Fin de semana de senderismo en Andorra

Fin de semana de senderismo en Andorra

El invierno pasado estuvimos en Andorra disfrutando de sus pistas de esquí y demás atractivos invernales, y no hemos podido evitar volver de nuevo en septiembre para recorrer a pie y en familia algunas de las rutas y senderos más prístinos y bellos del país de los Pirineos. Os presentamos ideas para un fin de semana en Andorra en época primaveral o veraniega, visitando los lagos de Tristaina y de Engolasters, recorriendo el camí de les Pardines, el camí de la Molina o el camí de Gargantilla, y visitando alguna de las bordas donde degustar comida tradicional andorrana.

Lagos de Tristaina

La excursión a los lagos de Tristaina es sin duda una de las más populares de Andorra, parte a los pies de la estación de esquí de Vallnord-Ordino Arcalís –concretamente, en un lateral del restaurante La Coma— y a través de un sendero estrecho y empinado, pero básicamente apto para todos los públicos y fácil de recorrer excepto en algún pequeño tramo, nos plantaremos en las planicies de los lagos de Tristaina en menos de una hora. El paisaje que nos acompaña en todo momento es de alta montaña, y se trata de una excursión especialmente agradecida para hacer en alguno de los días soleados de entre junio y septiembre, con las debidas precauciones (llevar alguna pieza de abrigo, calzado cómodo y adherente, agua) puesto que la climatología en estas altitudes puede ser muy cambiante.

andorra-14

Punto más complicado del sendero de los lagos de Tristaina

La paz y el aire puro que se respiran en los lagos de Tristaina son difícilmente descriptibles, aún estando acompañados de otros turistas que como nosotros quieren dejarse inspirar por las formas y los colores que ofrece la naturaleza en estos parajes prácticamente yermos y tan alejados de nuestra vida cotidiana. Y así, con el corazón alegre por las vistas y los minutos de ascensión continua anteriores, se despliega ante nosotros un pequeño paraíso terrenal.

andorra-13

andorra-02

El más pequeño de los lagos l’Estany Primer se encuentra a 2.250m de altitud y podremos rodearlo en unos 15 minutos, que seguramente serán muchos más mientras disfrutamos del espejo de sus orillas, mientras sumergimos nuestras manos en sus aguas gélidas y contemplamos algunos pescadores intentando probar suerte con las truchas de río, o simplemente contemplamos el paisaje con la calma que se merece antes de sacar la cámara para inmortalizar esos momentos en que nos sentimos especialmente presentes, vivos.

El itinerario continúa hacia el Estany del Mig por un pequeño puente de piedra, situado a su vez a unos 2.300m, y los más valientes pueden acercarse hasta el Estany de Més Amunt, el más grande de los tres, que podrán rodear a una altitud de 2.500m, con vistas increíbles al resto de lagos, a los picos pirenaicos y a las profundidades del valle de Ordino.

andorra-12

andorra-18

andorra21

Recomendamos hacer la ascensión a los lagos de Tristaina por la mañana, sin excesivas prisas, y a la vuelta parar a comer unas deliciosas hamburguesas de montaña en el restaurante La Coma que está como decíamos a los pies de la estación de esquí de Vallnord-Ordino Arcalís. Este restaurante está abierto hasta finales de septiembre, cuando cierra para volver a abrir a primeros del mes de diciembre, al inicio de la temporada de esquí.

Camí de les Pardines y lago de Engolasters

Situado en las alturas de la parroquia de Encamp, el camí de les Pardines es todo un paseo de casi 4km que transcurre por un sendero perfectamente acondicionado, plano y de gran anchura en todo su recorrido, ideal para recorrerlo en bici y apto para carritos de bebé. Lo primero que nos llama la atención es precisamente el diminuto paisaje urbano que se despliega ante nosotros abajo, muy abajo, con los techos grises de pizarra de las casas de Encamp.

andorra-07

andorra-15

La ruta, perfectamente señalizada y salpicada de pequeños saltos de agua así como de carteles que nos indican las especies de plantas autóctonas que hallamos a estas alturas en los Pirineos (sobre los 1.600m), muere a los pies del lago de Engolasters, al cual se puede llegar también por rutas más empinadas y difíciles que parten desde los alrededores del camí de les Pardines. Si recorremos el camino en primavera encontraremos flores con nombres tan sugerentes como el Senecio de los Pirineos, Cuscullo, Rododendro o el Clavel de poeta. En otras épocas de año nos toparemos con el Gnafalio enano, las Orejas de monje o el sauce pirenaico, todos ellos fácilmente identificables gracias a los paneles informativos con sus correspondientes fotos.

andorra-04

andorra-03

Una vez en los aledaños del lago de Engolasters, los niños encontrarán una zona lúdica centrada en la cultura del agua: se trata de un conjunto de juegos de agua que, a través de la experimentación, les introducirán a los principios físicos elementales que permiten el transporte del agua, presentados mediante algunos artilugios milenarios como el tornillo de Arquímedes, el molino, los canales y otros más modernos como la turbina hidráulica que ha transformado la manera de vivir andorrana en las últimas décadas de manera radical.

andorra-05

Además, encontraremos el restaurante la Dama del Llac para realizar una agradable pausa antes de deshacer nuestros pasos por el camí de les Pardines (casi 4km, unos 45 minutos caminando), con platos de cocina casera y de productos de temporada.

andorra-06

Bordas y gastronomía tradicional andorrana

Las bordas andorranas antaño eran edificaciones empleadas para resguardar el ganado y/o almacenar productos agrícolas, hoy en día muchas de ellas han sido acondicionadas en forma de restaurantes especializados en ofrecer gastronomía tradicional andorrana, de montaña y calórica. Por norma general las encontraremos en los laterales de las carreteras, apartadas de las zonas de mayor concentración de población de Andorra.

Sugerimos hacer un alto en la Borda Raubert situada entre La Massana y Arinsal, una borda pequeña y cálida con una amplia selección de carnes y platos típicos andorranos como las mandonguilles de pagès amb llanegues (albóndigas), vedella estofada amb bolets (ternera con setas, tan reverenciadas en Andorra y en Cataluña), trinxat a l’andorrana amb rosta (col con virutas de tocino, aceite y ajo), cargols a l’estil del país (caracoles), truita de riu a l’andorrana (trucha de río), etc., siendo esta otra forma deliciosa de experimentar el sabor y la cultura andorranas.

andorra-10

andorra-08

Gastronomía andorrana en la Borda Raubert

De compras en Andorra

Si buscamos pasar un rato más urbano o aprovechar las excelentes oportunidades de compras que ofrece Andorra, podemos acercarnos hasta las calles comerciales de Escaldes-Engordany, la población anexa a Andorra la Vella en donde por ejemplo se encuentra el centro termolúdico Caldea (otra manera de disfrutar de una escapada a Andorra) y el centro comercial Illa Carlemany, ubicado precisamente en la avenida comercial más concurrida, la Av. Carlemany. Y también, ya en la frontera con España, podemos hacer un alto en alguno de los enormes –y abrumadores– centros comerciales en donde lo difícil será elegir entre tanta variedad y cantidad.

Escaldes-Engordany

Comercio en Escaldes-Engordany

Este artículo es fruto de una deliciosa escapada de fin de semana a Andorra que reservamos en Voyage-Prive, alojándonos en el Hotel Sant-Gothard.

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."
2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *