Fotos prohibidas

Tras unos comentarios en el blog he pensado que sería buena idea hablar de la fotografía en lugares prohibidos. Mezclando algunos conocimientos técnicos y un poco de cara dura tenemos planteado un post nada ortodoxo que esperamos os resulte de interés.

Personalmente me molesta mucho eso de ir a un lugar, pagar por entrar y que no te dejen sacar fotos. Dicen que no quieren perder visitantes porque todo el mundo puede ver lo que ofrecen sin pagar. Sin embargo, creo que si lo que tienes es bueno los visitantes acudirán con fotos o sin ellas, es más pienso que las fotos son el mejor reclamo. ¿Cuántos de nosotros ha buscado en Google lo que vamos a ver durante nuestras próximas vacaciones? Servidor lo hace continuamente para decidir qué visitar o no. ¡Así es como descubrí 3viajesaldia!.

Por otro lado, he de reconocer que en ocasiones el precio de la entrada junto con el dichoso cartelito me han espantado y me he negado a entrar a ciertos monumentos. En general considero que el dinero pagado con la entrada debería incluir el derecho a sacar fotos. Como buen turista “profesional” considero que la mejor cámara es aquella que llevo encima cuando necesito una, es decir, hasta la del móvil es buena si no tengo nada mejor.

Prohibido sacar fotos
Prohibido sacar fotos

La técnica para “robar fotos” es sencilla pero también hay que valer. Yo como era muy bueno copiando en los exámenes no me pongo nervioso así que me sale “muy natural”. Así que si aceptáis el desafío, dentro de mi modestia, os voy a dar unas pistas para que os salgan bien:

1. La cámara

Obviamente para este tipo de fotografía hay que utilizar cámaras compactas, no réflex; primero porque el tamaño importa (más grande, más visible) y segundo porque no queremos que emitir ningún sonido al disparar. Así que ya sabéis cámara compacta y en modo “mute” (silencioso).

2. Preparando la foto

Dado que no queremos ser vistos lo mejor es ir con algún amigo que nos haga de pantalla y vigile si hay algún vigilante fijándose en nosotros. Otro punto a tener en cuenta es la posición de llegada, ¿qué es mejor ser el primero o el último del grupo?. Esto lo tendremos que ver sobre la marcha, a veces llegar el primero a una estancia te deja el campo libre para disparar mientras llega el guía, por otro lado, otras veces ser el último es lo que te da esa ventaja.

3. Técnica

Aquí yo soy partidario del modo automático porque no podremos hacer pruebas y sólo tendremos unas pocas oportunidades. Por supuesto hay que desconectar el flash. Cuidado con el modo automático que en situaciones de poca luz delatará nuestras intenciones a fogonazos. Centrándonos en el “trabajo de interiores” hay que tener en cuenta que debemos estar muy quietos durante el disparo ya que la cámara con poca luz y sin flash tenderá a tiempos de exposición largos (1/10 segundo para arriba). Si no lo hacemos bien tened la seguridad de que a pesar del esfuerzo no nos valdrá ninguna foto. Así que tomamos aire, nos paramos, levantamos la cámara y disparamos manteniendo la respiración.

No tosáis o hagáis ruidos raros durante el disparo porque llamareis la atención y muy probablemente la foto salga movida. Lo mejor es ser discretos y no malos disimuladores.

Por último no os toméis media hora para apuntar y enfocar. La mayoría de las fotos las haremos con la cámara pegada al cuerpo para no ser descubiertos. Qué salen torcidas, no hay problema. Tenemos el photoshop para enderezar y reencuadrar, así que sin miedo. Recordad que lo importante es que no salgan movidas.

4. Respeto

A pesar de ser turistas no todo vale y debemos ser conscientes de que no podemos sacar fotos siempre. Hay que respetar lugares sagrados o ceremonias guardando la cámara en su sitio. También debemos contar con que hay momentos de intimidad durante los cuales no debemos sacar fotos a personas (gente rezando, en un funeral,…). Es cuestión de sentido común.

– Tras la lección vamos a relatar algunas experiencias.

De mis días en Inglaterra, recuerdo mi primera visita al barco HMS Victory del Capitán Nelson en Portsmouth. Fue con un guía que no permitía sacar fotos. Ocultando el móvil con los folletos pude llevarme algo a casa.

Camarote del Capitán Nelson en el HMS Victory
Camarote del Capitán Nelson en el HMS Victory
Batería de cañones del HMS Victory
Batería de cañones del HMS Victory

En una de las muchas visitas a Londres, mi hermana y yo decidimos ir a la Catedral de San Pablo. La entrada “sólo” costaba 14,50 libras (aprox. 16,50 euros). Llegamos y nos informaron de que la Golden Gallery estaba cerrada y que “Fotos No”. Fue tal la indignación por el precio que nos dijimos “no” y dudo mucho que volvamos por allí. En al menos otras dos iglesias de la ciudad tampoco se permite sacar la cámara, la Abadía de Westminster, donde se casó Lady Diana con Carlos de Inglaterra, y la extraña Catedral de Westminster, aunque para ser justos con ésta última la entrada es gratuita.

Catedral de San Pablo en Londres
Catedral de San Pablo en Londres

Sin abandonar Londres quizá la hazaña más increíble sean las fotos que tomé del interior de la cámara acorazada de la Torre de Londres. Por si no lo sabéis aquí se guardan las joyas de la corona inglesa, un tesoro de valor incalculable. Con esta premisa os podéis imaginar el grado de vigilancia, cientos de cámaras y guardias cada 20 metros. Utilizando a mi hermana de pantalla y con un móvil conseguí unas fotos muy difíciles. Me la jugué y gané pero hubo un momento en que pensé que me habían pillado y no fue muy agradable ya que me pude haber metido en un gran lío. Moraleja: esto fue un error. No llevéis el juego tan al límite.

Joyas de la Corona Inglesa en la Torre de Londres
Joyas de la Corona Inglesa en la Torre de Londres
Joyas de la Corona Inglesa en la Torre de Londres
Joyas de la Corona Inglesa en la Torre de Londres
Joyas de la Corona Inglesa en la Torre de Londres
Joyas de la Corona Inglesa en la Torre de Londres

Si vais a Brujas en Bélgica todas las guías os dirán que os paséis por la Basílica de la Santa Sangre donde conservan una reliquia religiosa. En este caso apliqué la técnica de la manada de antílopes que cruzan el río lleno de cocodrilos, es decir, mientras una señora decía “fotos no” a la masa saqué mi cámara como Billy el niño.

Basílica de la Santa Sangre en Brujas
Basílica de la Santa Sangre en Brujas
Basílica de la Santa Sangre en Brujas
Basílica de la Santa Sangre en Brujas

En el Ayuntamiento de Brujas a pesar de la prohibición no había nadie que me lo impidiera así que en modo silencioso hice mi trabajo.

Ayuntamiento de Brujas
Ayuntamiento de Brujas

En el Castillo de Praga lo han enfocado de una forma diferente. Supongo que ante la avalancha de fotógrafos decidieron no ponerle puertas al campo y sacar partido. Allí si quieres fotografías debes comprar “un permiso” que cuesta unos 2 euros.

Castillo de Praga
Castillo de Praga

Dado que en el momento de escribir estas líneas vivo en Holanda voy a terminar hablando de la Casa De Ana Frank en Ámsterdam. Aquí tampoco dejan sacar fotos aunque en este caso la razón es evidente, no hay nada que ver dentro. Pagas (y mucho) por vivir la atmosfera y el ambiente opresivo en el que vivió esta familia. Es más una experiencia que una exposición.

Acceso a la "casa de atrás" en la Casa de Ana Frank
Acceso a la "casa de atrás" en la Casa de Ana Frank

Tengo más ejemplos pero voy pasar el testigo para el que quiera nos cuente su experiencia. ¡Que levante la mano quién no lo haya intentado al menos una vez!.

#Amsterdam#bélgica#Brujas#fotografia#holanda#Londres#Praga

Escrito por Txemi

Por el momento ha viajado a 32 países y vivido como expatriado 18 meses en Inglaterra y casi tres años en Holanda. No es extraño toparse con él en cualquier aeropuerto y es un gran "fan" de las aerolíneas a las que adora con devoción. También puedes seguir a Txemi en "las afueras de Bilbao" // txemivirtual.com
39 comentarios
  • Yo también he sido de cámara furtiva. Por ejemplo en el museo del prado, donde tras tratar infructuosamente de conseguir un permiso para realizar fotografias, me topé con la visita de cierto “ilustre”, y una recua de periodistas disparando fotos al ilustre y a los cuadros sin cortarse en el uso del flash…

    Me dió tanta rabia que sentí la necesidad de llevarme fotos para casa… También hice en las Cuevas del Águila, en Ávila. Entiendo que el flash puede dañar las estalactitas, pero que no permitan hacer fotos sin flash no lo entiendo…

  • La verdad es que a mi es algo que a mi también me fastidia bastante, las absurdas restricciones.
    Recuerdo que estando en Laos me contaron que algunas tribus no te dejan hacer fotos, no por que les vayas a robar el alma o misticismos por el estilo, simplemente decian que si ponias las fotos en internet o se las enseñabas a la gente no iban a querer ir a verles (y el turista es dinero).
    Yo pienso que es todo lo contrario, a cuantos lugares habré ido por una foto que me ha llamado la atención…
    Pero bueno, se puede entender que una tribu de Laos en la que nadie tiene cámara, ni internet, puedan pensar así… lo que me flipa es verlo en lugares como Londres, en España, en Holanda… porque demuestra lo poco que saben y lo anclados en el pasado que están. Eso y el afán recaudatorio, por supuesto.

    En Laos me resulta curioso, aquí… de paletos.

    Yo no suelo hacer robados, si entro aceptando unas normas las suelo cumplir, eso si, por mi parte no voy a dar bombo a quien se cree exclusivo y no suelo hablar de ello en mi blog. Rabieta de niños… tal vez. Pero es mi forma de no contribuir a promocionar mentalidades tan ancladas en el pasado.

    Aunque esta forma de protestar tb mola, la verdad… igual le doy una vuelta 😉

  • Fotógrafa, curiosa, inquieta, intrépida…todo esto me impide no apretar el disparador de mi cámara en sitios más bien poco recomendados como el Golden Temple de Amritsar (me causó más de una bronca con mis compis de viaje y casi con los sijs), el ballet Bolshoi en Moscú o la prisión de Alcatraz en San Francisco. Todo hay que decirlo, sin duda las mejores instantáneas que conservo, no sé si por “el sabor de lo prohibido” – y aquí tengo que citar a mi buena amiga Yamile Mugsi, que fue quien acuñó con tanto acierto este término – o porque no se reproduce la misma foto en ningún otro lugar!

  • La verdad que siempre me ha dado rabia que no puedas sacar fotografías en ciertos lugares, incluso cuando has pagado por ello y encima las fotos que vas a hacer no son nada profesionales ni tampoco vas a venderlas a una revista.

    Veo lógico que no quieran que sean publicadas en internet, pero al fin y al cabo va a ser una publicidad gratuita que les vas a hacer.

    Recuerdo un día en las fuentes de los jardines de Aranjuez que quise sedear el agua de una de ellas y saque el trípode, un guardia me vio y me dijo que fotos profesionales NO, me entro toda la risa.

  • Yo tengo otra política. Siempre cumplo las normas. Si no me gustan, considero el precio muy caro, etc, no entro, pero si entro y no puedo hacer fotos… opto por NO comprar absolutamente nada y hacer el menor gasto posible en el lugar. Y además, ellos pierden la publicidad que puedo dar en redes sociales o en páginas de fotografía con las fotos que no he hecho del lugar…

  • Estoy de acuerdo con Raúl, a veces a pesar de la prohibición hay lugares que son de visita casi obligatoria, entonces la forma de agradecerles su atención es no gastando nada en el lugar.

  • Yo creo que uno de los sitios donde está prohibido hacer fotos y que mucha gente se salta a la torera es en la sala donde se encuentra el David de Miguel Ángel en Florencia. Me dio la impresión que además los jefes de sala hacían la vista gorda.

    Al ver la Gioconda en el Louvre pude presenciar un espectáculo bochornoso: decenas de turistas flasheando discriminadamente la obra tras un metacrilato, sin detenerse a mirarla siquiera, empujando… Ahí sí que haría falta un cartelito de esos que tanto odiamos los fotógrafos viajeros :)

    Por cierto, no funciona la suscripción por RSS :(

  • Cuando estuve en Lisboa (una ciudad donde entrar en todo los sitios cuesta relativamente mucho, a veces, a cambio de muy poco), recuerdo que en el Museo Arqueológico do Carmo, en la parte cubierta estaba prohibido fotografiar en todas las salas.

    Siento no ser como Raúl y claudicar con lo que algunos estipulan, pero a veces para que las normas cambien debe haber oposición activa y en base de esa idea saqué yo mi cámara y me despaché a gusto con todo lo que vi y quize recordar.

    Lo de que no se publique en internet creo que deben temerlo los que no tengan nada que ofrecer (se me ocurre la plaza de toros de Ronda que cuesta 20 euros entrar y me han dicho que es una estafa). Antes de internet seguía existiendo esa prohibición de no hacer fotos.

    Creo que se debe respetar en aquellos casos en los que se haga para conservar el estado de obras sensibles (como las momias que fotografié sin flash en aquel museo lisboeta XD)

    Igual que cuando digo que no me gusta la política de España alguno me responde que me vaya a otro país, no lo hago. Igualmente estoy en mi derecho de entrar en los sitios y oponerme activamente a no cumplir con unas normas abusivas en muchos casos.

    Qué no paren esas fotos ninjas!

  • Yo creo que en muchos sitios es por el flash. Si prohibes el flash, pero no fotos, cientos de personas sin conocimientos ni ganas de tenerlos dispararan en auto ya que no conocen otro modo, saltando el flash. Para evitar estas situaciones directamente prohiben sacar fotos a todos y problema solucionado. Injusto, pero en algunos sitios lo veo justificable.

  • El articulo esta bien pero las fotos que has puesto del HMS Victory que se encuentra en Portsmouth, siento decirte que ahí no hay tal prohibición de cámaras, solo en ciertas zonas de los museos que hay ahí tiene prohibido el uso del flash. En muchos sitios solo está prohibido el uso del flash, solo hay que preguntar ;).

    En muchos sitios se extiende la prohibición por culpa del flash, ya que la gente no sabe sacar fotos sin el…

  • Hay un truco muy bueno para hacer fotos en sitios donde no dejan: ser japonés. 😀 No sé como se las apañan, pero siempre andan con dando flashazos en cualquier lado. Les dicen algo, sonríen, 5 minutos más tarde vuelven a la carga.

    Lo malo es conseguir parecer japonés sin serlo… 😀

  • A mí lo que me molesta es cuando pone “no photo”, pero hay varios que sin discrección hace la foto (incluso levantan las manos con la cámara, salta el flash….) y nadie les dice nada.
    Vamos a ver: si está prohibido, que vigilen y si ven algo (el flash canta suficientemente), que lo sancionen. Pero si no van a hacer nada, pues que quiten el cartel, y todos tan contentos.
    Porque uno hace una foto, en algunos casos se le dice algo, pero nunca se hace borrar la foto (ahora con las digitales sería una opción) o pagar una multa (Avisada previamente con la mencionada señal). Pero si no vas a hacer nada o sólo vas a decir “te recuerdo que pone no photo”, pues para eso, evita el juego del ratón y el gato.
    No diré dónde, pero yo también tengo algunas fotos de esas… algunos lugares son irremediables, y yo alguna sí la he hecho con reflex, pero no diré como… ya sería confesar demasiado.

  • Personalmente, en parte comprendo las restricciones para realizar fotos en ciertas situaciones, cómo para evitar aglomeraciones de turistas delante de algún cuadro famoso en un museo, o para evitar la degradación de alguna obra de arte por parte de gente irrespetuosa/despistada que no desactiva el flash cuando se lo piden.

    Pero bastante veces me hierve la sangre, como me ha pasado recientemente en la Catedral de Toledo, donde te prohiben hacer fotos (tras pagar tu entradita de 7 euros) pero en compensación puedes comprar un USB en la tienda de regalos con las fotos más selectas de la catedral…

    Una cosa buena de éstas prohibiciones es que te permiten saber muchas veces si estas delante de un original o una copia. He vivido varios años Paris y visitaba el Louvre con cierta frecuencia. Al principio, las fotografías con flash a la Mona Lisa estaban totalmente prohibidas y tenían al menos 3/4 personas controlando. Las últimas sólo tenían a 1 o 2 vigilantes vigilando que la gente no se acercara demasiado, mientras que les bombardeaban con flashes…

    Un saludo,

  • A mi tb me molesta paga por ver un monumento y que no te dejen fotografiarlo. Entiendo que hay otras “excusas” mejores que evitar ahuyentar posibles visitantes, como seguridad, por la integridad del monumento, etc..

    Ahora, también hay que reconocer el trabajo de los vigilantes de museos que pueden repetir como 5000 veces al día la frase “No fotos, por favor”..jaja Y cada vez que entra un nuevo turista y vuelve a hacer una foto haciéndose el despistado como si no hubiera visto el cartel, todos lo hemos hecho alguna vez.. Asi pues, yo rompo una lanza en favor de los vigilantes de museos y su paciencia infinita..jajaj

  • Recientemente me he estado informando si legalmente podía hacerlo, y ya estoy listo y decidido a crear un blog, sin animo de lucro, en el cual la gente turista y fotografiadora como yo compartamos este tipo de fotos.

  • Buenos consejos jeje

    Yo estuve en la Basílica de la Santa Sangre y no sé si el vigilante estaba despistado o era muy permisivo, pero saqué fotos con total descaro y una cámara que no es precisamente discreta.

  • Por lo menos os pediría que no extendáis estas prácticas a pinturas antiguas, ya sea en lienzo o piedra, ni a materiales arqueológicos, puesto que en muchas ocasiones el flash es más que dañino para lo allí conservado. De ahí muchas veces las vitrinas, que tienen casi todos los factores posibles controlados (humedad, temperatura, sistema de aire propio…). Efectivamente en muchos casos las prohibiciones en museos son por el dichoso flash, la gente parece que no sabe eliminarlo y se lo pasan por el forro en numerosas ocasiones, con lo que ello tiene de perjuicio para la conservación del Patrimonio. Ya no es sólo la aglomeración, es que miles de personas fotografiando a diario la máscara funeraria de Agamenón pueden causar serios problemas

  • Yo en la capilla sixtina, aunque no era el único pero claro,tenia una cámara réflex con un objetivo de 200mm (tampoco es tanto pero sobresalía más que las digitales compactas de la gran mayoría)Conseguí sacar alguna que otra foto aunque luego me echaran de la capilla por este motivo, pero les hice fotos y anteriormente las grabé con la cámara de video.

  • Pues a mí me fastidia por dos partes:

    1. Soy aficionado a la fotografía y siempre que puedo viajo. Si no puedo hacer fotos de un lugar de visita obligada, me jodo. Si no puedo tirar con flash, me jodo y tiro sin flash.

    2. La gente que se salta las normas y muchas de ellas son unas ignorantes tecnológicas extremas.
    Si no puedes hacer fotos, no las hagas, y si las haces te atienes a las consecuencias. Si no puedes tirar con flash, por favor, desconecta el flash. Si no sabes, por que lo único que sabes hacer con tu compacta de 3 botones es, encenderla, apagarla y apretar el botón de disparo (dudo que sepas enfocar), LEETE EL MANUAL. Si te dicen que el flash molesta o daña las esculturas/pinturas, desconéctalo. Esto es lo que más me fastidia, el pasotismo extremo. No hace falta ser ingeniero, diplomado o experto fotógrafo para desconectar el flash de una compacta. Lo que cuesta es leer un manual de pocas páginas.

    Los guardias de seguridad deberían estar mas al tanto también y sancionar a la gente que se salta las normas. Y si me las salto yo, me joderá si me pillan.

    Yo si puedo, hago fotos, pero me ciño a las normas, que están por algo. Normalmente pregunto, y si es sin flash, desconecto y punto.

    Aquí pasa como con muchos lugares públicos, que acaban cerrando debido al pasotismo de la gente.

    Ala.

  • En una de las tumbas del valle de los reyes de Egipto, las primeras fueron perfectas hasta que el vigilante se dio cuenta,pero tras un pequeño soborno continuamos a lo nuestro.
    Tambien en la basilica de la virgen del Pilar sacamos unos cuantos robados.

  • Me ha interesado mucho tu artículo. Sin embargo, has olvidado mencionar que cada vez es más frecuente la instalación de cámaras de vigilancia dentro de los edificios. Eso es un riesgo añadido porque no puedes controlar cuántas hay, dónde están y si te enfocan en todo momento o no.

  • Veo que el artículo ha encendido un buen debate. Tan sólo quisiera hacer una puntualización. Es cierto, como dice Joe Menz, que en HMS Victory se permiten hacer fotos. En el artículo no se dice que no se pueda sino que en mi primera visita el guía no me dejó sacar fotos. De hecho, de aquel grupo (yo era el único no inglés) nadie sacó la cámara.

    Hablando del Louvre y la Mona Lisa mirad la foto siguiente de una de mis visitas. Habla por si sóla. ¿Alguien disfruta del cuadro? Dudo mucho que sea el cuadro real porque el uso del flash es indiscrimando y los vigilantes no dicen nada.

    https://picasaweb.google.com/115484599914161001945/MuseoLouvre#5538988429054894242

  • La excusa más absurda para prohibir sacar fotos me la dieron en la Roslyn Chapel, Escocia. Al preguntar a los vigilantes porque no podía tomarlas incluso sin flash me argumentararon muy seriamente que la gente apuntaba con sus cámaras hacia los rosetones, y que como no miraban donde pisaban, tropezaban y caían.. ¡Vamos, por su própia segurdad! Ante esta cínica argumentación no pude más que partirme de risa en su cara… al terminar me señalaron amablemente un CD diciendo.. – No obstante, todas las fotos que necesita las puede encontrar en este cd al módico précio de 12€- Graciaaaaas

  • Pues yo utilizo mi reflex. La preconfiguro, quito flash y me la cuelgo del cuello. Voy por ahí sacando fotos a diestro y siniestro cuando nadie mira. Es más complicado en sitios silenciosos, ahí estás jodido, pero no es imposible. Todo es coordinarse con un compañero para que emita ruidos y emular a Vasili en la película “Enemigo a las puertas”. xD

  • Yo la única vez que intenté sacar fotos en un lugar prohibido fue en un stripclub en Amsterdam… ya tenía como 4 o cinco fotos de mis amigos bailando cuando apareció uno de los maromos y chingamos todos allá; ns quitaron la cámara y nos obligaron a borrar las fotos :(

  • si, y me encanta saltarme esas normas, obturador en silencio, cámara pequeña y te sube la adrenalina, hay sitios que no entiendo como no dejan, la verdad…será para que compres las postales en la puerta…

  • El caso de la Mona Lisa en el Louvre es digno de estudio: a pesar de que se prohibe hacer fotos con flash, en una ocasión nos entretuvimos en contar la cantidad de flashes por minuto y nos salió una medio de alrededor de 40. Si un flash puede dañar los pigmentos originales, la pintura debería estar ya carbonizada.

    El cuadro está detrás de una especie de metacrilato muy grueso de color amarillento, y además a unos metros de distancia separado por una barrera. En esas condiciones si pones allí una versión de la Gioconda hecha con rotuladores sobre una servilleta de bar posiblemente nadie se dé cuenta. Si yo fuera el responsable de la conservación del cuadro, por supuesto lo tendría en una cámara en condiciones adecuadas y en su lugar pondría una copia cualquiera.

    Además del tema de la foto con flash, lo que llega delante del cuadro son grupos enormes de turistas que a codazo limpio sacan su foto y dan media vuelta. No miran ni apenas el cuadro. Muy cerca de allí está una de las Virgen de las Rocas, también de Leonardo, que se puede ver divinamente, sin aglomeraciones y sin flashes. La pobre Gioconda se podría decir que es un no-cuadro.

  • Yo tengo como un tesoro en paños la foto ninja en la capilla sixtina. Un alubion de gente por supuesto pero cada 2sg se escucha el NO FOTOS de los de seguridad en todos lados. Por suerte tengo una desde abajo hacia arriba con la creacion y salio !PERFECTA !…vivan los ninjas

  • esas prohibiciones no tienen pies ni cabeza
    en una expo sobre productos industriales de hace décadas en la fundación fenosa estaba prohibido hacer fotos. ¿Pero por qué está prohibido hacer fotos a una antena parabólica como la que ves en cualquier tejado?

  • Me pasó el año pasado en Jakarta (Indonesia), entré en el Museum Nasional y en la taquilla, me prohibieron hacer fotos. Cuando entré, veo a un guiri haciendolas………….y claro, yo hice lo mismo. No paso nada y pude sacar todas las que quise, por cierto, un interesante museo.
    Saludos

  • En el sitio que peor lo he pasado haciendo fotos no permitidas fué en las tumbas del Valle de los Reyes, en Luxor, Egipto. Ya me habian avisado de que la prohibición era seria, pero eso me dió mas ganas de hacer fotos. Casi me pillan y las pase un poco putas, logré despistarles porque al obligarme a revisar las fotos hechas, cuando llegaba el momento de mostrar las prohibidas le daba a la combinación de botones en la reflex que hace que avance de 10 en 10. Faltó un pelo.
    En general, cuanto mas pinta de acémila tenga el vigilante mas hay que cortarse de hacer fotos.

  • Gracias por la información. Truco (idea para cuando vaya): cambiar la tarjeta antes de entrar y antes de salir… y que vean el resto de fotos… quedas como el más legal.
    O llevar una segunda cámara (yo suelo llevar la reflex y una compacta) y hacer las fotos con la pequeña (más discreta y manejable) y luego enseñar la otra…
    Si es que la picaresca es el genio de los españoles.

  • Estoy de acuerdo en que no tiene sentido pagar por ver un lugar y que no te dejen tomar ni una foto, en mi visita al castillo de Neuschwanstein, tome 5 fotos sin que el guia o los guadias me vieran, solo 2 salieron mas o menos, creo que necesito mejorar mi tecnica :)

    Txemi, gracias por compartir esas fotos de la Tower of London, ahi si no pude escabullirme para tomar siquiera una…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>