Kioto o el sabor del auténtico Japón

La visión fugaz de una geisha caminando a pasos raudos por la calle Hanami-koji es una escena que nadie debería perderse si visita Kioto, la misteriosa capital del antiguo imperio Edo (1603-1867). Refugio y reducto de la tradición del auténtico Japón, suele decirse que es una de esas ciudades a las que hay que viajar al menos una vez en la vida, al igual que Roma, Londres o París. No parece, sin embargo, con la primera impresión que uno se lleva al bajar del shinkansen en la futurista estación de tren de Kioto, construida en acero y metal, y observar los inmensos muros de hormigon fríos y grises, que no obstante esconden tras ellos toda la magia milenaria y el misterio de una urbe que, sin lugar a dudas, al cabo de las pocas horas de callejear por sus barrios llenos de historia y de tradición, acaba convirtiéndose en una visita imprescindible para conocer el auténtico sabor de Japón.

Visión fugaz de dos geishas paseando por Kioto @Maite Pisabarro

Cerca de 2.000 templos sintoístas y budistas

Flanqueada por cerca de 2.000 templos sintoístas y budistas -entre los que destacan algunos de enorme belleza como Kinkaku-ji (Templo de Oro, con reminiscencias del Golden Temple de Amritsar en India), Ginkaku-ji (Templo de Plata), Kiyomizu-dera o Fushimi Inari (en las afueras de la ciudad, pero de visita obligada) – sus costumbres y sus gentes hacen pensar que todavía nos falta por recorrer un largo camino en Occidente para aprender las buenas maneras y el buen hacer de los japoneses.

Templo de Kiyomizu-dera en Kioto @Maite Pisabarro

Jardín japonés en el templo de Rionji, Kioto @Maite Pisabarro

El arte de la contemplación

Quizá una de las mas importantes maneras sea, en pleno ajetreo del siglo XXI y de una forma de vida que solo mira hacia adelante y nunca hacia atrás, el arte de la contemplación. Los japoneses pueden pasarse horas enteras sentados frente a un jardín zen compuesto únicamente por piedras de arena gris y unas pocas rocas en medio, cual si de arena de la playa más maravillosa del mundo se tratase la estampa. El musgo, que cuidan y cultivan como su tesoro más preciado, lo prefieren a la habitual hierba para decorar sus elaborados y primorosos jardines que parecen recién salidos de cualquier revista de decoración. En Japón, esto tiene su máximo exponente en el templo Ryoan-ji de Kioto, cuyo exquisito jardín zen es la máxima representación que se conserva de este género en los países asiáticos.

Arte del cultivo del musgo en un jardín de Japón @Maite Pisabarro

Las calles empedradas de Kioto, sus geishas y casas de té

Kioto, al contrario que Tokio, está construida en horizontal, con lo que su extensión -a pesar de no alcanzar siquiera los 2 millones de habitantes- es mucho más amplia y cuesta practicamente el doble de tiempo desplazarse por sus barrios. Sus venerables construcciones típicas, conocidas como machiyas, jalonan sus encantadoras calles, rodeadas por milenarios templos y por espacios verdes y colinas arboladas. Kioto representa mejor que ninguna otra ciudad el antiguo Japón, donde las casas de té, las geishas y las tradiciones ancestrales siguen ocupando un lugar muy especial en el ritmo fascinante de su día a día.

Geishas paseando por la calle Hanami-koji de Kioto @Maite Pisabarro

Machiya típica en Kioto @Maite Pisabarro

Detalle geisha en Kioto @Maite Pisabarro

Continúa leyendo la serie 'Descubre Japón'Homenaje a Japón  

#budismo#Japón#Kioto#templos

Publicado por Doris

Muchas cosas no se pueden averiguar pensando, hay que vivirlas (Michael Ende)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *