Fin de semana en Grandvalira y hotel Piolets Park & Spa

Fin de semana en Grandvalira y hotel Piolets Park & Spa

Andorra es un pequeño paraíso para la nieve y los deportes de invierno, lo hemos podido comprobar en una escapada de fin de semana a la estación de esquí de Grandvalira y disfrutando de los servicios del hotel Piolets Park & Spa. Ven a descubrir con nosotros qué hacer en Andorra en un fin de semana de invierno.

Andorra se hace llamar “el país de los Pirineos” y ciertamente lo es, aunque quizá en invierno deberían ampliar el eslogan y añadirle “y de los deportes de nieve”, ya que el pequeño país montañoso se tiñe por completo de blanco y disfruta de una de las estaciones de esquí más grandes de Europa, Grandvalira. Nos desplazamos con los niños hasta Soldeu un fin de semana de enero, invitados por el hotel Piolets Park & Spa a descubrir sus servicios y disfrutar en familia de las actividades de nieve en Grandvalira. ¿Quién podría resistirse? Y es que aunque nosotros no somos –no éramos– de esquiar, la cantidad y calidad de opciones que hay para disfrutar de la nieve con los niños en Andorra es impresionante.

ninos-en-grandvalira

Pista de Soldeu, Grandvalira

Actividades en la nieve: paseo en trineo de perros, construcción de iglús y diversión en trineo de nieve

Una vez instalados en el Piolets Park & Spa, un hotel de 4 estrellas ubicado en Soldeu prácticamente a pie de pistas, nos hicimos con nuestros forfaits de Grandvalira y con el equipo necesario para disfrutar de la nieve en la tienda del hotel: guantes, pantalones de nieve y alquiler de botas de snowboard. En la pista de Grau Roig nos esperaba una divertidísima actividad de construcción de iglús y un increíble paseo en trineo de perros (podéis reservar éstas y otras actividades en RocRoi), y qué mejor manera de introducir a nuestros hijos pequeños al fascinante mundo de la alta montaña y la nieve. Así, los esquís o las tablas de snow habrían de esperar a otra ocasión, aunque acabamos comprando un trineo de nieve para hacer unos descensos con los peques si el tiempo acompañaba.

La actividad de construcción de iglús fue MUY interesante tanto por la construcción en sí como por aprender sobre la vida en la alta montaña y algunas técnicas de supervivencia que nos fue explicando nuestro instructor al tiempo que íbamos amontonando y compactando la nieve. Y para los niños supuso además una diversión continúa y una excelente manera de hacerles trabajar en equipo. Por muy torpes que fuimos, en una hora teníamos nuestro pequeño iglú con el que refugiarnos –hipotéticamente– del rigor de la noche en la alta montaña.

construyendo-el-iglu

nico-iglu

Después disfrutamos nada menos que de un paseo en trineo de perros, en un recorrido de unos quince minutos en el que nuestra particular patrulla canina nos condujo por unos preciosos paisajes blancos salpicados de árboles y pequeños riachuelos. Realizamos la actividad de dos en dos, adulto y niño, y también aprendimos de la vida de estos nobles perros de la mano de nuestro conductor. Por ejemplo, nos explicó que los perros guías los seleccionan a muy temprana edad, a los seis meses de vida y en base a ciertas aptitudes que van apreciando en los pequeños cachorros: su aprendizaje es por imitación, ya que los colocan al lado de un perro guía adulto del que aprenden el oficio. También descubrimos algunas palabras y frases con las que conducir a los perros por la nieve mientras nos maravillábamos con el empuje y la coordinación de éstos, en una actividad como decimos realmente fascinante.

Paseo en trineo de perros, Grandvalira

Perros guía del trineo de perros en Grandvalira

Repusimos fuerzas en uno de los restaurantes a pie de pista, el And Burger Zero, y aunque no somos muy de carne la verdad es que entre la deliciosa pinta de las hamburguesas y el cansancio que llevábamos encima, la comida nos supo a gloria. Este acceso a pie de pista a las actividades antes comentadas, a los servicios de restauración y a una tienda de materiales de nieve sin haber de recurrir a forfaits ni remontadores hacen de la pista de Grau Roig un lugar ideal para iniciarse en los deportes de nieve. Además, aquí encontraremos algunas de las pistas de nieve más asequibles de toda Andorra.

Piolets Park & Spa

De vuelta al hotel hicimos buen uso de sus servicios pensados para familias: dejamos a los peques jugando en el chiquiparc mientras nosotros íbamos al área de wellness a disfrutar de un relajante masaje –aunque incluso se pueden hacer en familia, padre e hijo–, y después nos juntamos todos en el spa, donde durante ciertas horas pueden unirse niños y mayores, y es una buena manera de irles descubriendo este mundo. Los niños, niños son y es cierto que durante ese tiempo el spa no es el lugar más relajante del mundo, pero visto de otro modo acaban de agotar sus fuerzas y se preparan para una cena tranquila. El Piolets Park & Spa dispone de un gran buffet libre recién renovado y que cuenta con 4 zonas de showcooking, en donde cenamos de maravilla durante todo el fin de semana. Os recomendamos estar atentos a su página en Facebook, pues van publicando ofertas.

image5

02_cuadruple-sofa-cama-piolets-park

jms_20151210_1889

Piscina exterior del Piolets Park & Spa

El Palau de Gel de Andorra

Si os sucede como a nosotros y os recibe un nuevo día gris y lluvioso, quizá no apetezca acercarse de nuevo a las pistas de Grandvalira, con lo que os recomendamos como alternativa la actividad que realizamos: desplazarnos hasta Canillo, y hacer patinaje sobre hielo en el Palau de Gel de Andorra. Lo bueno de esta instalación, a diferencia de otras pistas de hielo al aire libre en donde hemos estado este invierno, es que además de estar a cubierto nos encontramos en una verdadera pista de patinaje sobre hielo en donde se celebran competiciones internacionales. Esto se nota y se respira en cierta medida en el ambiente, y en el Palau de Gel disfrutamos de dos horas de patinaje sobre hielo que casi nos supieron a poco, especialmente a nuestros infatigables hijos.

Palau de Gel de Andorra

palau-de-gel-andorra-01

Después, y ya de camino a casa, no pudimos resistirnos a un clásico y paramos en uno de los enormes centros comerciales que se encuentran en la frontera con España. Y compramos unas cadenas de nieve para nuestro coche, pensando en volver de nuevo en invierno a Andorra.

Si queréis pasar unos días de nieve en Andorra, os recomendamos el hotel de 4 estrellas donde nos alojamos, el Hotel Piolets Park & Spa. Aparte de ofrecer un montón de servicios y actividades enfocados a disfrutar de la nieve (entre ellos los de RocRoi, que se pueden reservar en el mismo hotel), Piolets Park & Spa dispone de sala de juegos infantil con monitores, así como de una completa zona de spa & wellness pensada para pequeños y adultos.

#Andorra#deportes-de-invierno#grandvalira#soldeu

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *