Adiós Facebook

Adiós Facebook

No soy un community manager, tampoco un influencer. No soy la teórica puerta de entrada a miles de clientes deseosos de comprar un producto turístico a partir de mi prescripción. 3viajes no tiene seguidores, tiene lectores, personas que básicamente aterrizan en alguno de los artículos de este blog publicados a lo largo de sus 9 años de existencia porque tratan de algún tema relacionado con lo que ellos están buscando en ese momento. Quizá el blog tenga también unos pocos lectores incondicionales que leen todas las publicaciones ya sea porque son unos apasionados de todo lo relacionado con los viajes, ya sea porque simpatizan con nosotros o les gusta el estilo y el tono de nuestros posts.

No trabajo en el sector del turismo ni me dedico profesionalmente a vender productos relacionados con los viajes. No vivo de este blog ni compito por posicionarlo entre los más destacados de la blogosfera de viajes en español, hace tiempo que no. No estoy pendiente de las métricas, no compruebo quien ha puesto likes (y quien no), no doy bola en las redes sociales para mantener contentos a mis contactos y potenciales clientes; no publico posts de temporada e informativos en busca de visitas rápidas, tampoco entradas de tipo lista sobre temas de actualidad o populares. No programo publicaciones en redes sociales para promocionar otros contenidos de manera coordinada o asegurar un mínimo de impresiones para determinados hashtags –aunque todo esto lo he hecho anteriormente, y no tengo absolutamente nada en contra de ello–. No hago rankings de destinos que están de moda este año, ni sobre los mejores blogs de viajes del momento.

Me gusta escribir, de hecho me encantaría publicar algún día relatos cortos, incluso pequeñas novelas si aprendiera lo suficiente y tuviera el talento y la determinación necesarios para hacerlo. No soy un robot, no soporto los contenidos genéricos; me gusta expresar opiniones, busco que mi personalidad aflore en mis textos y en mis fotografías, transmitir aspectos humanos, conectar y empatizar.

No me gusta la simplificación y el empobrecimiento de la comunicación que han traído las redes sociales, los titulares cortos e impactantes para competir por la atención y los clics, la sobreoferta de distracciones en que navegamos constantemente y que ha acortado nuestra capacidad de atención. Para mí Facebook es como hacer zapping en una tele con seis millones de canales, donde para llamar la atención de nuestros seguidores hemos de subir el volumen a tope y mostrar desnudos o muchas explosiones, o cualquier cosa que nos destaque momentáneamente por encima del resto.

La razón de ser de 3viajes para estar en las redes sociales ha sido siempre la de compartir y buscar la conversación, pero está claro que Facebook nunca fue nuestro fuerte cuando éramos un equipo ni lo puede ser ahora para alguien como yo que no se encuentra a gusto en Facebook desde el principio. Hace años que lo tengo desatendido, y cuando he publicado en el muro de 3viajes, reconozco que ha sido por puro compromiso. No le doy apenas valor a los likes y a las impresiones –tampoco lo hago en Twitter o Instagram–. Pensemos por un momento, ¿por qué motivos ponemos un like, ha sido mecánicamente o hemos prestado atención? ¿Y qué nos cuesta realmente, qué dice de nosotros y qué valor pueden otorgarle los demás cuando estamos dándole frenéticamente al dichoso botón para quedar bien con los demás y atender a la siguiente píldora de información? Les gusta, pero ¿quien lee realmente lo que escribimos? Para mí estas interacciones son absolutamente efímeras e insignificantes, puro espejismo, aunque entiendo que menos es nada y que se les otorgue cierto valor a nivel de marketing. Claro que hay gente que sabe trabajar maravillosamente bien este canal de comunicación, que domina su lenguaje, que conecta a través de él. No es mi caso, y si no creo en ello y no me dedico a esto, si no vendo ningún producto y ni siquiera mercadeo con el número de seguidores del blog, ¿por qué seguir en Facebook, por inercia o por miedo a no ser competitivo, a ser diferente?

No me preocupa ser diferente ni salirme del tiesto, tampoco el miedo al que dirán, a si algunas empresas volverán a contactar conmigo para nuevos viajes: no me inquieta lo más mínimo porque mi motivación consiste en disponer en 3viajes de una ventana creativa que me ayude a comunicar, a potenciar mi interés y mi análisis por las cosas, a mejorar en mi escritura y en mis fotos. Publico en primer lugar porque es un proceso y un compromiso conmigo mismo que me hacen bien, y en segundo lugar lo hago con la esperanza de que los artículos resulten interesantes y entretenidos para otras personas, que les inspiren y les hagan reflexionar en el mejor de los casos, y también para dejar una pequeña huella en Internet. En un mundo totalmente orientado a consumir, trabajo en 3viajes para crear algo, por muy pequeño e insignificante que sea; mi valor está en mi manera de ver los destinos y en describirlos con mi voz, en aportar mi punto de vista y experiencia, mi cultura y valores, en trabajar las entradas con la misma seriedad y autoexigencia con que siempre lo he hecho. Para conseguir impactos e impresiones en redes sociales hay otros muchos blogs de viajes, algunos excelentes además, ahí fuera.

Adiós Facebook, tú eres la primera red social en salir y te aseguro que no te echaré de menos.

#redes sociales#reflexiones

Publicado por Manuel Aguilar

"Viajar es uno de los mejores caminos para encontrarse a uno mismo."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *