Marismas de Vigueirat

Marismas de Vigueirat

La Camarga es una vasta zona húmeda situada en el delta del Ródano, al suroeste de Arles y en plena Provenza francesa. Este espacio natural es único en Europa gracias a una diversidad de fauna y flora muy característicos, y a nivel turístico ofrece una amplia selección de rutas y actividades. Hoy daremos un paseo por las Marismas de Vigueirat, una área pantanosa especialmente interesante para los fans de las aves y la naturaleza, pero también para los niños en su descubrimiento de los animales que pueblan este mundo.

La entrada al área visitable de les Marais du Vigueirat se encuentra próxima a la villa de Mas-Thibert perteneciente al municipio de Arles, que pasaremos de largo para adentrarnos por un rectilíneo camino de tierra que, aunque no especialmente bien señalizado para el turista, hay que recorrer en su totalidad para acceder al área de parking y finalmente a la casa en donde se encuentra la oficina de información y el acceso a las marismas.

Una vez recogidos los folletos informativos en la oficina podremos escoger varias rutas a pie o en bicicleta por esta zona pantanosa de La Camarga, de diversa duración y que se centran en diferentes aspectos de la vida natural. Cambian según las estaciones del año y las hay de una, tres y hasta seis horas de duración y algunas de ellas pueden realizarse con guía. En cualquiera de estas rutas descubriremos aspectos del hábitat y del ecosistema tan particulares de estas marismas mediterráneas; algunas se centran en los diferentes tipos de vegetación, otras en el avistamiento de aves y sus nidos o en la cohabitación de flora y fauna autóctonos.

Ruta por las Marismas de Vigueirat
Las zonas pantanosas se recorren por pasarelas perfectamente habilitadas

En nuestro recorrido avistaremos aves migratorias como cigüeñas y y martines pescadores, y ya en las zonas pantanosas, tras el necesario sigilo podremos observar zorros rojos, nutrias roedoras, ranas, tortugas, escarabajos, búhos, libélulas y varias especies de flores autóctonas. Para cuando acercarse no es posible, dispondremos de prismáticos con los que observar a los animales con todo detalle.

Marismas de Vigueirat
Nuestros hijos podrán observar cigüeñas y martines pescadores

También es interesante observar cómo diferentes composiciones de suelo atraen a distintas especies de plantas y animales; en las marismas de Vigueirat hay áreas de suelo expuestas a la salinidad del mar mientras que otras están exentas, dando lugar a interesantes contrastes en la flora y sobre todo a un equilibrio en el conjunto que se ha ido consolidando a lo largo de miles de años.

En este parque natural hay un componente didáctico muy de agradecer sobre todo si visitamos las Marismas de Vigueirat con niños, y es que en varias de las rutas encontraremos juegos interactivos con los que los pequeños podrán reconocer los sonidos de cada uno de los principales animales que habitan la zona, o aprender la cadena alimentaria o descubrir el ciclo de vida de los mosquitos, porqué se alimentan de sangre y quien les come a ellos. Y gracias a unas guías en papel muy completas de cada ruta (en francés, inglés y algunas en castellano) podremos aprender nosotros mismos y convertirnos en interlocutores privilegiados entre nuestros hijos y la naturaleza.

Marismas de Vigueirat
Jugando a conocer los sonidos de los animales de las marismas

Además, recomendamos encarecidamente hacer una parada para comer en el área de picnic, donde aparte de un ambiente natural y tranquilo dispondremos de deliciosos platos con productos naturales y basados en la dieta local mediterránea a muy buen precio.

Marismas de Vigueirat
Deliciosos platos regionales servidos en el área de picnic

Consejos para visitar las Marismas de Vigueirat

El clima en la region de La Camarga es bastante impredecible. De todas formas, en verano es habitual sobrepasar los 30°C de temperatura y llueve relativamente poco, por lo que mejor ir a las marismas preparados para soportar un día de calor. El viento es muy característico (¡2 de cada 3 días son ventosos!) y básicamente tenemos dos: el mistral, seco y frío, normalmente en forma de fuerte viento y el marin que es cálido y húmedo ya que proviene del Mediterráneo. Este viento suele traer lluvias.

Recomendamos a los fotógrafos llevar un teleobjetivo si queremos hacer fotos a las cigüeñas y a las distintas aves que pueblan las marismas, ya que las tendremos que observar desde la distancia para no asustarlas. También tendremos a nuestra disposición prismáticos con los que no perdernos detalle.

Aconsejamos reservar al menos 3 horas para visitar las Marismas de Vigueirat, y tanto mejor si nos quedamos a comer ya que como decimos disfrutaremos de comida sencilla pero extremadamente deliciosa en su área de picnic.

Podemos consultar más información en la web de la Oficina de Turismo de Arles.

#arles#Europa#Francia#la camarga#Naturaleza

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *