Consejos prácticos para navegar el Amazonas

Consejos prácticos para navegar el Amazonas

En su vuelta al mundo de un año, Silvia y Julio se habían propuesto cumplir multitud de grandes sueños viajeros como por ejemplo el de navegar por el río Amazonas. Seguramente no buscaban hallar el legendario reino incaico de Paitití ni sus enormemente vastas –y supuestas– riquezas, sino que anhelaban experimentar la aventura de navegar por el río más grande del mundo, y también visitar ciudades tan remotas como Iquitos y Manaos. Porque además de las típicas preocupaciones sobre los bichos, la humedad, los horarios aproximados, las incomodidades y la comida conque tendrían que lidiar durante el trayecto, uno se imagina que les atraía enormemente una ruta legendaria y viva, que transcurre a través de unos paisajes siempre cambiantes. De este emocionante viaje surgieron aventuras y recuerdos para toda una vida, y también algunos consejos. Ahí van los principales.

Consejos para navegar el Amazonas

1. Disponer de tiempo y no ajustar fechas de vuelo porque las horas de salida y llegada de las lanchas son siempre muy aproximadas.

2. Comprarse una buena hamaca. Son fáciles de encontrar en los mercados de las grandes poblaciones y en los puertos.

3. En algunos barcos (peruanos) es necesario llevar un tupper de plástico para poder recibir la comida que sirven en la cocina al pasaje y unos cubiertos para comer.

4. Comprar suficiente agua para el trayecto. Durante el viaje en territorio peruano los vendedores de fruta y otros tentempiés suben al barco en cada una de las escalas, pero es difícil comprar agua.

Navegar el Amazonas, foto por Jonathan Crow
Foto por Jonathan Crow

5. Si decides bajar a tierra en una de las escalas, no te confíes, aunque avisen de que el barco permanecerá atracado durante 40 minutos, el tiempo en el Amazonas no siempre es igual de corto o de largo. Mejor no arriesgarse, el barco no volverá a por ti si te quedas en tierra.

6. Llevar ropa de abrigo. Aunque el Amazonas evoca calor, las noches son frescas y cuando llegan vientos y lluvias frías, la temperatura cae en picado.

7. Es muy recomendable viajar acompañado de un par de libros y una baraja de cartas para entretener las largas horas de travesía.

8. Cuidado con las pertenencias. Aunque nosotros no tuvimos ningún incidente, no hay que descuidar las mochilas, sobre todo cuando el barco está atracado en algún puerto y en el momento de desembarcar.

Navegar el Amazonas, foto por Jonathan Crow
Foto por Jonathan Crow

9. La mosquitera en el río es aconsejable pero no imprescindible. La brisa se lleva a los mosquitos al interior de la espesura, ahí sí es una cuestión de vida o muerte.

10. Para poder colgar la hamaca con un poco de holgura, es aconsejable embarcar un par de horas antes de la hora de salida fijada, aunque siempre se retrasa, las cubiertas se llenan hasta los topes y si puedes evitarlo, es mejor no ‘acampar’ junto a los lavabos ni en la cubierta inferior.

El resto ya es parte de la aventura y la experiencia de recorrer el río a paso lento, disfrutando de las largas horas de navegación y las lánguidas charlas mientras el sol cae y vuelve a ofrecernos un espectáculo único, y la selva se prepara para la noche.

#aventura#brasil#Ecuador#fluvial#peru#Sudamérica#turismo fluvial

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *