Cuántos recuerdos…De todos modos, me resulta imposible volver a la máquina de vapor, tras descibrir el tren de alta velocidad..y para mi trabajo uso siempre lo digital.

    • Analógico y digital no tienen porqué ser excluyentes, Gorka… ¿Por qué no te animas a disparar de nuevo película a nivel personal, y dejas el digital para el trabajo?.

  • De eso se trata. Para lo urgente y para trabajo, digital. Para reflexionar, disfrutar, experimentar, nada más interesante que la fotografía analógica. No que sean excluyentes, como han dicho, pero es diferente, especialmente en cuanto al Proceso, no al resultado.

  • La pregunta es, ¿cuánto tardará la fotografía analógica en convertirse en artículo de lujo? Lo escaso es caro. Los rollos aumentan de precio, y los revelados, al menos en el laboratorio al que esporádicamente llevo mis 35mm, han aumentado considerablemente de precios. Sigo enamorado de mi Contax G2, y la saco “a pasear” de vez en cuando, aunque no haga ningún disparo…nació para la calle, y le sigo dando el placer de que se “crea” importante cuando miro por el visor….aunque no haga “click”. Un saludo a los que nos gusta la fotografía.

    • Me temo que ya se ha convertido en un artículo de lujo… A 12€ la suma de rollo + revelado, tirar formato medio (como en el caso de la Rolleiflex) sale a 1€ por foto o más… PERO ya no tienes que renovar cámara digital cada 3 años, y por otra parte ¿para qué tirar tantas fotos?

      Una cámara de carrete y un móvil para los experimentos pueden ser suficientes hoy día 🙂

      Un saludo y gracias a todos por comentar.

  • 6 meses después, puedo decir que todavía sigo más enamorado de la fotografía analógica que cuando empecé… Y no veo que haya vuelta atrás.

    La experiencia ha tenido sus claroscuros, como todo. He cambiado muchas veces de cámara hasta llegar a una selección bastante estable: Rolleiflex, Mamiya 6, Leica M2, Horizon Perfekt. Cada una tiene un cometido especial, y salvo la Leica el resto ni siquiera tienen representación en digital…

    He aprendido muchísimo como fotógrafo, hasta el punto de interpretar la luz con bastante acierto, sin fotómetro. Controlo el proceso de hacer una foto de arriba a abajo, para bien y para mal; las diapositivas se ven increíbles una vez reveladas, y los colores tras escanear (he tenido que comprar buenos escáneres) son ricos y vivos sin necesidad de retocar… Escoger la película y el formato (35mm, 120) para cada situación definitivamente forman parte del encanto.

    Total, que un año después no puedo estar más contento de haber cambiado a la fotografía analógica, y las fotos que he publicado en mis artículos desde entonces son analógicas en un 99%.

  • Yo personalmente prefiero la fotografía analógica, tener las fotos, ponerlas en portarretratos, y ver el resultado al final del viaje. Creo que la calidad es mucho mejor y no tengo que imprimirlas en papel especial y con una buena impresora que además se come la tinta en poco tiempo. Me gusta tener el álbum y verlo tranquilamente cuando quiera en lugar de coger y verlas en el ordenador. Las camaras analógicas no necesitan tanta pila ni cargadores, yo tengo una yashica FX3 super 2000, manual con un objetivo zeiss de 50mm 1.4 que hace unas fotos muy buenas.
    Por otro lado, no se qué pasaría si no hubiese electricidad, con una analógica foto segura, no necesita pilas

  • Acabo de encontrar tu blog lo seguiré, y me estoy riendo un montón,pues a mi me pasa igual,quiero volver un poco a lo analógico,y probar con formato medio,y seguir el digital,pero ser mas selectiva.
    No acumular sin organizar,empezar a ver las fotos buenas,si las hay las guardo, las malas ni lo pienso las tiros,y por ultimo quiero una Rolleiflex madre mía que caprichosa ja ja saludos.

  • ….ummmm Acabo de revelar un carrete y no salio’ bien, sin embargo las mismas fotos que hice con la digital, perfectas. Me cabreo’ tanto que dije que vendia mi leica R8 y abandonaba definitivamente lo analo’gico, despue’s de 25 años. Pero cada vez que cojo la ca’mara, me vuelve a enamorar. Lo analo’gico es ir fuera del paso, detener el tiempo… y disfrutar de lo dificil. Es Utilizar el tiempo para mirar.. Aunque a veces eche pestes de ella, no puedo dejarla de lado, aprendi’ con ella y aunque quiera ir con los tiempos el carrete tiene magia.

  • Francisco, dos años después sigo usando cámaras analógicas para todo excepto las fotos que hago con el móvil… Formato medio, 35mm, telemétricas, TLRs, con o sin fotómetro, 100% mecánicas o electrónicas, Leicas, Mamiyas, compactas de 20€…

    Me sigue fascinando el proceso y la conexión física que se obtienen con este tipo de fotografía, da igual que sea más laboriosa de realizar. Esta noche pasada he estado 3 horas procesando 5 rollos de película a color en casa, colgando los carretes, redescubriendo fotos que había tomado hace semanas…

    Una Leica R8 es toda una señora cámara, ya no se fabrican así. Y con un Summicron 35mm, para qué quieres más, ¿verdad? 🙂

    • Buenas Manuel, felicitaciones por el blog. Yo también tiro analógico, pero estoy seriamente considerando darme por vencido a causa del escaneado. ¿Tu qué escáner usas? Yo tengo un Reflecta Crystalscan 7200 y es muy mediocre. Saludos.

      • Hola Ezequiel,

        Te entiendo perfectamente: esa es otra batalla muy dura de luchar. En mi caso, y tras estos 3 años de probar diferentes escáneres, me he hecho con un Minolta Multi Pro para el formato medio con una serie de accesorios que lo sitúan a niveles casi profesionales (ya sabes que un escáner de tambor profesional sigue costando varias decenas de miles de euros…).

        En cuanto a 35mm, tengo un Kodak Pakon que me escanea un rollo entero en menos de 5 minutos con resultados muy satisfactorios, sobre todo a nivel de color.

        Anteriormente he tenido algún Reflecta, Epson o Plustek cuyos resultados no me satisfacían. No te rindas, pero encontrar un buen escáner es básico!!

  • saben de algun lugar en europa, sea españa, holanda u otra ciudad donde pueda conseguir variedad de camaras analogas y lentes obviamente ya usadas (preferiblemente leica). y por otro lado, donde es mas facil conseguir rollos de pelicula, en usa por amazon o en europa, respecto al costo y la variedad. gracias

  • no hay como la foto analoga, yo empece con esa y en verdad que no he logrado acercarme a esos resultados que tenia anteriormente, con lo digital de hoy, claro solo que tenga una super cámara carisma digital, puede ser un poco mas caro ahora lo análogo pero no hay como tener la foto impresa , en fin es cuestión en que la utilizas, trabajo, deportes, familia, viajes etc. saludos y muy buen post

  • Gracias Victor, ya no soy muy dado a evangelizar pues he entendido que se se trata de un viaje y una opción muy personales, y a febrero de 2017 sigo haciendo el 100% de mis fotos en analógico ya sea en 35mm, formato medio o con una estenopeica, en blanco y negro o color… Para mí sigue siendo el proceso lo que me atrae junto con el artefacto final (el negativo, la impresión) que son reales y tangibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *