Escapada a Málaga: ciudad monumental de Antequera

Con la primavera en todo su apogeo, esta vez el sol de Málaga nos llevaba hacia el interior de la provincia con unos compañeros de viaje y unos guías de excepción: el Patronato de Turismo.

Vista de Antequera
Vista de Antequera

El triángulo hitórico: Málaga, Antequera y Ronda.

Los tres destinos están separados uno de otro por apenas 50 kilómetros. Para poder movernos a nuestro aire, lo más cómodo es alquilar un coche a la llegada a Málaga si no hemos viajado con el nuestro propio y ponernos en ruta.

Prehistoria en Antequera

Al abandonar el nivel del mar, Antequera, en pleno centro de Andalucía, es el punto de encuentro de antiguas y nuevas rutas. Comenzamos su recorrido histórico hace 5.800 años en los dólmenes. Estos antiguos monumentos son aún hoy un enigma para expertos y visitantes. Las construcciones, erigidas con pesadas rocas de hasta 180 toneladas fueron el resultados del esfuerzo de generaciones de antiguos pobladores que viendo sus necesidades básicas cubiertas, dedicaron parte de sus recursos en levantar estos monumentos funerarios encarados hacia la Peña de los Enamorados.

Aunque los arqueólogos apuntan a que su función era la de albergar los restos fúnebres de los habitantes de la comunidad, su exposición a lo largo de los siglos los han convertido en templos vacíos donde apenas se han hallado objetos de la época, los mismos cuerpos o hurnas de cenizas.

Entrada al monolito
Entrada al monolito
Interior de un monolito en Antequera
Interior de un monolito en Antequera

Tras esta inmersión en los misterios prehistóricos de los primeros pobladores de la zona, las cuestas blancas de Antequera nos esperan para un recorrido por sus calles y decenas de iglesias que con sus campanarios rompen el perfil de casas bajas recien encaladas y orgullo de sus vecinos.

Recientemente ampliado y reformado, el Palacio de Nájera alberga el museo de la ciudad, donde ya se pueden admirar otros tesoros artísticos de la ciudad como el bronce romano del siglo I, de 1,54 metros de altura, un impresionante San Francisco de Asis que llena él solo una pequeña sala del museo, o la colección de pinturas ya contemporáneas del antequerano Cristóbal Toral (1940).

Santa Lucía en el Museo de Antequera
Santa Lucía en el Museo de Antequera
Efebo. Bronce romano perfectamente conservado
Efebo. Bronce romano perfectamente conservado

Un placer para los sentidos en El Escribano

El restaurante El Escribano tiene ya de por sí una situación inmejorable frente a Colegiata Santa María la Mayor. Una iglesia que hoy alberga eventos artísticos y culturales. Pero una vez superado el encanto de su entorno, nos debemos a placeres más tangibles, los de sus platos. La combinación de buenas materias primas y un toque genuino y original se combinan en su carta para hacernos disfrutar desde los entrantes a los postres.

Restaurante El Escribano junto a la colegiata Sta María la Mayor
Restaurante El Escribano junto a la colegiata Sta María la Mayor

Con el estómago saciado y aún rememorando la selección de deliciosas tapas de El Escribano, toca mover un poco el cuerpo y gastar esas energías en uno de los parajes más especiales de la provincia de Málaga.

El Torcal es historia y naturaleza

La presencia humana en el Torcal se remonta a la Prehistoria e incluso se han encontrado restos romanos que atestiguan que fue utilizado como cantera para la construcción de las poblaciones cercanas.

Caprichosas formas cársticas en El Torcal
Caprichosas formas cársticas en El Torcal

El paisaje cárstico es la obra maestra de los elementos. El pincel del viento y la lija del agua han ido esculpiendo en la roca caliza caprichosas formas que se elevan sobre la región. En la zona se pueden realizar diferentes rutas, pero sin duda hay una obligatoria y de fácil acceso que lleva hasta el mirador, desde donde en los días claros llegamos a divisar el mar y la ciudad de Málaga.

Hotel Convento La Magdalena

Hotel Convento La Magdalena de Antequera
Hotel Convento La Magdalena de Antequera

Para el descanso, la oferta es variada en Antequera, pero si buscamos un lugar diferente, el Hotel Convento La Magdalena nos transportará al siglo XVI, pero con todas las comodidades del siglo XXI. Si después de relajarnos en el spa con vistas al tranquilo entorno no ha logrado raptarnos del mundanal ruido, basta con esperar a la caída del sol y perdernos por los pasadizos del convento. Sus paredes de piedra maciza han permanecido en pie desde la austeridad de los monjes alcantarinos para permitirnos hoy adentrarnos en su iglesia, sus bodegas e incluso el cargado y húmedo ambiente de la cripta para después regresar de las profundidades y admirar los frescos restaurados de sus bóvedas.

De la comodidad de sus habitaciones ya ni hablamos, es mucho mejor comprobarlo por sí mismo, y que quede como resumen la frase con la que nos dimos los buenos días: “los colchones parece que te abrazaran para no dejarte ir”.


Ver Málaga en un mapa más grande

Podéis ver más fotografías de nuestra escapada a Málaga en la página de Facebook de 3viajes.

sidebar:ciudad:malaga

Continúa leyendo la serie 'Escapada a Málaga'Paisajes y gastronomía en Málaga  

#Costa-del-Sol#españa#Historia#Málaga

Escrito por Silvia

Antes viajaba para ver en los demás la parte diferente; ahora viajo para conocer en qué nos parecemos. Javier Reverte. Viajero y escritor
1 comentario
  • Hola a todos!!
    Ya he dejado un comentario al respecto, pero me gustaría insistir en esta maravillosa ciudad como opcion de turismo. He estado este verano allí y, la verdad, ha sido un viaje maravilloso. He podido disfrutar de sus preciosas playas, su rica gastronomia, y sus variadas opciones de ocio. Visité el museo Carmen Thyssen, bebí el vino dulce del pimpi y aluciné con las vistas desde la Alcazaba, realmente impresionante…

    Espero que os sirva de ayuda.
    Saludos viajeros!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>